miércoles, 16 de enero de 2019

Pan casero de Marruecos (Pan popular)

Ha sido casual que esta semana también escriba una receta de pan, me encanta hacerlo como sabéis muchos de los que me visitáis habitualmente, tengo muchos ya publicados y además me relaja hacerlos, me encanta amasar y cocinarlo, sobre todo por el olor que deja una vez están en el horno, es un alimento que siempre me sorprende por lo sencillo de sus ingredientes, solo agua, harina, algo de sal y levadura; siempre pienso que la primera persona que lo hizo debe haber pensado que era pura magia. Sigue siendo un alimento bastante asequible, aunque cada vez cuesta más trabajo encontrar pan de calidad, para eso debemos ir a una panadería de confianza o mejor a una tahona donde lo hacen a diario y varias veces al día. Sin embargo, esos panes congelados y precocinados y hechos a último momento dentro de aquellos pequeños hornos caseros y que los venden hasta en las tiendas de alimentación o de chucherías (golosinas), muchas de ellas del "todo made in China" y que son puro plástico y una lástima comprar aquello que al rato ya son un desastre de panes; pero entiendo que es lo más rápido pues están minadas las ciudades de ese tipo de tiendas de alimentación donde se venden estos panes de tan mala calidad y que al final, creo, no merecen la pena, pero a veces no hay más remedio que comprarlos si nos pilla sin pan a la hora de comer, ¡qué remedio!.

Os dejo este pan casero y popular que se prepara muy habitualmente en Marruecos y no todos los días, generalmente tres veces por semana, este pan también es de los que aprendí en aquel famoso taller de pan marroquí que hice hace ya dos años y donde ya os he dejado bastantes tipos de estos panes marroquíes. Lo bueno de este tipo de pan es que dura bastante, mantiene la miga suave y tierna. Como podéis ver este pan va decorado con los agujeros hechos con un tenedor. En Marruecos cada casa tiene su marca particular (su dibujo al pincharlo) ya que hay una persona encargada que se los lleva y los cocina en los hornos públicos o de panaderías y después a través de las marcas ya sabe de qué casa es cada uno de los panes, sobre todo para devolverlos a sus propios dueños. Nos comentaban que no puede haber confusiones ya que cada casa conoce su pan, parecen iguales, pero no lo son y menos por el sabor, ya que esto depende del tiempo de levado, del grueso de la molienda de la harina de sémola, de la cantidad de sal, etc.

Os dejo los enlaces de algunos de los panes marroquíes que ya he hecho y que gustan mucho: Rghayef hecho en sartén,  baghrir (de los mil agujeros), batbout hechos también en sartén, tenéis más variedad en el índice superior en "salados y aperitivos" dentro de "Panes" por si os apetece daros una vuelta. Hay mucha variedad.
pan-con-harina-de-sémola-y-harina-de-trigo

panes-de-Marruecos

miga-de-pan-de-Marruecos
Ingredientes
300 gramos de Harina de trigo (normal, no la de fuerza)
200 gramos de harina de sémola (no solo sémola)
20 gramos de Levadura  fresca de panadero 
1 cuchara de postre de sal fina
350 ml. de Agua tibia
Tres-pasos-del-pan-casero-de-Marruecos
Preparación
  • En un recipiente grande poner la harina de trigo y la harina de sémola, añadir la levadura previamente diluida en un poco de agua tibia (de la medida total).
  • Se va amasando con las manos y poco a poco se añade el agua.
  • Añadimos la sal fina, no se debe echar junto a la levadura pues anula su acción.
  • Seguimos amasando hasta que no se nos pegue en las manos. De todas maneras es una masa bastante blanda. 
  • Unos 10 o 15 minutos de amasado.
  • Si notáis la masa demasiado blanda, se puede agregar un poco más de harina y de sémola para que se vaya poniendo más manejable. Depende mucho del tipo de harina y de la dureza del agua, por eso es mejor hacer la masa a mano.
  • En dos papeles de horno ya colocados en las bandejas donde los hornearemos se espolvorea harina de sémola con la mano. 
  • Se corta la masa por la mitad y se forman dos bolas lisas. Se dejan los pliegues en la parte de abajo de la masa. (Imagen 1)
  • Se echa más sémola por encima de las bolas de masa, casi como si lo estuviésemos empanando. Sin miedo.
  • Se tapan y se dejan reposar solo unos 30 minutos.
  • Se aplastan un poco con la mano y se dejan o redondos u ovalados. (Imagen 2)
  • Se pinchan con un tenedor con la decoración que más os guste. (Imagen 3)
  • Con horno caliente a 180 grados se hacen en unos 15 o 20 minutos aproximadamente, cada uno conoce su horno y lo dejáis hasta que se vea hecho. Cuanto más tiempo en el horno la corteza saldrá más dura. Es un pan que debe quedar blanco, no muy dorado, quiero decir.
Bueno, pues aquí os lo he dejado, si lo probáis veréis qué rico está y al día siguiente o se calienta un poco o se tuesta para untarlo de lo que más os guste, como mis tostadas matutinas con mantequilla salada y mermelada de naranja amarga, una delicia y  acompañadas con un café con leche tamaño familiar para este frío que está haciendo por estos lares.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 11 de enero de 2019

Naan pan indio plano

El naan indio y también muy habitual en algunos países asiáticos es otro de los panes que hago desde hace tiempo y de hecho muy a menudo, me resulta raro que no lo haya escrito para mostraros este pan tan bueno y tan fácil de hacer, me di cuenta que no lo tenía en el blog al buscar la receta para hacerlo y no encontrarla, es verdad que pasan estas cosas teniendo blog de recetas, lo he comentado y les ha pasado a muchos compañeros, escribir una receta y al final darte cuenta que la tienes escrita o peor aún, publicada y quizá con otro nombre o como en este caso ni tan siquiera tenerla en el blog, esos despistes totales. 

Pasadas estas fechas navideñas que tanto gustan al empezarlas y tan poco por todas las demás cosas que nos pasan a casi todos, como que hemos gastado de más, hemos comido mucho de más, bebido y mezclado de todo, un batiburrillo increíble en poco más de quince días. Lo bueno casi no lo menciono, pues ya también lo sabemos todos y son esas reuniones con tantas risas, las zambombas flamencas, los viajes, las largas sobremesas...y los regalitos que siempre son bienvenidos, en síntesis, muchas vacaciones y también mucho trabajo o como se dice por estas tierras, mucho curro.

Bueno, os dejo la receta de este pan indio que no hindú, no sé por qué se ha generalizado el uso de "hindú" para la comida, restaurantes, películas, etc. El hindú es solo para hablar de religión o del gentilicio y no para hacerlo sobre la comida, es como si en un restaurante español en el extranjero dijésemos "típica cocina católica". No tiene sentido alguno. Esas cosas raras que también se contagian, como los catarros, que por cierto lo tengo ahora mismo encima. Espero que os gusten estos panes tan buenos y sobre todo tan fáciles de hacer. Muy apañados para un momento de apuro.
Pan-plano-indio

pan-plano-hecho-en-sartén

bolas-de-pan-naan-levando

Ingredientes
180 ml de Agua mineral templada
2 cucharadas de aceite de girasol
125 ml de yogur natural
8 gramos de levadura fresca de panadería
370 gramos de Harina de trigo
1/2 cucharadita de Sal fina
Mantequilla fundida
Sal y mantequilla para terminarlos una vez estén hechos los naan (opcional)

Preparación

  • En un recipiente amplio ponemos el agua, el yogur, el aceite, la levadura y mezclamos un poco.
  • Añadimos la sal fina.
  • Agregamos poco a poco la harina. Mezclamos.
  • Amasamos y dejamos reposar una hora tapada en un lugar templado. Debe doblar su volumen.
  • Pasado ese tiempo dividimos la masa en 8 trozos y hacemos bolas que estiramos hasta dejarlas planas, salen como de 18 o 20 centímetros de largo y medio centímetro de alto. Las he hecho ovaladas que es más fácil que redondas o me parece a mí.
  • Se ponen de una en una sobre una sartén muy caliente y sin aceite ni mantequilla
  • Solo la sartén muy caliente. Se les da la vuelta pasados medio minuto hasta que se dore un poco. Las dejamos tostadas de acuerdo a nuestro gusto.
  • Una vez hechas se les puede untar mantequilla y espolvorearles un poco de sal. 

Ya están listos estos panes. Sirven para untar o para acompañar cualquier plato con salsa. 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

sábado, 5 de enero de 2019

Pavo guisado con almendras

Ante todo, feliz año nuevo a todos y feliz noche de Reyes, he estado de viaje y muy liada, por eso me despedí hasta los primeros días de enero y aquí estoy otra vez con mis recetas y mis historias. Han sido unas navidades muy buenas, con viajes, tranquilas y en paz que no es poca cosa para los tiempos que corren. En fin, me lo he pasado muy bien, todo muy divertido con muchas risas y amigos con reuniones y celebraciones con zambombas incluidas, (fiestas flamencas en las que se cantan villancicos flamencos y hay una juerga generalizada y mucho baile) con copitas variadas, eso sí, con muchas tapas también y así estamos casi todos con algunos kilos de más, pero no me preocupa pues luego mucha bicicleta por esta ciudad y hala...a correr, he hecho cosas que nunca se me habían ocurrido hacer y ya os cuento que ha sido muy divertido. Hay que innovar.
Bueno, esta receta es un clásico en muchas familias andaluzas, con pequeñas variantes dependiendo ya de los gustos de la familia, o más almendras o sin orejones (damascos secos), o con más ciruelas pasas o con piñones o sin ellos... etc. Básicamente la misma receta con pequeños cambios. Esta receta -y no sé el porqué- solo la hago en las fiestas de Navidad, es una receta bastante asequible en cuanto a precio y bastante sencilla, solo como siempre hay que seguir los pasos y poco más. Casi, casi para novatos.
pavo-guisado-receta-tradicional-andaluza
 
Pavo-guisado-con-almendras-y-frutas-secas

pavo-guisado-de-Navidad
La salsa, como podéis ver en esta imagen superior no la trituro demasiado para que se noten las almendras,
pavo-con-almendras-en-la-olla
Yo lo suelo hacer en olla normal, a veces he recurrido a la olla a presión, pero es más seguro ir viéndolo para que no se nos vayan a romper los trozos.

Ingredientes
1 Pava pequeña
 (Siempre la pavita es más tierna y más pequeña o bien, dos muslos y media pechuga con hueso cortada en trozos medianos)
3 Cebollas medianas
3 dientes de Ajo (con piel)
Harina (lo que entre en un plato hondo)
Aceite de oliva virgen extra 
(cubrir el fondo de la olla para dorar el pavo)
Sal y pimienta
130 gramos de Almendras crudas
Orejones (damascos secos)
Ciruelas pasas (sin hueso)
30 a 50 gramos de Piñones (al gusto) 
Una copa de vino oloroso seco o brandy (o coñac)
Agua mineral

Preparación
  • Lo primero es lavar el pavo y secarlo bien.
  • Echar sal al pavo. La mejor manera para cuando tenemos tantas piezas a cocinar es hacerlo sobre un papel de horno, ponemos la sal y la pimienta y hacemos rodar un poco las piezas que queramos sazonar.
  • Pasarlo por harina muy ligeramente para dorarlo luego en aceite de oliva virgen extra, ya que le da mejor sabor. Esto hacerlo en la olla que lo vayamos a cocinar.
  • Poner los dientes de ajo con piel.
  • Dorar de tres en tres los trozos de pavo.
  • Cuando los tengamos todos dorados retiramos los ajos y echamos las almendras para que se hagan un poco.
  • En ese mismo aceite de la olla doramos un poco las tres cebollas cortadas pequeñas (después la salsa se tritura, así que no importa que sean trozos un poco más grandes de cebolla).
  • Cuando la cebolla esté hecha se pone en un vaso para triturar y se mezcla con las almendras que hayamos dorado previamente. 
  • En ese mismo vaso añadimos el vino y todo esto lo echamos por encima del pavo que ya lo hemos puesto de nuevo en la olla. 
  • Removemos suavemente la salsa con el pavo para que quede todo impregnado. y lo dejamos unos dos minutos, para que se evapore el vino oloroso o el brandy.
  • Añadimos agua mineral, (unos dos vasos de agua), pero no hace falta que cubra el pavo. Se tapa y se deja a fuego bajo una hora aproximadamente. Cuidando que no se vaya a quedar seco.
  • Cuando al pavo le falte unos 15 minutos y esté casi hecho se añaden las frutas secas y frtos secos, los orejones (damascos secos), ciruelas pasas al gusto, almendras enteras y los piñones también al gusto de cada uno y se deja esos quince minutos finales.
  • Se acompaña siempre con patatas redondas y pequeñas, primero hervidas y luego fritas. 
  • Se sirve el pavo con algunas piezas de fruta seca y almendras y por supuesto con una o dos buenas cucharadas de salsa de almendras y las papitas fritas enteras.

Espero que os haya gustado esta receta que además de familiar es muy fácil de hacer, siempre siguiendo las instrucciones se hace en poco tiempo y tenderéis el éxito asegurado.


Sed felices y lo dicho, feliz año nuevo a todos.

jueves, 20 de diciembre de 2018

Chebakia - Dulces marroquíes

Con estos chebakia de Marruecos o tipo nuestros pestiños y también conocidos como shebbakiyya, he aprovechado para una merienda-degustación de pestiños muy típicos en Navidad por estas tierras donde vivo. Hay tantas recetas como familias haya y a cada uno le gustan los suyos especialmente ya que es el sabor que la mayoría recuerdan de su infancia y de los olores que quedaban en toda las casas después de hacer unas buenas tandas de ellos. Como os cuento, la merienda-degustación es en casa de una buena amiga mía, se trata de que cada una de las participantes -casi veinte personas y en concreto todas mujeres... qué raro- lleva una bandeja de pestiños hechas en nuestras propias casas y claro, cada una con la receta de su familia, porque además estas recetas pasan de madres a hijas y si me apuran desde bisabuelas a abuelas, así que como nos encanta a todas este dulce tan tradicional en Andalucía en general y en Cádiz en particular, no tenemos excusa posible para no ponernos las botas y disfrutar de este manjar y encima bastante económico, aunque es fundamental que la miel sea de calidad y no las pseudomieles que pretenden vendernos en los grandes supermercados que no te dicen exactamente el lugar de origen, sino que viene especificada en la etiqueta como: "Mezclas de mieles originarias y no originarias de la Unión Europea", es decir: China y ellos tendrán otras cosas buenas, seguro, pero nunca se va a comparar nuestra miel sin adulterar con la que venden estos supermercados como marcas propias y llenas de glucosa, saborizantes, aromatizantes, espesantes... y que se llame "miel", una verdadera vergüenza que se permitan estos engaños legales. En fin. 

Yo no tuve nunca esta tradición de pestiños, en mi casa se hacían otros dulces típicos de Navidad e italianos, como el panettone o los chiacchere (masa frita muy fina) o los baci di dama; los pestiños clásicos de esta zona los aprendí con la receta de una señora que me dio la suya, la de su familia y que no dista mucho de las que posteriormente he conocido y probado, solo pequeñas variaciones entre unos y otros, casi más cuestión de si las especias van o no molidas, de si se incorporan a la masa o solo se infusionan en el aceite caliente, de si se fríen en aceite de oliva o en girasol o el tamaño, sin embargo la forma siempre es la misma, pequeños, con un solo pliegue y siempre, siempre bañados en miel.

Estos chebakia son absolutamente distintos a la receta tradicional andaluza, pero lo increíble es que saben bastante parecidos aunque con algunas diferencias en los ingredientes. En la cocina marroquí no se suele usar ni para freír ni para agregar grasa a las masas el aceite de oliva virgen y que tanto utilizamos aquí en España. Otra cosa que me sucedió al freírlos es que apenas gasté doscientos centilitros de aceite de girasol, compré una botella más de aceite porque no tenía idea de lo que gastaría y usé menos de un cuarto de litro de aceite para freírlos todos (sobró bastante aceite), increíble y me ha salido una cantidad considerable de estos dulces.


dulces-de-Marruecos

Dulces-de-Marruecos

Chebakia-dulces-con-miel
Intentaré explicaros la receta lo mejor posible. Los que me siguen o me leen con asiduidad verán que tengo un apartado de cocina para novatos, esta receta ni se me ocurriría ponerla en ese índice, ya que no son complicados de hacer, pero desde luego no para novatos como los que yo conozco (y que tanto quiero). A esos se los haré yo de mil amores. Vamos a ello. 
Ingredientes
 Entre 580 y 600 gramos de Harina de trigo (normal)
1/2 cucharadita de Levadura en polvo tipo Royal
1 cucharadita de Levadura fresca de panadero
1 Pizca de sal fina

Líquidos
220 ml. de Agua (en mi caso, mineral)
2 cucharadas soperas de vinagre blanco (le da un punto crujiente a las masas)
1 Yema de huevo (nos ayuda a unir las masas)

Grasa
60 gramos de Mantequilla (sin sal)
60 gramos de Aceite de girasol

Especias y almendras para la masa
80 gramos de Ajonjolí
1 Cucharadita colmada de Canela
1 Cucharadita colma de Anís en grano
8 Hebras de azafrán (diluidos en el agua total)
120 gramos de Almendras tostadas y luego molidas 

Para terminar
1/4 Litro de Aceite de Girasol (para freírlos)
Miel El Pinsapar o cualquiera buena sin adulterar
Ajonjolí para espolvorear

Preparación 
  • Lo primero es coger un recipiente amplio para amasar. Yo lo hice en uno de barro grande como los que utilizan en Marruecos. Fui echando los líquidos y la yema de huevo. 
  • Templamos el agua mineral y ahí diluimos la cucharadita de levadura de panadero y majamos las hebras de azafrán y las añadimos al agua total. Ved que el agua queda amarilla.
  • Volcamos los líquidos en el recipiente y añadimos las grasas, la mantequilla blanda y el aceite de girasol.
  • Ponemos el vinagre y mezclamos. Yo lo hice con la mano.
especias-y-almendras-molidas
  • Tostamos las almendras sobre una sartén a fuego bajo hasta que estén doradas y trituramos junto con el anís en grano y el ajonjolí (semillas de sésamo tostadas).
  • En un bol mediano mezclamos las especias ya trituradas junto a las almendras molidas. Añadimos la canela molida (ya comprada así) y mezclamos todo junto a los líquidos removiendo o con cuchara o con las manos. Ver la imagen inferior.
Líquidos-para-la-masa-de-las-chebakia
  • Ya los líquidos todos mezclados junto a las grasas y el vinagre (blanco), ahora solo pesamos la cantidad total de harina. Vamos añadiendo la harina ya mezclada con la levadura en polvo tipo Royal . No agregar demasiada cantidad de harina, hasta que la anterior no se haya unido a la masa no añadir más. Todo esto poco a poco y sin prisas.
Amasado 

  • Dependiendo del tipo de harina requerirá más o menos cantidad. Depende de ello la altura del nivel del mar en el que estemos, el tipo de molienda, la calidad del trigo, la humedad relativa del aire...etc. Por esto las cantidades de harina no siempre son las que dicen las recetas. Hay que ir haciéndolo poco a poco.
  • Amasamos con las manos, ya que con la amasadora no sabremos cuál es la textura  de la masa. Es mejor a mano. Como máximo después de ver que ya no admite más harina volcarla en una amasadora y dejarla unos minutos más amasando. Siempre es mejor que con estas cantidades se haga en dos partes y siempre el mismo tiempo para las dos partes para que al unirlas tengan la misma textura.
  • Unimos las dos porciones de masa y hacemos un rulo grande. 
  • Cortamos este rulo por la mitad y cada mitad en tres partes más. En total nos saldrán 6 trozos que los convertiremos en bolas.
  • Y dejamos reposar una hora. Imagen inferior derecha. Veréis que la masa os queda algo brillante. Ese es el punto óptimo para cualquier masa, lo que indica que ha desarrollado el gluten y ha fermentado bien.
    masas-de-chebakia

estirado-de-la-masa-de-chebakia
Estirado de la masa
  • La masa no debe ser demasiado fina, probad antes de decidir el grosor.
  • Se enharina un poco la mesa y se estira un trozo de masa y se hace un rectángulo como el que aparece en las imágenes inferiores. Se cortan rectángulos de 6 x 7 cm. aproximadamente.
  • A cada una de estas placas se les hacen 4 o 5 cortes sin llegar a los extremos. 
  • Y ahora lo que toca es solo saber cómo se doblan y se forman estas chebakia. Es casi un nudo, levantando esos cortes centrales y pasando dos por tres, es mejor verlo. En el vídeo de abajo lo podéis ver y veréis lo sencillo que es hacerlo aunque de primeras me asusté...
En este vídeo (en árabe) que os dejo se puede ver el corte y el montaje de estos dulces. En el minuto 4,48 explica el corte especial que llevan estos chebakia o pestiños de Marruecos, sobre todo para que os resulte más fácil hacerlo. No es complicado, pero reconozco que antes de dar por válido el primero lo intenté unas cuantas veces y hasta que de repente me empezaron a salir sin problema. En cuanto te empiecen a salir los primeros ya es coser y cantar. O sea, tranquilidad, haces unos primeros de prueba y te equivocas varias veces y luego ya salen rápido...ja ja ja




Freír en aceite de girasol
  • En un cazo pequeño (mejor que en sartén) con capacidad para medio litro aproximadamente, se pone aceite hasta la mitad, con esto será suficiente para freírlos todos.
  • El aceite se calienta a fuego bajo y se fríen cuando el aceite ya esté caliente, se ponen los chebakia de cuatro en cuatro en el cazo con aceite y subiendo o bajando el fuego para que no pierda temperatura.
  • Cuando estén dorados se van poniendo en un cuenco grande hasta que los pasemos por miel.
  • No hace falta escurrirlos ya que apenas absorben aceite.
  • Se recomienda que se enmielen una vez estén fríos, ya que si lo hacemos en caliente la masa interior se ablanda bastante y ya no quedarían igual.
Miel-El-Pinsapar-Sierra-de-Grazalema

Para terminar: la miel y el ajonjolí
  • Por último, se pone la miel y se calienta un poco en un recipiente pequeño (utilicé el mismo que usé para freírlos anteriormente). La miel no debe hervir ni calentar demasiado, lo justo para que al ablandarse se pegue y se meta en todos los huecos de la chebakia.
  • Se enmielan y se ponen a escurrir sobre una rejilla encima de un plato llano grande.
  • Cuando estén en la rejilla escurriendo la miel se les echa rápidamente el ajonjolí para que se pegue bien al secarse la miel.
Nada más y nada menos, ya hemos por fin terminado. No os podéis imaginar cómo están, es una delicia y creo que no esperaré a las próximas navidades para volver a prepararlos, aunque tienen trabajito, mereció la pena sin duda. 

Con esta receta me despido hasta después de la venida de los Reyes Magos, así descanso de recetas aunque no de cocinar, eso seguro que no.

Os deseo a todos una feliz Navidad y un buen año 2019, seguro que lleno de sorpresas buenas (las malas ni las mentemos), de buenas cosas que nos hagan ilusión, de viajes por hacer, de política y sus entresijos (me encanta la política, es una de mis lecturas favoritas)... de muchas nuevas cosas que seguro nos encantan, de mucho cine bueno, óperas, series de televisión largas e interesantes con las que pasas una tarde de mal tiempo un domingo cualquiera enganchada delante de la pantalla y que te molesta hasta levantarte a preparar un simple café... ¿quién será el malo?, contestación: "pero si la puedes parar y volver a ver" ... ja ja ja... Lo dicho. Feliz Navidad
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 11 de diciembre de 2018

Semifrío de turrón de Jijona

Este dulce se lo vi a una amiga en su blog, me encantó, fue de esas cosas de amor a primera vista, vamos, un flechazo. No me defraudó para nada, es sencillo, se hace rápido y no hay nada para que nos pueda salir mal, de hecho no se hace en el horno y eso siempre es garantía de que no se va a bajar, a no subir, a no quemarse... etc. Pueden pasarnos mil cosas distintas, es este caso no, este dulce es de los seguros. 

El turrón de Jijona está hecho a base de almendras, clara de huevo y miel, es típico servirlo en toda España, sobre todo en esta época navideña, se fabrica en la ciudad mediterránea del Levante español, en Alicante, que es conocida por la producción de turrones, este turrón que he utilizado hoy para hacer este semifrío es concretamente de la ciudad de Jijona. Lo hay duro que se conoce como turrón Alicante y que está hecho con más almendras y el "blando" como es conocido este turrón de Jijona.

Bueno, lo que os contaba, Esther lo preparó y publicó en el mes de octubre en su bonito blog "El jardín de mis recetas" (entrad a ver su cocina virtual y veréis el gusto que tiene para presentar todos los platos que hace), me guardé la receta en mi app de Pocket (que por cierto, os la recomiendo, es una maravilla para que no se nos despiste nada que queramos hacer o simplemente esos artículos de prensa largos y que no nos da tiempo a leer en ese momento y ya sabes que si lo guardas aquí, lo tienes listo para hacerlo en otra ocasión y no tener que buscarlo y hacerlo con algo más de tiempo o simplemente con más silencio para regodearte con eso que te interesa tanto y que sabes que lo harás con gusto; será por leer, tengo una amiga, mi amiga Concha, que se lee como yo los comentarios que dejan otros en los blogs que visitamos... eso es valor, ¿eh? o gusto por leer y punto, no sé yo. Sé que se va a morir de la risa cuando lea este comentario sobre lo locas que estamos por la lectura. Venga letras por todos lados.
Dulce-de-turrón-de-Jijona
postre-de-turrón-de-Jijona

Postre-de-turrón-de-Jijona
Lo serví frío, pero no demasiado. Eso ya a gusto de cada uno, dependiendo del tiempo que lo tengamos fuera del congelador antes de servirlo. La salsa de tofe siempre echarla por encima en el momento de servirlo.
Postre-de-turrón-de-jijona
Postre-de-turrón-sin-horno
 Ingredientes
125 c.c. de Leche
2 Yemas de huevo
60 gramos de Azúcar
2 hojas de Gelatina (de Mercadona las mías)
150 gramos de Turrón de Jjijona
250 c.c. de Nata montada

Salsa de Caramelo Tofe
130 gramos de Azúcar
50 c.c. de Agua 
50 c.c. de Nata líquida 

Decoración
Tofe
50 gramos de Turrón de Jijona 
postre-semifrío-de-turrón-de-Jijona
Preparación 
  • Lo primero es poner las dos hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten.
  • Se pone en una olla pequeña la leche y se hierve con el azúcar.
  • Se añaden las yemas de huevos batidas y seguimos removiendo para que no cuajen siempre sobre el fuego bajo y dejamos hasta que espese sin dejar de remover sin dejar que hierva la leche.
  • Se agrega la gelatina ya hidratada y removemos hasta su completa disolución.
  • Ahora dejamos enfriar antes de mezclar con la nata montada a punto de nieve. (1)
  • Luego incorporar el turrón de Jijona molido y mezclar suavemente. (2)
  • Colocar el semifrío de turrón de Jijona en un molde.
  • Va directo al congelador. 
  • Sacarlo antes de servirlo con el punto de congelación que más nos guste.
tres-pasos-de-la-preparación-del-semifrío-de-turrón
















                                                                                                                                           Salsa de Tofe

  • Ponemos 130 gramos de azúcar en una olla pequeña con los 50 c.c. de agua para hacer el caramelo líquido.
  • Poner a fuego bajo y remover un poco. Dejar que se vaya tostando el azúcar y a continuación agregarle los 50 c.c. de nata líquida hasta que cambie el color de caramelo líquido a color toffe. 
  • Dejar enfriar el toffe para echarlo encima del semifrío de turrón de Jijona, casi cuando lo vayamos a servir y decorar con los otros gramos reservados de la tableta de turrón desmenuzada.
  • Servir con una jarrita con más toffe (lo que haya sobrado) por si alguien quiere un poco más.
Nada más. Le doy las gracias otra vez a Esther, (aunque creo que antes no lo he hecho), por haber podido probar este dulce tan exquisito y tan fácil de hacer, ideal para estas navidades y para todas las fiestas que tengamos. Esto hay que probarlo sí o sí.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Pastel de merluza de Arzak

Este año el tema de este parrandón navideño es recetas familiares o tradicionales de cada uno de los lugares en los que vivimos, en mi caso, España. Este pastel de pescado es un clásico en muchas casas españolas, tiene ya bastantes años. Este pastel en principio de cabracho (tipo de pescado de roca con mucho sabor y muchas espinas), con un sabor delicioso, pero casi nunca se encuentra en los mercados o cuando lo encuentras así de sopetón o no te viene bien hacerlo o es muy pequeño y tampoco me sirve. 

Os cuento brevemente la historia, Juan Mari Arzak, gran chef vasco, lo creó en el año 1971, tuvo rápidamente mucha repercusión y se servía más o menos parecido en muchos y buenos restaurantes. Este pastel de pescado es un clásico pues sirve o como primer plato si pones algo más de cantidad o como aperitivo servido en una bandeja y acompañado de tostadas, piezas de pan de picos como es mi caso, como este que uso habitualmente en mi casa, el contraste del pastel blandito con este pan de pico crujiente y tostado queda de maravilla. Se suele servir con un poco de mayonesa casera, mucho mejor que la industrial y siempre se sirve frío. 

Es muy sencillo de preparar y se puede congelar si lo necesitáis, alguna vez lo he hecho y os aseguro que queda perfecto y es una cosa a tener en cuenta si se tienen muchos invitados y no te va a dar casi tiempo de preparar tantas cosas, sobre todo lo entretenidos que son los aperitivos o eso me parece, yo encantada hago un primer plato, un segundo, dos postres... pero los aperitivos me cuesta, realmente me da mucha pereza, no sé si son los años, pero no me gusta mucho hacerlos por el tiempo que te llevan, luego soy la primera que "ataco" los canapés, empanadas pequeñas, canastillas, volovanes, etc.
Pastel-clásico-de-pescado-blanco

Pastel-de-pescado-hecho-al-baño-María
En la imagen inferior del tercer parrandón de recetas navideñas os dejo el enlace para que veáis todas las recetas que participamos por tercer año consecutivo en este parrandón que organiza mi buena amiga Angélica con su blog Bizcochos y Sancochos. No os lo perdáis, un montón de recetas e ideas para servir estas próximas fiestas navideñas, que ya casi están aquí. Haced click en la fotografía.
Tercer-parrandón-navideño
Os dejo igualmente los enlaces de las recetas con las que participé el año pasado con una tarta de coco navideña y la Navidad de 2016 donde explico cómo hacer los volvanes de hojaldre y veinte rellenos sencillos. 

Ingredientes 
700 gramos de Cabracho o merluza (limpio y cocido)
5 Huevos
120 de Nata (35% de grasa) (Crema de leche)
Pimienta negra
Sal
70 gramos de Tomate frito (yo utilizo casi siempre el italiano Mutti)
1 cucharadita de Mantequilla (para enmantecar el molde)

Caldo
1 Zanahoria
1 Puerro
1 hoja de Laurel
1 Cebolla grande
Sal (una pizca)

Nota: El pescado ya hervido debe pesar unos 700 gramos, hay que calcular que el pescado al cocinarlo y limpiarlo de espinas pierde algo de peso, aproximadamente para esta receta hay que comprar un pescado de un kilo o un kilo cien gramos.
Pasos-para-preparar-pastel-de-pescado
Preparación
  • Se pone la verdura en una olla mediana y se deja hervir el caldo unos 10 minutos.
  • Se lava el pescado y se corta en trozos grandes para hervirlo.
  • Añadimos el pescado a la olla con el caldo y lo dejamos cocinar unos 10 minutos.
  • Lo sacamos y lo escurrimos pasados esos minutos.
  • Mientras batimos los huevos, añadimos la nata, molemos la pimienta negra, y añadimos un poco de sal.
  • Ponemos el tomate frito y revolvemos bien.
  • Añadimos el pescado bien revisado (Sin espinas ni pieles)
  • Trituramos todo.
  • Se enmantecan unos moldes medianos con media cucharadita de mantequilla o uno grande tipo plum cake, con este tamaño luego las rodajas salen perfectas.
  • Se colocan en una fuente amplia para cocinarlos al baño maría en horno a 180 grados durante 35 o 40 minutos.
  • Al rellenar los moldes parece que estuviera algo líquido y que no vaya a solidificar, no importa, después de hornear queda compacto y al enfriar queda como el que veis en la fotografía.
  • Si se hace en un molde grande hay que hacer lo siguiente: Meterlos en una bandeja con agua en el horno (baño María) y tapar con papel de aluminio el molde para que no se reseque. Comprobar con un palito de madera para asegurarnos que está hecho. Quizá haya que dejarlo unos minutos más.
  • Se saca y se deja enfriar en la encimera de la cocina y cuando esté ya bien frío se mete en el frigorífico bien tapado o se congela.
Espero que os guste este clásico en nuestras cocinas navideñas o fiesteras ya que para cualquier época del año está muy bien servirlo, incluso en verano con una buena copa de cava o champán bien frío. Ya empezamos... ja ja ja 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Canelones de bacalao y tomate

Me encanta la pasta y si además la puedo hacer rellena más me gusta, este pescado lo compré el otro día sin buscarlo, estaba en ese mostrador de la pescadería de El Corte Inglés tan impecable, limpio, bonito y todo decorado con rodajas de limón y hojas de lechuga, a ver quién decía que no lo quería; me lo llevé más contenta que unas pascuas. De precio estaba encima bastante bien, a casi 13 euros el kilo. Nos gusta mucho el  bacalao tanto fresco como el salado y lo hago a menudo aunque no solo para las fechas habituales que son la Semana Santa, por lo menos aquí en España es típico comerlo en esa fecha. Tengo de decir que en mi casa nunca se han guardado los preceptos de estas fechas de ayuno o de no comer tal o cual...(que no me oyera mi abuela italiana... por favor). Así que como os cuento, vi ese bacalao fresco y para el carro que fue para hacer estos canelones tan sencillos de preparar y perfectos para cualquier época del año, siempre están ricos además de ser bastante fáciles de hacer, casi para novatos, claro, siempre que no les dé miedo hacer una salsa besamel, que por otra parte no tiene nada, solo paciencia para no dejar de revolver y que así no aparezcan los odiosos grumos, aunque también tienen arreglo, pasando toda la salsa por la batidora y listo. Esto es lo único que podría complicar algo este plato, por lo demás, tirado de hacer. Os dejo otros canelones muy buenos que hice hace un tiempo, "canelones de mar y marisco"


canelones-de-bacalao-fresco

canelones-rellenos-con-bacalao-fresco-verduras-y-tomate

fuente-de-canelones-de-bacalao-fresco

Ingredientes
1/2 kilo de Bacalao fresco 
5 o 6 tomates rojos maduros (medianos)
1 Cebolla
Zanahoria (opcional)
Pimiento rojo (un trozo pequeño)
1 Pimiento verde (los italianos, pequeños, estrechos y alargados)
 2 dientes de Ajo
1 ramita de Apio
2 Cucharadas Aceite de oliva virgen extra
Pasta de Canelones o lasaña

Salsa  Besamel
1/2 litro de Leche 
2 cucharadas rasas de Harina de trigo
50 gramos de Mantequila o Aceite de oliva
Pimienta negra, sal y nuez moscada

Preparación
  • En una sartén amplia u olla, se pone el aceite de oliva virgen extra, los dientes de ajo cortados en láminas, cuando cambie un poco de color añadimos la cebolla, la dejamos que se ablande un poquito y echamos los pimientos cortados muy pequeños. Yo tenía una zanahoria y se la puse, pero es opcional.Todo el corte de la verdura debe ser pequeño (corte brunoise).
  • Se deja la verdura unos 5 minutos y se añaden los tomates rallados para que no lleven piel. Se pueden pasar los tomates enteros con la piel por la Thermomix y quedan estupendos y es muy rápido.
  • Se deja deja cocinar este tomate unos 20 minutos a fuego bajo hasta que haya perdido todo el líquido.
  • Se pone el pescado en trozos grandes ya sin espinas. Se deja  cocinar sin tocarlo y tapado unos 10 minutos; se apaga.
  • Se retiran los trozos de bacalao a un plato y se les quita cualquier piel o espina que tuviesen y se desmenuza para el relleno.
  • Se vuelve a meter el bacalao en la sartén con las verduras y se revuelve todo hasta obtener una farsa que nos permita rellenar la pasta de canelones o lasaña.
  • La pasta de canelones que tengo habitualmente en mi casa son tubos de pasta, me resulta más fácil; se venden en El Corte Inglés y ahora ya en Mercadona. Seguid las instrucciones del fabricante.
  • Se hace la salsa besamel ligera y se cubren los canelones.
  • Se añade queso Parmesano o Grana Padano, mejor recién rallado y se gratinan en horno caliente 190 grados unos minutos hasta que nos guste como quedan, ya a gusto de cada uno.

Salsa besamel 

  • Se pone en una sartén u olla pequeña la mantequilla y cuando se haya diluido se agregan las dos cucharadas de harina (rasas).
  • Se revuelve y se deja cocinar esta harina un minuto removiendo bien.
  • Añadimos la leche templada poco a poco. Hasta que veamos que nos gusta el espesor de la salsa para la cobertura de los canelones.
  • Seguimos revolviendo a fuego bajo y añadimos la sal, pimienta y nuez moscada.
  • En cuanto hierva la salsa besamel y espese un poco la retiramos del fuego y cubrimos los canelones.
  • Se gratinan los canelones en el horno.
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...