jueves, 5 de diciembre de 2019

Carrilleras de cerdo ibérico en salsa

Otra vez estamos aquí con una receta de un chef que los que seguís mi blog ya sabéis que todos los días cinco del mes publicamos una receta de un chef propuesto por el blog de cocina "Cooking the chef", casi nunca me lo he perdido salvo que por causas mayores no haya podido hacerlo. Este mes era nuestro querido chef español José Andrés, que reside desde hace muchos años en Washington con su familia y haciendo cocina de la buena y sobre todo siendo solidario, ya que ha creado unas cocinas para grandes caos, catástrofes, e incluso cuando se paralizan los sueldos de los funcionarios y se pone a ayudar como el primero. Una persona magnífica. Yo creí que este mes no podría participar pues entre que volvimos muy tarde el campo y encima nos fuimos a ver a nuestro chiquitito a Tarragona... se ponían las cosas muy complicadas para hacer la receta y hacer fotos y todo lo demás... con lo de attrezzo que se necesita para hacer algo "mono". 

En fin, os cuento. Un buen amigo nuestro nos regaló ocho carrilleras ibéricas maravillosas y me las llevé a Tarragona para hacerlas con esta receta, así que "maté dos pájaros de un tiro", uno, se los comieron y les encantaron y dos, tenía mi receta aunque las fotos no estaba segura de poder hacerlas bien. Algo os enseñaré, lo que buenamente pude hacer. Con las prisas se me olvidó hacer las fotos de las carrilleras en crudo, eran espectaculares, no demasiado grandes y llena de pequeñas vetas de grasa (tocino) inflitradas en la carne, con lo que le daba un sabor único. Lo bueno es bueno siempre. Esta receta es muy sencilla, trabajando con productos de primera calidad es difícil que salga algo feo. 
carrilleras-con-patatas

carrilleras-ibéricas-con-guarnición-de-patatas

carrilleras-de-cerdo-ibérico
Aquí las podéis ver en la fuente en las que las llevé a la mesa.  
carrilleras-en-la-fuente-con-salsa
Las carrilleras ya enharinadas y selladas antes de ponerlas en la salsa
carrilleras-ya-selladas
Fijaos la única foto inferior que es la única que hice de la preparación, mi nieto de dos años subido en su banco de aprendizaje (una maravilla), a la altura de la encimera de la cocina, quería meter las manos en la harina, toda una tentación para cualquier pequeño y entonces no se me ocurre nada mejor que me enharinara él, sí "él" las ocho carrilleras. Fue muy divertido, cuando ya había hecho un lado yo le decía que había que darle la vuelta en el plato de harina, hasta que le enseñé y ya lo hacía el solo. Enharinó las ocho. Luego yo las sacudí hasta dejar la harina justa, casi sin que se diera cuenta ya que él también quería sacudir...Oh my God! Si me hubiese ayudado a sacudir...no lo quiero ni imaginar, habríamos acabado los dos con la cara de las japonesas tradicionales y sus maquillajes de polvo blanco.

Fijaos en el detalle que acabo de ver en la fotografía, el chupete celeste en la encimera justo encima del plato de harina...Le dije que se quitara el chupete y al ver el panorama que tenía por delante se lo quitó sin rechistar y allí lo dejamos. 

Y esas manitas llenas de harina  (y el suelo y la encimera y la cara y el banco...todo estaba enharinado); pero así se aprende y yo me reí un montón, por eso apenas pude hacer fotografías; pero sin duda valió la pena. 
Enharinando-las-carrilleras

En la imagen del blog Cooking the chef, tenéis el enlace a todos las recetas con las que hemos participado cocinando recetas del chef de este mes.

José Andrés, el chef español nacido en Asturias y ahora ciudadano del mundo
José-Andrés-chef
Nacido en Mieres, Asturias, el 13 de julio de 1969, su familia se trasladó a Barcelona cuando él tenía cinco años. Ya con doce años preparaba platos de cocina para toda su familia y con tan solo quince años entró en la Escuela de Restauración y Hostelería. En aquella etapa compaginó los estudios reglados con el aprendizaje en el restaurante El Bulli, que ya era dirigido entonces por Ferran Adrià.

Después de terminar sus estudios profesionales, con 21 años, decidió irse a Estados Unidos. En Nueva York, Andrés comenzó a trabajar en el restaurante El Dorado Petit, que cerró por problemas de gestión dos años después. Entonces José se marchó a la capital estadounidense, Washington, donde se instaló y sigue viviendo. Actualmente, Andrés supervisa varios restaurantes de gran prestigio y éxito en Washington, los cuales tienen en común las especialidades latinas en general y españolas en particular.

El Restaurante Jaleo fue el primero en introducir la cocina de tapas en Estados Unidos. José Andrés también supervisa las especialidades de Café Atlántico, inspiradas en la cocina de Hispanoamérica; de Zaytinya, de cocina griega-turca; de Oyamel, de cocina mexicana tradicional; y Minibar by José Andrés, de cocina de autor y en espacio reducido.

Entre 2005 y 2007 dirigió y presentó un programa semanal de cocina en Televisión Española. En noviembre de 2013 obtuvo la nacionalidad estadounidense, después de haber residido y trabajado en el país durante 23 años.​

Ingredientes

 8 Carrilleras de cerdo (en mi caso ibéricas)
2 Zanahorias grandes 
1 Cebolla grande
2 Dientes de ajo
250 ml. de Vino tinto (en mi caso Rioja crianza)
Harina de trigo (para enharinarlas)
60 ml. de Aceite de oliva virgen extra 
Sal y pimienta negra
Perejil para adornar el plato

Patatas de guarnición
sal 
Mantequilla y aceite de oliva virgen extra para rehogarlas
Hierbas (opcional)

Preparación
  • Lo primero limpiarlas de telillas o trocitos de grasa.
  • Se lavan y se ponen en un colador. 
  • Se les pone sal y una pizca de pimienta negra.
  • Se pasan por harina y se sacuden para que no la lleven en exceso.
  • Con el aceite de oliva virgen extra ya caliente vamos poniendo de dos en dos para que frían bien, dice José Andrés que si ponemos mucha cantidad en la olla para freírlas acaban casi como si estuviesen hervidas. Hay que dorarlas de poco en poco para mantener el aceite a temperatura alta. Se trata de sellarlas y darles color.
  • Se van sellando de dos en dos hasta terminarlas y apartamos en un recipiente hondo para no perder los jugos.
  • En ese mismo aceite de oliva virgen extra en el que las hemos sellado las carrilleras echamos la cebolla cortada (da igual el tamaño, pues la salsa va pasada o triturada) y los dientes de ajo.
  • Cuando tenga algo de color añadimos las zanahorias cortadas en trozos o en rodajas. 
  • Cuando esté la verdura pochada se vuelve a colocar la carne dentro de la olla y añadimos el vino tinto.  
  • Revolvemos, dejamos que evapore el alcohol y añadimos un poco de caldo o de agua. Yo añadí un vaso y medio de agua mineral. 
  • Se dejan cocinar a fuego lento unos 20 minutos. Hay que comprobar antes de retirar del fuego. 
  • Si están listas las sacamos de la salsa y pasamos la salsa por la batidora o por un pasapuré o por un chino. Yo lo hice en batidora eléctrica, era más sencillo.
  • Volvemos a poner en la olla las carrilleras y cubrimos con la salsa hasta que se sirvan calientes otra vez.
Patatas hervidas y rehogadas
  • Las patatas las herví con piel. Unos 20 minutos. 
  • No encontré patatas de guarnición, así que las hice de las grandes y luego ya templadas las corté en trozos grandes y las pelé.
  •  Las patatas una vez cortadas se pasan por una sartén amplia con mantequilla y una cucharada de aceite (para que no se me quemara la mantequilla), cuando estaba caliente la sartén agregué las patatas.
  • Al ponerlas en la fuente de servir les añadí pimienta molida y sal.

Nada más, muy fáciles de hacer con esta sencilla receta de toda la vida de la cocina auténtica y bien hecha de nuestro chef de este mes, el cocinero español y ahora ya internacional, José Andrés. 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 3 de diciembre de 2019

Marrón Glacé

Otro año más y ya van cuatro seguidos los que estamos aquí con el Parrandón Navideño de mi amiga Angélica, del blog Bizcochos y Sancochos que es quien organiza esta fiesta de recetas navideñas, que este año se titula, "Cocina Navideña del Mundo". Somos muchos los blogs los que participamos en esta cita en los  primeros días de diciembre de cada año, cada vez somos más sin duda y hay unas recetas maravillosas. Os voy a dejar los parrandones en los que he participado y desde ahí podréis enlazar con los parrandones de aquellos años y ver todas las propuestas.  Este año la propuesta que nos hacía Angélica era la de participar con una receta navideña típica de un país que no fuese el tuyo propio (a mí no me dejó participar con Italia... ja, ja, ja, decía que sería hacer un poco de trampas, me reí mucho, pues era en parte verdad). Tengo tanta relación con la cocina italiana que no hubiese sido tan complicado, así que quería buscar algo que me gustase, que no lo tuviese ya en mi blog y que no lo hubiese hecho jamás, así que de estas premisas surgió la idea de estos marrón glacé de origen francés, aunque luego se extendieron por Italia y como no, por España, Suiza y ahora es raro el país que en la época navideña no los tengan caseros en las confiterías o industriales en tarros de cristal, aunque en este caso, como las anchoas, hay que hacerlo obligatoriamente a mano y llevan horas de trabajo. 
Los marrón glacé son bastantes caros y ahora he sabido el porqué, ya que hay que pelar las castañas con amor y paciencia, cocinarlas solo un minuto posteriormente, es decir, sesenta segundos cada día a la misma hora (aproximadamente) durante seis días seguidos. Nada más. No es tan complicado, como sí la dedicación que te exigen estas castañas. Os sigo contando, las primeras castañas que compré eran buenas, ricas de sabor, pero pequeñas. No me gustó el resultado (aunque se las comieron encantados) yo no les hice ni fotografías, sabía que era capaz de con un mejor producto sacar un mejor resultado, (yo siempre tan optimista) y por fin salió una marrón glacé completo, grande, tiernos, suficientemente marrones y eso lo pude conseguir yendo al mercado de nuevo y comprando las castañas gallegas más grandes y más caras que me aseguraran lo que yo pretendía hacer, de todas maneras me advirtieron que la falta de lluvias en Galicia había perjudicado a las castañas, que eran considerablemente más pequeñas que otros años. Estas segundas salieron deliciosas y así fue como lo había planeado. "Mi santo" ya me está diciendo que cercano a las navidades tengo que hacer más marrón glacé que le encantaron... Se las comió encantado de la vida aunque había algunas rotas y poco vistosas de las primeras que hice, en un momento tenía dos recipientes con etiquetas para saber los días de cada uno de los recipientes de las castañas. Vamos, que no se merecieron las primeras ni siquiera unas tristes fotografías. Era mejor olvidarlas, pobres. 

Os dejo en la imagen del Parrandón Navideño 2019 el enlace para que podáis visitar el resto de recetas.



A pesar de este nombre tan fino y tan francés de "Marrón glacé" (por favor intentad el acento francés) se esconden unas castañas maravillosas, una forma muy sutil de convertir un fruto con pinchos en algo suave y delicado como estos marrones glacé que os muestro y que os daré la receta para que os salgan perfectos. Lo importante es poder pelar bien las castañas y ya con esto tendremos más de la mitad del trabajo hecho. 

En la imagen inferior ya las he pelado completamente y estarán envueltas hasta que las meta por primera vez en el almíbar. Podéis ver que no tienen ni una chispa de piel por ningún lado. 

¿Cómo pelamos las castañas?

  • En la imagen inferior os dejo lo mejor que he podido explicarlo el trayecto del cuchillo para hacerles el corte de la piel marrón de las castañas sin llegar a profundizar pues se nos romperían al cocerlas en el almíbar durante los siguientes seis días.
  • Se empieza el corte por la parte plana de la castaña desde el punto 1 hasta el punto 2 en dirección hacia la parte abombada de la castaña. Ya que al hacerle el corte por la "barriga" de la castaña al cocerlas al principio esa piel se expande y es lo que nos permite ver ya el interior de la castaña. 
  • Se meten las castañas en una olla con agua hirviendo y a partir de que vuelva a hervir el agua se cuentan dos minutos y se sacan. 
  • Se pasan directamente las castañas a una sartén caliente y se colocan con el corte (la barriga) hacia arriba. Se tapan para que terminen de abrirse con el calor. El marrón glacé se hace con la castaña cruda. Solo bien pelada y nada más.
  • Ya las podemos pelar bien. Quitarle las dos pieles con las manos después de haber pasado por la sartén caliente ya se pelan rápido. Yo utilicé las manos para lo más grande y una puntilla (cuchillo muy pequeño) de cocina para delicadamente quitar toda la piel adherida a la carne amarillita de la castaña. 
En esta imagen superior ya se ve la parte central de la castaña después de pasarlas por la sartén bien caliente.
  • Hay que pelarlas en caliente.
  • Las pieles finas que se quedan entre los pliegues de la propia castaña se utiliza para retirarlas un alfiler o una pinza de depilar así al quitarla no se quiebra la castaña. ¿Me he explicado? Pues si no lo he hecho bien, me escribís y por teléfono os lo vuelvo a explicar de "viva voce". No me he quedado muy convencida.
Ingredientes para hacer el marrón glacé

Siempre se calcula el peso de castañas, igual cantidad de azúcar y el doble de cantidad de agua mineral. 

Ejemplo 
400 gramos de castañas ya limpias y sin piel
400 gramos de azúcar
800 gramos de Agua mineral

Preparación
  • Para empezar con el almíbar se pone a hervir el agua mineral y se revuelve bien hasta que se haya disuelto el azúcar unos 5 minutos y se echan las castañas rotas también que alguna hay siempre y las enteras.
  • Cuando vuelve a hervir el almíbar se las deja cocinar un minuto y se retiran del fuego. 
  • Se dejan enfriar en el propio recipiente donde las hemos cocinado. 
  • Cuando está frío el almíbar se mete el recipiente (con las castañas dentro) en el frigorífico tapado con papel film. 
  • Al día siguiente se quitan las castañas con cuidado del almíbar (yo lo hice con un guante de cirujano) y se pone a hervir el almíbar unos dos o tres minutos y se echan las castañas, cuando vuelva a hervir se deja un minuto, sesenta segundos por reloj. Se deja enfriar y se repite la operación... se tapan con film y al frigorífico.
  • Este proceso se hace 6 días seguidos.
  • Al final el almíbar casi se convierte en miel, por el color aunque no por el sabor.
  • Al terminar los seis días del proceso se dejan enfiar por última vez y se colocan en una rejilla para que escurran y se enfríen. 
  • Se guardan en un Tuperware o algo así y para servir se colocan en unas cápsulas pequeñas y si quieres le espolvoreas un poco de azúcar glas.
Nada más, se van poniendo oscuras con las diferentes cocciones de esos seis días seguidos y la oxidación. Yo al colocarlas dentro de las cápsulas de papel le puse un espolvoreado rápido de azúcar glas. Es opcional, pero quedan más bonitas.

Espero que os queden ricas si os atrevéis a prepararlas. Ya os digo que lo peor es pelarlas y este método es infalible. Lo demás para hacer el marrón glacé es solo atenderlas cinco minutos al día.

Os dejo mis anteriores participaciones en este Parrandón Navideño en las que ha sido un placer hacer y decidir estas recetas.


Sed felices y probad hacer estas cosas diferentes y raras que no las solemos cocinar casi nunca, por no decir jamás.

martes, 26 de noviembre de 2019

Almejas a la marinera

Las almejas a la marinera es uno de los platos más típicos que hay en España, en casi todas las regiones las podemos encontrar, desde Galicia hasta Madrid, de norte a sur, tenemos además casi siempre estos cinco o seis ingredientes a mano en cualquiera de nuestras cocinas, hay variaciones mínimas y una de la más importante es triturar o no la salsa. No me gustan con la salsa triturada, prefiero encontrarme las láminas de ajo doradito y la cebolla muy pochada, pero no confitada, tiene su punto, hay que tener cuidado para que no nos salga otro plato; es solo y ni más ni menos que un platazo que no deja de ser un plato marinero, con lo que conlleva de sencillo y por eso para mí no tiene mucha lógica pasar o triturar la salsa, es ante todo un simple y tradicional plato marinero sin más pretensión que comernos unas buenas y frescas almejas y una buena ración de pan para mojar y no parar. Un plato que puede también ser caro o menos caro dependiendo la cantidad que compremos de almejas y lo grandes que sean las piezas. Las almejas gallegas son deliciosas, (estaban en el mercado a 9 euros el kilo) vienen perfectamente depuradas y casi no contienen ni arena, hace unos años vendían algunas que daban susto de la cantidad de arena que traían, de eso por fortuna hace ya muchos muchos años. 

Actualmente la calidad de las almejas es inmejorable. Se puede hacer este plato con cualquier almeja buena y mediana o utilizar esta salsa también para hacer coquinas o mejillones, cualquier molusco con concha nos quedaría estupendo así preparado. Luego ya le puedes poner laurel, algo de picante con una guindilla o pimienta de Cayena o una punta de pimentón picante y con un vino blanco seco o con los maravillosos vinos andaluces de Jerez o Moriles-Montilla o de la región en la que vivamos y nos guste un determinado vino blanco y seco y esto ya serían variaciones, pero al fin sin inventarnos demasiadas cosas para no desvirtuar esta fantástico plato marinero y que nos quede auténtico.
almejas-con-salsa
Es tan sencillo que también es para novatos. No inventar nada es importante, no merece la pena en una receta tan completa y tantas veces cocinada en las casas y en miles de restaurantes españoles, sinceramente, ¿para qué cambiarla?. Muy fácil de hacer. Se hacen en unos quince minutos aproximadamente desde que empiezas a cocinarlas y las sirves. Acompañadas con un buen vino seco como en este caso el Solaz de Osborne estaban deliciosas.
almejas-con-salsa-vino-Solaz-de-Osborne
Ingredientes

Almejas en mi caso gallegas
1 cebolla mediana (al gusto)
3 Dientes de ajo (más o menos la cantidad que os guste)
1 o 2 cucharaditas rasas de Pimentón dulce de la Vera (al gusto)
1 Cucharada sopera colma de harina (todo uso)
Sal
1 Copa de vino (en mi caso siempre Manzanilla de Sanlúcar) 
Siempre usad vino blanco seco
Aceite de oliva virgen extra (cubrir el fondo generosamente)

Variantes
Un pizca de pimentón picante o 
1 Guindilla seca (Pimienta de Cayena)
1 hoja de Laurel
Triturar o no la salsa (yo nunca la trituro)
Perejil picado al servir 

Nota: Hacedlas en un recipiente ancho como una sartén o perol para que las almejas se abran bien.

Preparación
  • Lo normal es que las almejas vengan muy limpias, pero yo las dejo en agua un rato con un poco de sal. Se escurren y listas para cocinar.
  • Lo primero es poner la sartén o el recipiente al fuego con el fondo cubierto con aceite de oliva virgen extra, hay que ser generosos ya que es el único aceite que llevará para hacer la salsa.
  • Cortar los ajos en láminas y echarlos a la sartén para que se doren.
  • Cortar la cebolla pequeña y echarla a la sartén cuando los dientes de ajo estén dorados.
  • Dejar pochar la cebolla a fuego suave unos minutos hasta que se ablande.
  • Retirar la sartén del fuego al añadir el pimentón para que no se nos queme.
  • Poner ya el pimentón dulce y una pizca de picante (en caso de que os guste).
  • Revolver bien. Añadir la cucharada de harina y revolver unos segundos para que se cocine la harina y no sepa a crudo.
  • Poner las almejas y revolver con la salsa.
  • Añadir la copa de vino y dejar que evapore el alcohol, tapar la sartén o el recipiente para que al abrirse las almejas conserve el líquido.
  • Si se va a poner laurel, este es el momento.
  • Al servirlas se les puede echar perejil picado o en hojitas sueltas (yo a veces le pongo y a veces no... esta vez no tenía).
  • Se deben servir muy calientes.
Nada más, así de fáciles. Para novatos absolutos y lo he comprobado con mi "novato favorito", le quedaron perfectas y eso que le di la receta vía Whatsapp y casi en directo. Hizo hasta una fotografía de las almejas gallegas que iba a comprar, para saber si eran esas las perfectas para este plato. Le quedaron estupendas y dieron buena cuenta del pan con salsa, (aquí se cuenta todo) y las hizo cuando le envié estas imágenes que ahora están aquí en el post, otro que pertenece a nuestro club de los C.V.C.Q.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 19 de noviembre de 2019

Bizcocho rápido de leche condensada

Este bizcocho lo hice un fin de semana y voló. Un bizcocho de esos visto y no visto, no se mancha nada, no hay nada que complique esta preparación, hay que tener cuidado pues está tan rico que se acaba en un rato, eso es lo único malo de estos bizcochos de toda la vida, superfácil de hacer y sin complicación ninguna. Es un bizcocho un poco diferente en su interior, no tiene la miga de siempre, tiene otra textura, es más tierno y más húmedo. Este bizcocho es para los que tengan poca experiencia repostera, para novatos, así que va directo al índice de la cocina de novatos y no lo pierden de vista. Es importante comer bien, pero no hay porqué comer complicado, con ingredientes innombrables o ilocalizables...muy común esto en las recetas orientales o más exóticas, que como no los compres por la red no hay manera de encontrarlos. Estos ingredientes de hoy los tenemos casi siempre en nuestras despensas. Bizcocho ideal para merendar acompañado por una buena taza de té.
bizcocho-sencillo-y-rápido-de-leche-condensada
Para mis amigas siempre atentas al attrezzi, os diré que este es un mantel de algodón grueso y con una caída maravillosa de "La Maison", de los que pesan, precioso, fue un flechazo, imaginad que me gusta tanto que no lo he estrenado para que no me lo manchen, luego hay que escuchar a mi "santo": -¿para qué te compras estas cosas bonitas que luego no quieres usar? -Por eso mismo-, le respondo yo, -porque son bonitas-. Y este  cuchillo de plata es antiguo de una cubertería preciosa que me regaló mi tía de la marca Christofle, fabricada en Francia a finales del Siglo XIX, regalo a su vez de boda de la familia de su marido. Toda una joya de cubertería, esta sí la utilizo, no mucho, pero la uso. 
bizcocho-en-molde-de-plumcake
 Mirad las pequeñas pinzas para servir el azúcar o alguna pasta, estas piezas ya no las hacen con las cuberterías o yo no las he visto.
bizcocho-de-leche-condensada-sencillo

bizcocho-de-leche-condensada-con-una-taza-de-té

Ingredientes

Una lata de 397 gramos de Leche condensada (mi lata decía esto) 
120 gramos de Harina de todo uso
20 gramos de Harina de maíz (Maizena)
2 Cucharaditas de levadura en polvo (tipo Royal)
50 gramos de Mantequilla 
4 Huevos medianos
1 Cucharadita de esencia de vainilla

Preparación 
  • Mezclar la leche condensada con los huevos y la vainilla líquida.
  • Batir hasta que se vea con volumen.
  • En un recipiente hondo mezclar los ingredientes secos: Harina, Maizena y levadura en polvo.
  • Tamizar en varias veces. Unas tres o cuatro veces.
  • Remover con una lengua de repostería poco a poco para que no desarrolle el gluten la harina y no nos quede apelmazado.
  • En un molde tipo plum cake lo encamisamos con mantequilla y harina. Podemos poner en la parte de abajo un poco de papel de horno.
  • Se hornea a 170 grados unos 30 minutos. Comprobar pinchando si está hecho antes de sacarlo del horno. Cada uno es diferente, a veces con menos grados calienta más uno que otro. 
  • Nota: Si no se dispone de tamizador se pueden echar las harinas sobre un colador de malla fina e ir echándolas poco a poco para que entren bien aireadas a la masa.

Sed felices y probad cosas nuevas o de siempre sanas y ricas ricas.

martes, 12 de noviembre de 2019

Arroz con berenjenas

Un plato para novatos o para los que tengan pocas ganas de cocinar, pero sí de comer bien y rápido. Escribiendo este post me ha llamado mi novato favorito y me he muerto de risa con él, le mandé la foto de este plato para saber si le podría gustar y al hablar con "mi novato", le he dicho: "Un plato bobo bobo"... y muertos de risa. Bueno, sé que la berenjena no es santo de devoción de algunos como por ejemplo, de mi amiga Isabel, del blog "Cakes para ti", entrad aquí a ver sus platos y las recetas tan ricas que tiene. Me he acordado así de repente de Isabel al hablar de que a algunos no les gustan demasiado. En Jerez de la Frontera hay un muy buen restaurante que nos encanta y al que vamos a menudo y sirven entre otras maravillas unas berenjenas finas, fritas, crujientes y deliciosas servidas en un plato blanco, grande y sobre una capa de salmorejo. Una cosa mala lo que nos gusta este plato, que solemos pedirlo para compartir al centro de la mesa, este restaurante se llama "Venta Esteban", (entrad en el enlace y veréis el pintón que tiene mi restaurante favorito) uno de los mejores en cocina tradicional y de mercado en Jerez.
arroz-blanco-con-berenjenas-y-cebolla
En fin, esta receta se hace con pocos ingredientes y que si te falta alguno será seguro la berenjena y esta se encuentra en cualquier frutería o supermercado, no tiene secreto alguno. Se puede comer caliente o templado, queda muy bueno con la berenjena tan blandita y la cebolla pochada. Nada, no tiene nada, lo que os cuento, una bobería con sustancia y rápido como el tiempo que dura que se haga el arroz blanco y mientras en una sartén se va pochando la cebolla y la berenjena. Ideal para cenar o para un primer plato y luego solo un pescadito a la plancha y a correr, esto de un segundo plato, lo digo solo para los comilones que no es mi caso ahora, soy más de comer con los "ojos que con la panza".
arroz-blanco-con-berenjenas-y-tomate-frito


arroz-blanco-con-tomate-frito-y-berenjenas
  Ingredientes

1 Cebolla mediana
1 Puerro (opcional)
1 Berenjena grande
2 cucharadas grandes de Aceite de oliva virgen extra
3 cucharadas de Tomate frito (el mío de hoy, casero)
Sal
Romero 
Perejil

Nota: Os recomiendo un tomate frito de Mercadona, se llama Receta artesana y lo hay de tamaño pequeño y grande en tarro de vidrio. Muy buen tomate para sacarnos de apuros. Yo lo compro pequeño pues si lo abres lo gastas entero o casi entero. Dura dos días abierto en el frigorífico sin problema alguno.

Arroz blanco 

Aceite de oliva virgen extra (solo el fondo de una olla pequeña)
1 diente de ajo
Sal
Arroz (arroz bomba, en mi caso SOS)

Preparación del Arroz blanco
  • Se hace el arroz en una olla pequeña con tapa.
  • Se pone primero el aceite de oliva virgen en el fondo, se corta un diente o dos de ajo y se pone o entero o se corta pequeño. 
  • Ponemos un vaso de arroz y se rehoga con el aceite y el ajo, en cuanto el arroz esté algo transparente se añaden los dos vasos de agua. Siempre el doble de agua que de arroz.
  • Se echa la sal.
  • Se deja a fuego suave y destapado hasta que hierva el agua.
  • Se semitapa la olla y se deja durante 8 minutos exactos de reloj. 
  • Se tapa la olla completamente y se apaga el fuego. No abrid la tapa para que no se escape el vapor. 
  • Se deja en este caso solo unos 5 minutos reposando antes de mezclarlo con las berenjenas y la cebolla.
Preparación de las berenjenas 
  • En una sartén se ponen las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y se pone el diente de ajo con la cebolla y el puerro (solo la parte blanca) a pochar. La cebolla y el puerro cortados pequeño en juliana.
  • Cuando esté pochada la verdura añadimos la berenjena cortada en cubos medianos. 
  • Tapamos la sartén, tardan unos 6 minutos en hacerse las berenjenas.
  • Agregamos las tres cucharadas de tomate frito y mezclamos.
  • Dejamos cocinar un minuto todo junto y agregamos el arroz blanco.
  • El arroz blanco (todavía estará un poco entero); pero se terminará de hacer junto a la verdura y el tomate unos 4 minutos más aproximadamente.
  • Ponemos las ramitas de romero (opcional, también) y corregimos de sal.
  • Al servirlo lo decoramos con algunas hojitas verdes: Albahaca, hierbabuena, perejil... lo que prefiráis.
Nota: Se puede comer frío o caliente. Muy bueno de las dos maneras aunque yo lo prefiero caliente...ardiendo y tener que esperar un poco. 
berenjenas-con-tomate-frito

Sed felices y probad hacer cosas sana, ricas y económicas como este plato sencillo de arroz con verduras.

martes, 5 de noviembre de 2019

Coca de verduras y sardinillas

Esta maravillosa receta se la vi a mi amiga Montse del blog Cocina tu imaginación con unas recetas ricas y unas fotografías muy buenas, toda una inspiración, hace un trabajo muy bueno. Bueno, os cuento, esta coca es una delicia y muy rápida de hacer, la masa se puede hacer a mano o en cualquier procesadora, no requiere levados prolongados ni nada que nos haga esperar mucho, en poco menos de tres cuartos de hora la podemos tener lista. Esta masa la podremos utilizar también para hacer cocas de otros sabores, de todo lo que se nos ocurra y nos guste o simplemente utilizar la masa para base de un pastel salado tipo quiche. Os dejo otra coca con sardinas de la chef Carmen Ruscalleda que hice con una salsa muy antigua que está recuperada o esta otra coca con boquerones. En esta receta veréis que se puede utilizar de manera opcional o mantequilla o manteca de cerdo, yo siempre para este tipo de masas prefiero la manteca de cerdo pues nos deja una masa crocante y deliciosa. La coca se inventa gracias al aprovechamiento de los panaderos de la masa de pan que no había levado, se consume en Aragón, Cataluña, Valencia, Islas Baleares y en general se prepara en casi toda la costa mediterránea española. Las cocas son ideales para una cena rápida o como primer plato o aperitivo antes de comer. No he encontrado todavía a nadie que no le guste... la próxima la haré con jamón serrano y uvas ya que tengo mucha curiosidad.
coca-con-verduras-y-sardinas-en-conserva

coca-de-verduras-y-sardinas-en-conserva

coca-casera-de-verduras

coca-con-calabacín-pimientos-y-sardinas-en-conserva
 Ingredientes 

Masa
300 gramos de harina de fuerza
20 gramos de levadura fresca
100 gramos de Agua templada
50 gramos de Aceite de oliva virgen extra
50 gramos de Manteca de cerdo
1 cucharadita de Sal fina

Relleno
1 Cebolla grande
100 gramos de Calabacín 
1/2 Pimiento rojo 
2 Pimientos verdes (de los italianos)
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 Cucharadita de Pimentón dulce
Sal y pimienta

Nota: Una vez horneada se ponen unas sardinillas en conserva o cualquier otra conserva o lo que más os guste, boquerones, mejillones en escabeche, anchoas...y le agregamos unas hojas frescas de hierbabuena o albahaca.
Bolsa-con-las-verduras-cortadas-y-aliñadas
Preparación
  • Lo primero que haremos será la masa pues debe reposar antes de estirarla unos 20 minutos.
  • Ponemos la harina de fuerza y la sal, mezclamos.
  • Agregamos el agua templada donde antes hemos disuelto la levadura.
  • Ponemos el aceite de oliva virgen extra y la manteca. 
  • La manteca debe estar a temperatura ambiente.
  • Amasamos. 
  • Dejamos tapada en un recipiente durante 30 minutos.
  • La cortamos por la mitad y estiramos con un rodillo, debe quedar muy fina.
  • Mientras está reposando la masa, cortamos pequeño, la cebolla, el calabacín y los pimientos, el rojo y los verdes.
  • Yo he utilizado una bolsa apta para alimentos e introduje toda la verdura y allí mismo le puse el aceite y la cucharadita de pimentón. Lo dejé un rato hasta que la masa estaba lista.
  • Con esta cantidad de masa salen dos cocas medianas. Deben quedar muy finas. 
  • Se reparte la verdura en cada una de ellas y se hornea con el horno precalentado a 200 grados. 
  • Se deja dentro del horno unos 20 minutos. En cuanto veamos que están listas las sacamos y servimos inmediatamente.
Coca-de-verduras

masa-de-la-coca

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 29 de octubre de 2019

Bizcocho de naranja con una naranja entera

Yo creo que debía ser la única en el mundo que no conocía este bizcocho, a cada uno que se lo di a probar me preguntaba lo mismo: ¿Este es el famoso bizcocho de naranja de la Thermomix? y yo, ni idea y eso que tengo la máquina desde hace más de veinte años. Esta receta la tenía apuntada en un cuadernito que una vez desapareció y que yo tenía un disgusto como si hubiese perdido una joyita, (apareció al cabo de un tiempo sin buscarlo y vaya alegría me llevé); raramente no sé quién me ha dado una receta, lo normal es que apunte si la vi en la televisión o me la dio una amiga o lo que sea. En esta receta, ninguna nota del autor...ja, ja, ja. Así que me llevé una sorpresa cuando me decían tan seguros que era de la Thermomix y yo sabía que esas personas no tenían la máquina, así que doble sorpresa. Bueno, os lo presento, aunque seguro que no hará falta alguna que os dé esta receta tan deliciosa y por lo visto famosísima. Yo como es habitual he cambiado algunas cantidades en los ingredientes, cada dulce que contenga más de 150 gramos de azúcar me parece una exageración, así que a este también le quité azúcar, pues lleva la receta 250 gramos y eso es demasiado lo mires como lo mires. Salió tan rico que hice un experimento, al siguiente bizcocho le añadí chocolate, Cacao Valor en polvo  con la misma receta y la misma preparación, quedó maravilloso. Os dejo también las fotografías.
Bizcocho-hecho-con-una-naranja-entera
Os cuento una anécdota, esa tarde todavía con el bizcocho caliente llegó una amiga a recoger a sus perros acompañada de un niño precioso al que no conocíamos, Pablo, de cuatro años, de padre español y madre centroamericana, el chiquito con un desparpajo y un vocabulario que ya lo quisiesen para sí uno de diez o doce años (de los adultos prefiero no hablar), total, le pregunto al niño si le gustaría probarlo y me cuenta que a él le gustan mucho los bizcochos hechos en casa, lo prueba y le encanta, entonces vuelve a la cocina y mirándome hacia arriba (yo estaba de pie cortando bizcocho), me pregunta: ¿Tú me darías unos trozos más para que lo prueben mis hermanos? y añade: "te aseguro que a mi madre si le das la receta nos lo hará", me quedé perpleja de ese dominio de vocabulario y esa expresión oral con solo cuatro años recién cumplidos. El "te lo aseguro" se ha quedado de broma con mi amiga, cuando la llamé posteriormente, le pregunté: ¿El "te lo aseguro", cómo está? ¿Le dio a sus hermanos o se los comió por el camino?. Una cosa este niño y encima precioso, con unos ojos claros y una expresión increíble, con él seguro que no te aburrirías nunca, pues te daría conversación suficiente para echar un buen rato con un pedacito de bizcocho y un té y con ese vocabulario y con esa expresión oral tan fluida, esa tan maravillosa e innata capacidad de expresión oral, seguro que nadie se puede aburrir. En fin, un niño de esos que me impactaron y no lo he vuelto a ver ni sé si lo veré otra vez, pues no tengo ninguna relación con su familia.
bizcocho-con-naranja-de-mesa-entera

Bizcocho-ideal-para-tomar-una-merienda
 Ingredientes

1 Naranja de mesa entera (con la piel gruesa, no las de zumo)
125 gramos de azúcar (la receta original ¡250 gramos...!)
3 Huevos grandes o 4 medianos
100 gramos de Mantequilla
1 Yogur tipo griego o natural
250 gramos de Harina de repostería (la compré de la marca Gallo)
1 Sobre de levadura Royal
Una pizca de sal fina

Para el Bizcocho de naranja y chocolate

Los mismos ingredientes anteriores más dos cucharadas soperas colmas de Cacao Puro Valor 100% en polvo 

Preparación de los dos bizcochos 
(En el de chocolate solo añadirle el cacao puro 100% Valor en polvo)
  • Lavar la naranja, bien lavada y secarla. Cortarle los extremos.
  • Cortar esa naranja por la mitad se usa entera y con la piel y así hasta tener 16 trozos.
  • Echarla en la batidora o Thermomix para triturarla bien y añadir el azúcar.
  • Mezclar bien.
  • Poner la mantequilla y el yogur. Seguir mezclando.
  • Añadir los huevos. En el de chocolate, añadirle además en este paso el cacao en polvo.
  • Ahora ponemos la mitad de la harina y el sobre de levadura en polvo Royal (o el que uséis) y la pizca de sal fina.
  • Seguid mezclando a mano. 
  • Añadimos la otra mitad de la cantidad de la harina de repostería y hacemos los mismo hasta que no queden grumos.
  • Quedarán algunos trozos muy pequeños de la piel de la naranja, pero no importa, es así.
  • Encamisamos (con mantequilla y harina) un molde tipo plumcake. 
  • Golpeamos el molde sobre la mesa para que no quede aire e la masa, dad solo tres golpes secos y se asentará bien en el molde.
  • Ahora en crudo, ponemos por encima un poco de azúcar molida para que haga algo de costra.
  • Lo metemos en el horno previamente caliente a 180 grados unos 30 o 35 minutos. Cuando se vea dorado estará hecho, pero nunca está de más pincharlo por el centro para asegurarnos, que ya sabemos como son los distintos hornos.
  • Se saca y se esperan unos 5 minutos para desmoldarlo.
  • Cuando esté ya templado se espolvorea con azúcar glas a discreción.
  • Veréis la miga el color naranja tan bonito que le queda. A este bizcocho no le hace falta ni colorantes ni nada de nada, solo ganas de comerlo y listo.
Bizcocho de naranja y chocolate Valor
Bizcocho-con-naranja-y-chocolate-de-miga-esponjosa

Bizcocho-de-naranja-y-chocolate-Valor


Receta con Thermomix 
(Receta original de Thermomix copiada del recetario oficial)
  • Pondremos en el vaso de la Thermomix: el azúcar, los huevos y la naranja troceada en cuartos, (aquí ellos utilizan una naranja de zumo de piel fina), yo una de mesa, es decir de piel gruesa y grande.
  • Programaremos durante 3,5 minutos a 37 grados y a velocidad 5. 
  • Posteriormente añadiremos el aceite y el yogur y mezclaremos durante 20 segundos a velocidad 2.
  • El siguiente paso es ir incorporando la harina tamizada, la levadura y la sal. 
  • Programaremos 20 segundos a velocidad 2 y cuando acabe bajaremos lo que haya quedado en las paredes del vaso con la espátula y volveremos a mezclar de nuevo, misma velocidad, mismo tiempo.
  • Y al horno. 180 grados 30 minutos. Os dejo aquí la receta original de Thermomix 
Bueno, espero que os guste, a los que lo hayáis conocido antes, pues nada, recordaos solo este pedazo de bizcocho y a los que no como yo, pues tenéis que probarlo ya que es sencillo y siempre sale bien. Yo ya lo he hecho seis o siete veces y no exagero.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...