miércoles, 26 de junio de 2019

Pierna de cordero al horno asada en papel de aluminio

Un cordero siempre es una delicia con esa carne suave y aromática; que gusta mucho o no gusta nada, esto no tiene término medio. Yo siempre prefiero esta carne a cualquier otra y la verdad no lo hago ni lo compro mucho pues en Cádiz no es muy habitual poder encontrarlo en el mercado, sobre todo si antes no lo has encargado, no como en Madrid que lo hay en casi todas las carnicerías y además un cordero de muy buena calidad. En fin, no me quejo, que parece que lo estoy haciendo. Como os digo por el título de este post, este cordero fácil es para novatos con ganas de comer bien, un cordero hecho en papel de aluminio en tu propia casa, como si estuvieras en un asador y siempre nos saldrá mucho mejor de precio y de tranquilidad sin tener que salir a la calle con toda la patulea...ja, ja, ja. Patulea se dice en confianza de las personas que arman alboroto y jaleo es una palabra muy usada en algunas partes de Andalucía y siempre entre personas cercanas, el Diccionario de la RAE dice que es despectiva, lo será, pero aquí se usa sin ese ánimo y nadie se ofende por ello usando su primera acepción. En fin, antes de quitar la palabra y reemplazarla por otra la he explicado.
cordero-lechal-al-horno-con-romero
Bueno, os digo que las hice pues las encontré sin buscar (es lo mejor) y de repente vi estas patitas de cordero lechal de unos 550 gramos y enteras eran perfectas para poner en marcha mi plan "cordero fácil" sin manchar demasiado y sin complicación alguna. Ya os digo, para novatos absolutos. Solo comprar un cordero bueno y nada más; bueno, tiempo y sin prisas, que una cosa es fácil y otra rápida.
cordero-lechal-fácil-hecho-con-papel-de-aluminio

pierna-de-cordero-lechal-hecha-en-papel-de-aluminio
 Ingredientes

Patas de cordero lechal de unos 550 o 600 gramos aproximadamente
Manteca de cerdo blanca
Sal gruesa
Romero seco
1 cucharadita de Vinagre blanco de vino para cada pata (para dorarlas al final)
Papel de aluminio (para envolverlas)
Patatas para hacer al horno 
1 cucharada de Aceite de oliva virgen extra para las patatas
cordero-lechal-al-horno-con-patatas
 Preparación
  • Lo primero encender el horno a 160 grados ya que se harán a baja temperatura durante dos horas. Es decir se hacen de dentro hacia afuera. Hechas así quedan muy tiernas.
  • Lavar el cordero y ponerlo encima de una hoja grande de papel de aluminio.
  • Por encima ponerle una cucharada de manteca de cerdo extenderla por la pata de cordero, solo por la parte de arriba.
  • Poner sal gruesa sin miedo. Yo le puse bastante y por dentro estaba un poquito sosa.
  • Añadir el romero por encima a voluntad. A mí me gusta con mucho romero.
  • Ahora toca doblar bien el papel de aluminio para que no se escape nada de vapor ni de sus propios jugos. Hay que tener en cuenta que debemos usar el doble del largo de la pata para que quede bien cerrada dentro del aluminio.
  • Doblar primero el papel por los extremos y luego por la parte más larga hacia arriba. Como si la estuviésemos envolviendo para regalo. Si nos queda corto el papel poner otro más por encima para asegurar que está bien cerrado.
  • Ya está. Van en una fuente o bandeja tipo Pyrex colocadas con el cierre del papel hacia arriba.
cordero-envuelto-en-papel-de-aluminio

  • Se deja a esta temperatura baja durante unas dos horas aproximadamente.
  • Se sacan del horno. Cuidado al abrir el papel pues el vapor nos puede quemar.
  • Se sacan del papel y se colocan de nuevo en la bandeja con todo el jugo que está dentro del aluminio.
  • Añadimos las patatas a medio hacer ya que las hice previamente en el microondas para no eternizar la jugada y poder terminarlas al horno.
  • Con el horno ya caliente a 200 grados (arriba y abajo), echamos la cucharadita de vinagre encima de cada pata de cordero para que se dore más rápido..
  • Volvemos a meter nuestra bandeja al horno y dejamos el tiempo que nos parezca bien hasta que esté dorado. Cuidado pues se dora muy rápido. El mío tardó menos de 10 minutos.
Esta imagen inferior os llevará a la página principal del blog "En Buena Onda" si hacéis click encontraréis un montón de recetas en las que se usa el horno micoondas. Veréis que de cosas tan buenas y rápidas.
Patatas-hechas-en-microondas

Patatas hechas en microondas y doradas en el horno junto al cordero


  • Colocamos las patatas en un recipiente hondo de plástico especial para microondas con un poco de agua para que genere vapor y se hagan las patatas.
  • Tapamos bien ese recipiente con papel film o tapa si tiene.
  • Previamente las hemos cortado medianas y las metí en el microondas a máxima potencia con un poco de agua (5 cucharadas de agua) y las dejé cocer cubiertas con papel film unos 10 minutos, el tiempo depende mucho del tipo de patata.
  • Una vez pasado este tiempo se colocan en la bandeja junto a las patas de cordero.
  • Se les echa por encima solo a las patatas un fino hilo de aceite de oliva virgen extra para que se terminen de dorar unos 8 minutos aproximadamente. Así de fácil y rápidas. 
  • Ideales estas patatas para luego mezclarlas con huevo y hacer una tortilla para los que no quieran mucho aceite ni fritos en su dieta o genial para los más pequeños de la casa que no comen nada frito ni con demasiado aceite.
Ya está terminado y muy rico. Os lo recomiendo, fácil y mucho más económico que en cualquier restaurante y si compráis un buen cordero será seguro una maravilla.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

jueves, 20 de junio de 2019

Tarta Tenerina de Ferrara

Es una tarta sencilla italiana típica de la ciudad de Ferrara, es una tarta tradicional que se hace en poco tiempo, solo un buen chocolate y poco más. Tarta Montenegrina, que ha ido degenerando la palabra hasta convertirse en tenerina, llamada así en honor a la esposa del entonces rey Víctor Manuel III de Saboya, la reina italiana era hija del rey Nicolás I de Montenegro. Los habitantes de Ferrara llaman a esta tarta también "tacolenta" utilizando su dialecto y que significa pegajosa haciendo referencia al interior de la tarta.
Tarta-típica-de-Ferrara-de-chocolate
Bueno, os cuento para los que no conozcáis la preciosa ciudad de Ferrara, Patrimonio cultural de la Humanidad desde los años 90, es una villa antigua, bien estructurada, con aire señorial, con grandes obras renacentistas, románicas y góticas con muchas cosas para ver y disfrutar, la ciudad vivió tiempos de esplendor con la dinastía de los Este, donde se construyeron  palacios y fortalezas, como es el castillo Estense, se dice de ella que es la Florencia de la Emilia-Romaña. 

A la entrada de la ciudad hay unas casas antiguas como de finales del Siglo XIX que tienen un sabor un poco decadente; pero maravilloso. Una ciudad donde casi todas las personas van en bicicleta, nos encontramos a cantidad de señoras y señores mayores y de mediana edad perfectamente vestidos y en sus bicicletas, la verdad me impactó bastante, era puro glamour. Llegamos a la ciudad de Ferrara de casualidad, estábamos en Bolonia y ya un poco cansadas de tanto turismo (fui con una amiga) nos fuimos a la estación de trenes y dijimos: -"el primer tren que pase a un lugar no muy lejos y que nos apetezca, nos subimos"-. Dicho y hecho, tardamos una media hora, hay solo unos cuarenta kilómetros. Llegamos a Ferrara temprano y estuvimos todo el día visitando la ciudad, las tiendas, sentadas en las terrazas, comiendo helados, paseando, desde luego una excursión estupenda. Os dejo un vídeo de lo que sucedió al día siguiente de haber hecho nosotras la visita, la torre del castillo Estense acabó muy deteriorada y medio derruida. Este terremoto nos pilló ya en Bolonia yéndonos al aeropuerto. Un sustito. 
Ciudad-de-Ferrara


tarta-tradicional-de-Ferrara

Tenerina-interior

tarta-tradicional-de-la-ciudad-de-Ferrara

Tarta-de-chocolate-de-Ferrara

Tenrina-de-Ferrara
 Ingredientes 

200 gramos de Chocolate negro Valor 70%
4 Huevos medianos
100 gramos de Mantequilla
150 gramos de Azúcar
50 gramos de Harina (de todo uso)
Azúcar glas para espolvorear al final

chocolate-Valor-70-por-ciento-y-claras-a-punto-de-nieve
Preparación
  • Se derriten los 200 gramos de chocolate al baño maría. 
  • Cuando se haya derretido se aparta del fuego y se mezcla con la mantequilla hasta que se deshaga. Dejarlo enfriar.
  • En dos recipientes se ponen las claras en uno y en el otro las yemas. 
  • Se mezcla la mitad de la cantidad total de azúcar,75 gramos en las claras y se baten a punto de nieve.
  • En el otro recipiente mezclamos la otra mitad de azúcar con las yemas hasta que quede una crema blanquecina y espumosa.
  • A estas yemas le añadimos el chocolate y la mantequilla que ya hemos derretido previamente y ya casi frío. Es importante que el chocolate no esté caliente, solo templado.
  • Ahora le añadimos a esta mezcla las claras a punto de nieve y mezclamos con una lengua de repostería muy suavemente.
  • Añadimos la harina tamizada y removiendo suavemente y poco a poco para que no bajen las claras. Este paso siempre hacerlo con la lengua de repostería y mezclando de abajo hacia arriba.
  • Encamisamos un molde (de unos 22 o 23 centímetros) con mantequilla y harina y volcamos en el molde.
  • Dar unos golpecitos al molde sobre la mesa para que no tenga aire.
  • Va al horno ya caliente a 175 o 180 grados unos 25 minutos para que quede algo húmedo en el interior y 30 minutos para que quede como el que os enseño en las imágenes.

mezcla-de-claras-con-chocolate

Tenerina-preparación


Tarta-de-chocolate-típica-de-Ferrara

Sed felices y probad hacer estas tartas tan sencillas. 

miércoles, 12 de junio de 2019

Pizza de masa casera con manteca de cerdo

Quizá os parezca raro este título de la masa con manteca de cerdo, yo ya la había hecho hace tiempo, mucho tiempo, antes de tener mi blog, porque sino seguro que ya la hubiese tenido aquí escrita. Os la recomiendo, no es para unas prisas, hay que dejar la masa levar toda la noche dentro del frigorífico, pero merece la pena sin duda alguna. La manteca de cerdo (solo una cuchara sopera colma sin derretir) le confiere un toque crujiente a la masa y le da al mismo tiempo un sabor auténticamente rústico, parece cuando la probéis que la estáis comiendo en una vieja trattoria del centro de Roma en pleno Trastevere, cómo me gusta Italia, me gusta todo; siempre pensé que si no hubiera vivido en España sin duda me hubiera encantado vivir en la bella Italia, la llevo en la sangre y en el corazón.
pizza-casera-con-tomate-en-conserva-y-mozzarella
Esta pizza la he preparado como se hace en los pequeños pueblos de Italia y también en muchas casas italianas, el tomate puede ir como en esta ocasión de los enteros de lata en conserva, solo hay que hacer un truco que luego os explico y rematarla solo con mozzarella, es una sencilla margarita, solo que esta no lleva albahaca pues no tenía en mi casa en ese momento (cuesta mucho conseguirla fresca en las fruterías de Cádiz). Nunca llevan orégano las pizzas en Italia, esta es una costumbre muy española que no entiendo muy bien el porqué de estas manías gastronómicas de condimentar todas las pizzas de esta manera, siempre tengo que decir cuando voy a una pizzería española, que por favor no lo pongan en las nuestras; una especia o hierba seca te puede dar sabor y también quitártelo de otras sabores que deberían estar más presentes en esa pizza; pero para gusto, colores, ¿a ver si ahora no vamos a poder comer cada uno como nos dé la realísima gana? Orégano, pues también, pero yo no...ja, ja, ja. Bueno, que me enrollo como de costumbre. Vamos allá con la receta.
pizza-rústica

pizza-margarita-con-masa-con-manteca-de-cerdo

Porción-de-pizza-con-masa-casera

Pizza-casera

Ingredientes 
(para dos pizzas de unos 28 cm, dependiendo del grosor que os guste)

250 gramos de Harina (normal, no de fuerza)
1 cucharadita de sal fina
2 cucharaditas de azúcar
3 o 4 gramos de Levadura seca de panadería (Tipo Levital)
160 gramos de agua templada 
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra 
(muy importante usar un buen aceite de oliva)
1 cucharada colma de manteca de cerdo sin derretir

 Preparación
  • En un recipiente amplio ponemos la harina, la sal y el azúcar. Mezclamos.
  • Ahora ponemos el trocito de levadura en un poco de agua, de la cantidad total de 160 cc. solo dos dedos de agua y mezclamos hasta que se deshaga la levadura.
  • Añadimos el aceite de oliva virgen extra y la manteca de cerdo. Mezclamos con las manos.
  • Agregamos ahora el agua con la levadura. Amasamos.
  • Seguimos poniendo el agua templada poco a poco. Amasamos unos 10 o 12 minutos o a mano o en amasadora. 
  • La masa debe quedar lisa y suave.
  • Ponemos esta bola de masa en un recipiente de plástico con un poco de harina para que no se pegue demasiado y lo dejamos tapado con papel film toda la noche dentro de nuestro frigorífico.

harina-masa-y-amasado

  • Al día siguiente sacamos la bola de masa y la estiramos ligeramente con un rodillo o con las manos, yo lo hice a mano. 
  • Hacemos un rectángulo y doblamos como si fuese un sobre: derecha hacia el centro, izquierda al centro, arriba y abajo al centro. Doblamos como si estuviéramos haciendo un rollo (en la imagen inferior en el centro se ve muy bien) y lo dejamos unos 30 minutos en este levado y volvemos a repetir todo lo mismo y en este último levado solo requerirá unos 15 o 20 minutos.
  • Cortamos la masa en dos partes iguales. Con esta cantidad salen dos pizzas de unos 28/30 centímetros. Ved en la parte inferior, la primera imagen de la izquierda.
  • En total los tiempos de levados serán: toda la noche de levado y después del plegado sobre, un levado de 30 minutos, repetimos el plegado y hacemos el último levado de unos 15/20 minutos.

Relleno y Horneado 

  • Os explico el truco que os comentaba al principio, el tomate en esta ocasión es el natural entero en conserva, se sacan los tomates de la lata y se ponen en un colador un buen rato para que no contengan nada de líquido.
  • Se colocan sobre la tabla y se cortan en pequeños trozos.
  • Se corta la mozzarella en lonchas y listo.
  • Va en horno caliente a 220 grados unos 10 minutos, hasta que os guste de color.
  • Se le puede poner una vez hecha y al sacarla del horno un hilo de aceite de oliva virgen extra. Yo no se lo puse en esta ocasión se me olvidó....
masa-plegado-de-la-masa-y-relleno

Pues ya está lista, espero que os haya gustado. Lo más pesado es esperar el primer levado de toda la noche, lo mejor es hacerla y olvidarte de ella.

Yo hice esta masa dos veces seguidas para tener ya la espera del levado nocturno listo y dejé congeladas las porciones de tres pizzas más. Cuando las saquéis para descongelar, solo estirar y doblar en los pliegues que os he explicado, pero una sola vez y solo el levado final de los 15 o 20 minutos, la masa ya lo habrá hecho, pero no importa. Cubrir con los ingredientes que más nos gusten y al horno, si os gusta con anchoas, recomiendo que estas siempre se pongan al final y con la pizza ya sacada del horno pues se secarían y salarían demasiado. Esta pizza de hoy si ya la habéis congelado con anterioridad la tenéis en la mesa en menos de una hora. 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

miércoles, 5 de junio de 2019

Risotto con setas secas

Espero que os guste este plato tan sencillo de arroz, un simple arroz tratado de otra manera para que se convierta en el famoso risotto italiano, cremoso, suave y lleno de sabor. Estos tipos de arroces, Arborio o Carnaroli son muy adecuados para este risotto ya que son perfectos para absorber todos los sabores que luego en el plato adquieren toda su importancia, cada grano es una pequeña cajita de aroma. Un plato económico y que suele gustar a todos, con más o menos queso, con más o menos setas o trufa; pero que gusta mucho por lo general. Es un plato sencillo en el que solo hay que estar pendiente mientras se cocina, pues al contrario de otros arroces que no se tocan para que no se rompan, este hay que darle vueltas para que poco a poco vaya soltando el almidón y que al final cuando enmantequillas o le añades el parmesano sea casi una crema. 
Risotto-italiano-con-setas-secas

Risotto-con-setas

risotto-sencillo-con-setas-secas-y-parmesano
En la imagen de Cooking the Chef podéis ver el blog y las demás propuestas que hemos cocinado de este chef.


risotto-con-setas-y-queso-parmesano
Otro mes más participo en nuestro post mensual de la mano de Cooking the Chef en el que cocinamos una receta del chef elegido, en esta ocasión con el cocinero David de Jorge Eceizabarrena, cocinero vasco y muy conocido por un programa que tenía en televisión muy simpático aunque apenas yo lo podía ver pues al mediodía es casi imposible para mis horarios, se llamaba "Robin Food".  

Os dejo en el nombre el enlace a su web con miles de recetas de todo tipo, David de Jorge, formado en algunos de los restaurantes más prestigiosos del mundo, ha trabajado junto a maestros como Hilario Arbelaitz (Zuberoa), Michel Guérard (Lés Prés d’Eugénie), Jacques Chibois (Bastide Saint Antoine) y Pedro Subijana (Akelarre). Ganador en 2 ocasiones del Campeonato de España de cocineros (Salón de Gourmets, Madrid - Congreso de Alta Cocina Zaldiaran, Vitoria). Trabaja desde hace 20 años con Martín Berasategui, 3 años como jefe de cocina y el resto asociados en diferentes restaurantes, asesorías a la industria alimentaria y como imagen de marcas comerciales.
David-de-Jorge-cocinero


Os comento que como siempre varío algo la receta y en esta ocasión no iba a ser menos. Este chef incluye para el enmantecado de este risotto, nata y queso Mascarpone, yo no he usado nata,  pues siempre prefiero los que van enmantecados con mantequilla y parmesano o cualquier otro queso con sabor como el gorzonzola, el grana padano o el pecorino algo picante...  Si se hace despacio y si siempre se echa agua o caldo caliente se vuelve cremoso sin más necesidad de añadir otros ingredientes.

Ingredientes (para 2 personas)

130 gramos de Arroz para risotto (tipo Arborio o Carnaroli)
1 Diente de ajo
1 Cebolla fresca pequeña o puerro pequeño
3 Cucharadas de vino blanco
2 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
50 gramos de Mantequilla
 (25 gramos para pochar la cebolleta y 25 gramos para acabar el plato 
enmantequillando el risotto)
Setas secas o frescas a voluntad (yo he utilizado secas)
Agua mineral caliente o caldo de verduras como en mi en mi caso
3 o 4 Cucharadas soperas de queso Parmesano rallado

Preparación
  • Lo primero es poner en una cacerola pequeña agua a hervir o caldo de verduras (en mi caso, caldo).
  • En otra ponemos el aceite y la mitad de la cantidad de mantequilla y cuando esté caliente se echa la cebolla fresca cortada muy pequeña junto con el diente de ajo, se puede usar puerro también y queda perfecto.
  • Se deja pochar bien y se echa el arroz, es preferible que sea de cualquiera de los dos tipos italianos o Arborio o Carnaroli, ya que tienen mucho almidón y hace que se vuelva cremoso.
  • No se mide el arroz pues debemos ir echando agua caliente o caldo poco a poco hasta que veamos que está a nuestro gusto. Debe quedar entero y suave.
  • Echamos el arroz junto a la cebolla fresca y el diente de ajo. 
  • Añadimos un poco de sal.
  • Tenemos que rehogar bien el arroz durante algo más de un minuto, tiene que quedar bien rehogado en la mantequilla y el aceite de oliva.
  • Añadimos el vino entre dos y tres cucharadas de vino blanco para esta cantidad que he usado yo.
  • Dejamos que se evapore el alcohol. Removemos un poco a fuego medio.
  • Bajamos el fuego y vamos añadiendo cucharones de caldo o agua caliente, muy caliente de la primera olla que hemos puesto a hervir al principio, para que no rompa la cocción del risotto.
  • Vamos dando vueltas todo el tiempo con una cuchara de madera, poco a poco, no se añade más agua hasta que no veamos que se va consumiendo la anterior. Tarda unos 15 o 16 minutos aproximadamente.
  • Cuando veamos que solo nos queda añadir el último cucharón de caldo y está casi a nuestro gusto, añadimos las setas y removemos. Con cocinarse solo dos minutos será suficiente. 
  • Las que he utilizado en esta ocasión eran setas secas, las frescas requieren casi el mismo tiempo y siempre cortadas pequeñas en caso de utilizar setas grandes como los champiñones, también es recomendable utilizar varios tipos de setas para que le dé mejor aroma.
  • Como el risotto sigue caliente lo retiramos del fuego y añadimos los 25 gramos de mantequilla y el parmesano rallado, si es rallado en ese momento estará más rico y aromático. Este paso es el que logrará darle la cremosidad típica del risotto.
Nada más. Un risotto fácil y rápido, en menos de media hora lo tenemos listo. Ideal para cenar con una buena copita de vino. 

Sed felices y probad hacer cosas sanas, ricas y económicas como este risotto que sale superbién de precio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...