Dulces y Postres

viernes, 13 de marzo de 2015

Cocinita de Madera para Jugar

Cuando era pequeña tenía una casa de muñecas preciosa que me hizo mi abuelo y siempre pensé hacer algo así especial para jugar. Pensé que era una buena idea hacer una cocinita. La quería grande, con ruedas, mona y que no ocupara mucho espacio. No la encontré, entonces me fui de compras en plan “bricolaje” o do it yourself (que es lo mismo) y listo. Aquí os dejo esta Cocinita de Madera para Jugar para que os animéis a hacerla. 

Os explico como hacerla.


Solo había que pensarla, diseñarla, medir, cortar, pegar, pintar y decorar. Esto último es lo que más me gustó hacer, la verdad. Compré una tela muy bonita en blanco y celeste para tapar las patas con las ruedas giratorias y para decorar el cesto que coloqué debajo del “fregadero”.


Compré todas las maderas en Leroy Merlin, son piezas contrachapadas, ellos las denominan: tableros “marinos” no pesan nada, utilicé pegamento especial para madera  Cola Glue D3, monté primero el panel trasero y marqué con lápiz la medida aproximada para las baldas, además de contar con la medida de los “electrodomésticos”. Hay que comprarlos antes para no llevarnos "sustos".


En esta fotografía superior podéis ver los detalles del estante que puse para poner más cosas de "cocina". Con un trozo de madera pequeño de calar el hueco del fregadero hice un reloj... fundamental en las cocinas! 

La cenefa de alrededor es lo que había sobrado de la habitación de la niña a la que le iba a regalar esta cocinita. 

Después con un trozo de tira bordada sobrane de alguna cosa que habré hecho, pues hala! al estante.


Aquí en esta fotografía podéis ver como la estaba montando sobre la mesa de mi cocina. Si no sois muy mañosos no importa, siempre hay algún alma caritativa que os echará una mano. Si la pude hacer yo la puede hacer cualquiera.


 La cocina todavía sin las patas y sin las ruedas.

1.- Se da la cola siguiendo las instrucciones y después con unas puntillas (pequeños clavos muy finos) por detrás se aseguran estas piezas al panel trasero, no sin antes calar el hueco para el “fregadero” que es un bol pequeño de metal y el espacio cuadrado para poder “cocinar”. 

2.- El grifo lo compré en una ferretería y pedí el más pequeño que hubiera.

3.- Es conveniente poner unas esquineras para que resulte mejor terminada ya pintadas.

4.- Detrás de las cortinas no hay nada más que las patas a las que le puse ruedas, las patas son cúbicas de madera, en cualquier carpintería las cortan, estas son de 2 x 2 cm. por el alto que se quiera (tened en cuenta la altura del niño) las de esta cocinita creo que medían unos 12 cm. Y a este taco de madera se les atornilla las ruedas giratorias, también compradas en Leroy Merlin y que gentilmente me atornillaron ellos. ;)

5.- Cuando ya está todo montado se lija y se le da una capa de imprimación.

6.- Después el color elegido, en este caso es marfil acrílico, con un tarro de ½ kilo es suficiente, se dan 2 manos de pintura dejando secar y lijando entre estas 2 capas y los adornos se pintan en otro color,  incluidas las esquinas (es mejor pintar las esquineras antes de montar) admite todo tipo de adornos, más clásicos o más modernos, según las ganas que tengamos de complicarnos la vida.

7.- La barra (que coloqué encima del fregadero, es también de Leroy Merlin, en oferta me costó 1 €, para enganchar los “utensillos”.

8.-  El rollo de papel se hace con un rollo vacío de cartón (por ejemplo el del papel de aluminio ) en el cual se enrolla y se recorta a la medida, el papel de cocina continuo.

9.- El agarrador es también obra casera de ganchillo y un retal cualquiera (mono). 

10.- Las cortinas se ponen en un gusanillo de los de siempre, en este caso los hice que acabaran en la parte de atrás para cubrir los laterales y que no se vieran las patas por los laterales.

Los lazos, cestas, tiras bordadas y demás es por supuesto optativo. Entre una cosa y otra los materiales me costaron unos 75 € , es decir todo el material incluyendo la tela de la cortina, el bol, el grifo, las puntillas, el pegamento de madera, la barra de colgar. 

No entra en esta cantidad ni los “juguetes electrodomésticos” ni por supuesto las horas que tardé en hacerla, en pensarla, medirla y en marear al amable señor de Leroy Merlin  de Tres Caminos, en Cádiz. 

El resultado fue muy aceptable.  A la pequeña le encantó, se la regalé por los Reyes Magos de hace unos años. Si algún día vuelvo a tener otra oportunidad, haré la misma cocina con la misma ilusión como si fuese la primera vez.

Os dejo mi Facebook de La Taza de Loza para que entréis a echar un vistazo.



8 comentarios:

Muchas gracias, tus comentarios son muy importantes para mí.