miércoles, 16 de enero de 2019

Pan casero de Marruecos (Pan popular)

Ha sido casual que esta semana también escriba una receta de pan, me encanta hacerlo como sabéis muchos de los que me visitáis habitualmente, tengo muchos ya publicados y además me relaja hacerlos, me encanta amasar y cocinarlo, sobre todo por el olor que deja una vez están en el horno, es un alimento que siempre me sorprende por lo sencillo de sus ingredientes, solo agua, harina, algo de sal y levadura; siempre pienso que la primera persona que lo hizo debe haber pensado que era pura magia. Sigue siendo un alimento bastante asequible, aunque cada vez cuesta más trabajo encontrar pan de calidad, para eso debemos ir a una panadería de confianza o mejor a una tahona donde lo hacen a diario y varias veces al día. Sin embargo, esos panes congelados y precocinados y hechos a último momento dentro de aquellos pequeños hornos caseros y que los venden hasta en las tiendas de alimentación o de chucherías (golosinas), muchas de ellas del "todo made in China" y que son puro plástico y una lástima comprar aquello que al rato ya son un desastre de panes; pero entiendo que es lo más rápido pues están minadas las ciudades de ese tipo de tiendas de alimentación donde se venden estos panes de tan mala calidad y que al final, creo, no merecen la pena, pero a veces no hay más remedio que comprarlos si nos pilla sin pan a la hora de comer, ¡qué remedio!.

Os dejo este pan casero y popular que se prepara muy habitualmente en Marruecos y no todos los días, generalmente tres veces por semana, este pan también es de los que aprendí en aquel famoso taller de pan marroquí que hice hace ya dos años y donde ya os he dejado bastantes tipos de estos panes marroquíes. Lo bueno de este tipo de pan es que dura bastante, mantiene la miga suave y tierna. Como podéis ver este pan va decorado con los agujeros hechos con un tenedor. En Marruecos cada casa tiene su marca particular (su dibujo al pincharlo) ya que hay una persona encargada que se los lleva y los cocina en los hornos públicos o de panaderías y después a través de las marcas ya sabe de qué casa es cada uno de los panes, sobre todo para devolverlos a sus propios dueños. Nos comentaban que no puede haber confusiones ya que cada casa conoce su pan, parecen iguales, pero no lo son y menos por el sabor, ya que esto depende del tiempo de levado, del grueso de la molienda de la harina de sémola, de la cantidad de sal, etc.

Os dejo los enlaces de algunos de los panes marroquíes que ya he hecho y que gustan mucho: Rghayef hecho en sartén,  baghrir (de los mil agujeros), batbout hechos también en sartén, tenéis más variedad en el índice superior en "salados y aperitivos" dentro de "Panes" por si os apetece daros una vuelta. Hay mucha variedad.
pan-con-harina-de-sémola-y-harina-de-trigo

panes-de-Marruecos

miga-de-pan-de-Marruecos
Ingredientes
300 gramos de Harina de trigo (normal, no la de fuerza)
200 gramos de harina de sémola (no solo sémola)
20 gramos de Levadura  fresca de panadero 
1 cuchara de postre de sal fina
350 ml. de Agua tibia
Tres-pasos-del-pan-casero-de-Marruecos
Preparación
  • En un recipiente grande poner la harina de trigo y la harina de sémola, añadir la levadura previamente diluida en un poco de agua tibia (de la medida total).
  • Se va amasando con las manos y poco a poco se añade el agua.
  • Añadimos la sal fina, no se debe echar junto a la levadura pues anula su acción.
  • Seguimos amasando hasta que no se nos pegue en las manos. De todas maneras es una masa bastante blanda. 
  • Unos 10 o 15 minutos de amasado.
  • Si notáis la masa demasiado blanda, se puede agregar un poco más de harina y de sémola para que se vaya poniendo más manejable. Depende mucho del tipo de harina y de la dureza del agua, por eso es mejor hacer la masa a mano.
  • En dos papeles de horno ya colocados en las bandejas donde los hornearemos se espolvorea harina de sémola con la mano. 
  • Se corta la masa por la mitad y se forman dos bolas lisas. Se dejan los pliegues en la parte de abajo de la masa. (Imagen 1)
  • Se echa más sémola por encima de las bolas de masa, casi como si lo estuviésemos empanando. Sin miedo.
  • Se tapan y se dejan reposar solo unos 30 minutos.
  • Se aplastan un poco con la mano y se dejan o redondos u ovalados. (Imagen 2)
  • Se pinchan con un tenedor con la decoración que más os guste. (Imagen 3)
  • Con horno caliente a 180 grados se hacen en unos 15 o 20 minutos aproximadamente, cada uno conoce su horno y lo dejáis hasta que se vea hecho. Cuanto más tiempo en el horno la corteza saldrá más dura. Es un pan que debe quedar blanco, no muy dorado, quiero decir.
Bueno, pues aquí os lo he dejado, si lo probáis veréis qué rico está y al día siguiente o se calienta un poco o se tuesta para untarlo de lo que más os guste, como mis tostadas matutinas con mantequilla salada y mermelada de naranja amarga, una delicia y  acompañadas con un café con leche tamaño familiar para este frío que está haciendo por estos lares.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 11 de enero de 2019

Naan pan indio plano

El naan indio y también muy habitual en algunos países asiáticos es otro de los panes que hago desde hace tiempo y de hecho muy a menudo, me resulta raro que no lo haya escrito para mostraros este pan tan bueno y tan fácil de hacer, me di cuenta que no lo tenía en el blog al buscar la receta para hacerlo y no encontrarla, es verdad que pasan estas cosas teniendo blog de recetas, lo he comentado y les ha pasado a muchos compañeros, escribir una receta y al final darte cuenta que la tienes escrita o peor aún, publicada y quizá con otro nombre o como en este caso ni tan siquiera tenerla en el blog, esos despistes totales. 

Pasadas estas fechas navideñas que tanto gustan al empezarlas y tan poco por todas las demás cosas que nos pasan a casi todos, como que hemos gastado de más, hemos comido mucho de más, bebido y mezclado de todo, un batiburrillo increíble en poco más de quince días. Lo bueno casi no lo menciono, pues ya también lo sabemos todos y son esas reuniones con tantas risas, las zambombas flamencas, los viajes, las largas sobremesas...y los regalitos que siempre son bienvenidos, en síntesis, muchas vacaciones y también mucho trabajo o como se dice por estas tierras, mucho curro.

Bueno, os dejo la receta de este pan indio que no hindú, no sé por qué se ha generalizado el uso de "hindú" para la comida, restaurantes, películas, etc. El hindú es solo para hablar de religión o del gentilicio y no para hacerlo sobre la comida, es como si en un restaurante español en el extranjero dijésemos "típica cocina católica". No tiene sentido alguno. Esas cosas raras que también se contagian, como los catarros, que por cierto lo tengo ahora mismo encima. Espero que os gusten estos panes tan buenos y sobre todo tan fáciles de hacer. Muy apañados para un momento de apuro.
Pan-plano-indio

pan-plano-hecho-en-sartén

bolas-de-pan-naan-levando

Ingredientes
180 ml de Agua mineral templada
2 cucharadas de aceite de girasol
125 ml de yogur natural
8 gramos de levadura fresca de panadería
370 gramos de Harina de trigo
1/2 cucharadita de Sal fina
Mantequilla fundida
Sal y mantequilla para terminarlos una vez estén hechos los naan (opcional)

Preparación

  • En un recipiente amplio ponemos el agua, el yogur, el aceite, la levadura y mezclamos un poco.
  • Añadimos la sal fina.
  • Agregamos poco a poco la harina. Mezclamos.
  • Amasamos y dejamos reposar una hora tapada en un lugar templado. Debe doblar su volumen.
  • Pasado ese tiempo dividimos la masa en 8 trozos y hacemos bolas que estiramos hasta dejarlas planas, salen como de 18 o 20 centímetros de largo y medio centímetro de alto. Las he hecho ovaladas que es más fácil que redondas o me parece a mí.
  • Se ponen de una en una sobre una sartén muy caliente y sin aceite ni mantequilla
  • Solo la sartén muy caliente. Se les da la vuelta pasados medio minuto hasta que se dore un poco. Las dejamos tostadas de acuerdo a nuestro gusto.
  • Una vez hechas se les puede untar mantequilla y espolvorearles un poco de sal. 

Ya están listos estos panes. Sirven para untar o para acompañar cualquier plato con salsa. 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

sábado, 5 de enero de 2019

Pavo guisado con almendras

Ante todo, feliz año nuevo a todos y feliz noche de Reyes, he estado de viaje y muy liada, por eso me despedí hasta los primeros días de enero y aquí estoy otra vez con mis recetas y mis historias. Han sido unas navidades muy buenas, con viajes, tranquilas y en paz que no es poca cosa para los tiempos que corren. En fin, me lo he pasado muy bien, todo muy divertido con muchas risas y amigos con reuniones y celebraciones con zambombas incluidas, (fiestas flamencas en las que se cantan villancicos flamencos y hay una juerga generalizada y mucho baile) con copitas variadas, eso sí, con muchas tapas también y así estamos casi todos con algunos kilos de más, pero no me preocupa pues luego mucha bicicleta por esta ciudad y hala...a correr, he hecho cosas que nunca se me habían ocurrido hacer y ya os cuento que ha sido muy divertido. Hay que innovar.
Bueno, esta receta es un clásico en muchas familias andaluzas, con pequeñas variantes dependiendo ya de los gustos de la familia, o más almendras o sin orejones (damascos secos), o con más ciruelas pasas o con piñones o sin ellos... etc. Básicamente la misma receta con pequeños cambios. Esta receta -y no sé el porqué- solo la hago en las fiestas de Navidad, es una receta bastante asequible en cuanto a precio y bastante sencilla, solo como siempre hay que seguir los pasos y poco más. Casi, casi para novatos.
pavo-guisado-receta-tradicional-andaluza
 
Pavo-guisado-con-almendras-y-frutas-secas

pavo-guisado-de-Navidad
La salsa, como podéis ver en esta imagen superior no la trituro demasiado para que se noten las almendras,
pavo-con-almendras-en-la-olla
Yo lo suelo hacer en olla normal, a veces he recurrido a la olla a presión, pero es más seguro ir viéndolo para que no se nos vayan a romper los trozos.

Ingredientes
1 Pava pequeña
 (Siempre la pavita es más tierna y más pequeña o bien, dos muslos y media pechuga con hueso cortada en trozos medianos)
3 Cebollas medianas
3 dientes de Ajo (con piel)
Harina (lo que entre en un plato hondo)
Aceite de oliva virgen extra 
(cubrir el fondo de la olla para dorar el pavo)
Sal y pimienta
130 gramos de Almendras crudas
Orejones (damascos secos)
Ciruelas pasas (sin hueso)
30 a 50 gramos de Piñones (al gusto) 
Una copa de vino oloroso seco o brandy (o coñac)
Agua mineral

Preparación
  • Lo primero es lavar el pavo y secarlo bien.
  • Echar sal al pavo. La mejor manera para cuando tenemos tantas piezas a cocinar es hacerlo sobre un papel de horno, ponemos la sal y la pimienta y hacemos rodar un poco las piezas que queramos sazonar.
  • Pasarlo por harina muy ligeramente para dorarlo luego en aceite de oliva virgen extra, ya que le da mejor sabor. Esto hacerlo en la olla que lo vayamos a cocinar.
  • Poner los dientes de ajo con piel.
  • Dorar de tres en tres los trozos de pavo.
  • Cuando los tengamos todos dorados retiramos los ajos y echamos las almendras para que se hagan un poco.
  • En ese mismo aceite de la olla doramos un poco las tres cebollas cortadas pequeñas (después la salsa se tritura, así que no importa que sean trozos un poco más grandes de cebolla).
  • Cuando la cebolla esté hecha se pone en un vaso para triturar y se mezcla con las almendras que hayamos dorado previamente. 
  • En ese mismo vaso añadimos el vino y todo esto lo echamos por encima del pavo que ya lo hemos puesto de nuevo en la olla. 
  • Removemos suavemente la salsa con el pavo para que quede todo impregnado. y lo dejamos unos dos minutos, para que se evapore el vino oloroso o el brandy.
  • Añadimos agua mineral, (unos dos vasos de agua), pero no hace falta que cubra el pavo. Se tapa y se deja a fuego bajo una hora aproximadamente. Cuidando que no se vaya a quedar seco.
  • Cuando al pavo le falte unos 15 minutos y esté casi hecho se añaden las frutas secas y frtos secos, los orejones (damascos secos), ciruelas pasas al gusto, almendras enteras y los piñones también al gusto de cada uno y se deja esos quince minutos finales.
  • Se acompaña siempre con patatas redondas y pequeñas, primero hervidas y luego fritas. 
  • Se sirve el pavo con algunas piezas de fruta seca y almendras y por supuesto con una o dos buenas cucharadas de salsa de almendras y las papitas fritas enteras.

Espero que os haya gustado esta receta que además de familiar es muy fácil de hacer, siempre siguiendo las instrucciones se hace en poco tiempo y tenderéis el éxito asegurado.


Sed felices y lo dicho, feliz año nuevo a todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...