martes, 11 de febrero de 2020

Pan de Pita

A los que me vistáis normalmente ya os conté que compré un tajin muy bonito y que todavía no he usado, bueno solo lo he curado; pero claro, me hacía falta hacer algún pan árabe o cualquier pan que me ayudara estéticamente para completar la jugada con la receta de tayin de pollo que haré ya mismo. Ni me lo pensé, fue pensar en el pan de pita y hacerla, este pan es de casi toda la zona mediterránea y Cercano Oriente, un pan muy consumido entre los árabes en general, es habitual encontrarlo en Egipto, Grecia, Marruecos o los batbout os los dejo aquí que hice hace algún tiempo (que son algo más pequeños que los de pita); Turquía... Líbano...No me han salido mal, sé que está feo que lo diga, la mayoría salieron hinchados y huecos por dentro. Ya sé el porqué algunos no se inflaron, es solo cuestión de no haberlos estirado lo suficiente. Los tiempos de levados son muy cortos, el primero de una hora y el segundo y muy importante de diez minutos. No tiene casi nada más, salvo que deben ir al horno en la bandeja que tiene que calentar dentro del horno. Estos panes se pueden congelar y ya los tengo casi todos en tres bolsas y dentro del congelador para cuando me hagan falta solo los sacaré y les daré un calentón rápido en una sartén o en el horno. Solo me quedará servir el tajin y que utilizaré los limones fermentados de Marruecos (que os dejo aquí también), el cous-cous y el pan de pita y espero que salga bueno o algo parecido, nada más que por las molestias que me estoy tomando, bien podría ayudarme la suerte, muchas veces con solo un poco te apañas y si nadie te llama por teléfono mejor; he de confesar que algunas veces por culpa de mis despistes y charletas se me ha quemado algo...; confesad...ja, ja, ja.

Este pan además se puede utilizar para hacer pequeños bocadillos rellenos con queso, jamón serrano con tomate y aceite de oliva o de lechuga u hojas verdes y tomate con mayonesa y atún, de dulce también, ¿a ver quién nos dice que no se le pueda poner Nutella? Este pan sirve para sacarnos de un apuro y se tarda muy poco en hacerlo. Lo ideal es hacer la masa y dejar la hora entera del primer levado y luego ya encendemos el horno y mientras hace el segundo levado de diez minutos ya solo nos queda cocinarlos y listo. Se enfrían muy rápido pues al no tener apenas miga no conservan el calor.
Pan-de-pita-para-rellenar

pan-de-pita-para-hacer-bocadillos

pan-de-pita-para-rellenar-pan-árabe

Panes-de-pita-para-rellenar-o-acompañar-cualquier-plato-árabe

Pan-árabe-de-trigo

pan-de-pita-para-rellenar-o-acompañar-tayin-y-cous-cous
Ingredientes
500 gramos de Harina (todo uso, yo el paquete azul y blanco de Mercadona)
20 gramos de Levadura fresca de panadería
10 gramos o una cucharadita de Sal fina
1 Cucharada sopera de Azúcar morena o blanca
300 gramos de Agua templada
3 Cucharadas soperas de Aceite de oliva virgen extra
masa-de-pan-de-pita-después-del-primer-levado
A la izquierda, se ve la masa cuando la vuelco sobre la mesa enharinada ligeramente. Se degasifica y se amasa ligeramente y se cortan las porciones  A la derecha, se cortan las porciones de pan de pita.
bolitas-de-pan-de-pita-y-ya-las-masas-estiradas
Se hacen las bolitas,  se dejan las marcas de la masa hacia abajo. Se esperan los 10 minutos del segundo levado y se estiran como veis en la imagen derecha. 
Preparación
  • Ponemos el agua a calentar brevemente en el microondas o en una ollita.
  • Cuando esté templada no más de 25 grados, debemos desmenuzar la levadura y revolver hasta que esté disuelta completamente en el agua.
  • En un bol grande o en el vaso de la Thermomix ponemos la harina tamizada y añadimos la sal fina. Removemos.
  • Añadimos la cucharada de azúcar (morena o blanca) y mezclamos.
  • Ponemos las cucharadas de aceite de oliva virgen extra y seguimos mezclando. 
  • Ahora añadimos la mitad de la cantidad de agua. Mezclamos un minuto.
  • Seguimos añadiendo el resto del agua con la levadura ya disuelta en ella.
  • Amasamos a velocidad "espiga" de la Thermomix y la dejamos amasando unos 10 minutos.
  • En caso de hacerlo a mano debe quedar la masa elástica y al principio es algo pegajosa. Después se irá despegando de las paredes del recipiente.
  • Tapamos la masa (yo la dejé dentro del vaso de la Thermomix y salió por la parte de arriba donde va el bocal de la tapa pasada la hora. Esto depende del calor o humedad que haga en vuestras cocinas. En la Thermomix el vaso después de haber amasado unos diez minutos queda algo caliente, así que ese calor residual viene muy bien para el levado o fermentación.
  • Cuando haya doblado el volumen se saca de la amasadora y se vuelca sobre la mesa con algo de harina y se desgasifica.
  • Se amasa brevemente y se cortan las porciones del pan y se forman bolitas, hay que tener en cuenta que los pliegues de la masa deben quedar para abajo.
  • Ahora llega un momento importante. Se tienen que dejar estas bolitas del pan de pita reposar estos diez minutos para que sea más fácil estirarlas.
  • Si se estiran bien y quedan finas, se hincharan y si las dejamos sin estirar bien no se inflan ya que tienen más masa y hará más miga. Algunos se me pusieron gorditos y otros no tanto. Os lo recomiendo. Estirar mucho la masa para que os queden perfectas estas pitas. La segunda horneada me quedaron todos los panes inflados y perfectos para rellenar.
  • Se estiran hasta que tengan unos 12 o 14 centímetros de diámetro.
  • Estos panes de pita van directamente sobre la bandeja del horno que debe estar también caliente pues cundo encendemos el horno la dejamos dentro con el horno a 220 grados, a media altura, calor arriba y abajo y sin ventilación.
  • Los dejamos dentro del horno unos 10 minutos. Hasta que los veamos un poco dorados, no demasiado. Se sacan y se van tapando si las vamos a consumir en ese momento. Si no lo vamos a consumir las dejamos enfriar y las metemos en bolsitas de congelación aptas para alimentos y ya las tendremos listas para consumir cuando las necesitemos.
Bueno, nada más. Si los preparáis me tenéis que contar cómo os quedó. Seguro que con lo que os he contado os quedaran perfectos. 
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 4 de febrero de 2020

Pastela moruna

Esta receta ha sido completamente casual, entré en un bazar de unos chicos marroquíes y compré allí un tajin y me empezaron a preguntar un poco sorprendidos que fuera yo a cocinar en ese tajin, ya que dice que no lo suelen vender para los no árabes, pues que el público de aquí no conoce bien cómo se usa. Les conté brevemente que tenía un blog de cocina y que adoraba la cocina de su país, que nunca he ido a Marruecos, pero que me parece una cocina brillante, una cocina popular, completa, con ingredientes muy sanos y con esa huerta que tienen y aprovechan maravillosamente; total, les enseñé algunas recetas de mi blog y entre las últimas estaba las basbousas de sémola. El chico me decía que hacía mucho que no las comía y decía: "Qué bueno", así que entre una charla y otra me dieron la receta de esta pastela moruna de pollo que hoy os muestro aquí. Ellos también me explicaron cómo se curaba el tajin para el primer uso. Solo ponerlo encima de una plancha de hierro (yo en una sartén de acero fundido grande) y ponerle a la bandeja inferior agua hasta arriba y una cucharada de aceite de oliva. Dejar que se vaya evaporando el agua hasta que no quede nada de agua y dejarlo secar completamente al aire.Ya estará listo para cocinar en él, ya que comentaban que si no se curan bien la primera vez se pueden romper. El tajin la mostré por Instagram y no llegó ni a diez euros, una compraza que hice ese día y me volví a mi casa en taxi la mar de contenta...pesaba mucho, por cierto.

Esta receta no es nada complicada, lo fundamental es tener las especias marroquíes, sobre todo el Ras el hanout que es una mezcla de cúrcuma, azafrán, pimienta, jengibre, canela y alguna más. Con estas especias, por si no las encontráis juntas, se pueden mezclar en un plato y añadirlas al pollo para guisarlo. 

Hay que hacer el pollo con anterioridad y dejarlo enfriar. Ya sabemos que a las masas los rellenos calientes le van fatal, hay que tener paciencia y ponerlo sobre la masa solo cuando esté frío.

Vamos allá con la receta. Muy sencilla. 
Pastela-de-pollo


pastela-rellena-de-pollo-y-almendras

pastela-detalle

Pastela-moruna-rellena-de-pollo-y-almendras

porción-de-pastela-moruna-de-pollo
preparación-del-pollo--con-especias-ras-el-hanout
 Con el pollo ya frío desmenuzarlo con las manos o en la procesadora y poner sobre la masa filo y añadir la salsa reducida para que no quede seca. Pollo-antes-de-desmenuzarlo-y-salsa-reducida
Ya extendidas las dos masas filo formando una cruz, rellenar y poner la salsa reducida con las almendras enteras.
Montaje-de-la-pastela-moruna-de-pollo-salsa-y-almendras
Ya rellena y al horno, muy importante pincelar por los dos lados la masa filo con mantequilla
Montaje-y-horneado-de-pastela-moruna
Ingredientes
1,200 gramos de Pechuga de pollo (puede ser un pollo entero)
9 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
3 Cebollas grandes
1 Cucharada rasa de canela
1 Cucharada rasa de pimienta negra
Caldo o agua (yo agua mineral)
 (Al poner poca cantidad con el propio pollo queda una buena base para hacer luego la salsa).
Sal 
10 Dátiles (opcional)
1 Cucharada sopera de Pasas de uva sin semilla
1 Cucharada grande de Especias marroquíes Ras el Hanout

Se puede hacer con la siguiente mezcla de especias:

1 Cucharadita de Pimienta negra y otra de pimienta blanca
1 Cucharadita de clavo
1 Cucharadita de Cardamomo
1 Cucharadita de Nuez moscada (recién rallada)
1 Cucharadita de canela en polvo
1 Cucharadita de de jengibre rallado 
y
2 Cucharaditas de Cúrcuma

 3 o 4 hojas de Masa filo 
Azúcar glas y canela para decorar la pastela

Preparación
  • Se echan las especias sobre el pollo y la sal (Pimienta negra y canela además de la cucharada del ras el hanout) en caso de tenerlo, yo creo que ya casi se encuentra en cualquier tienda especializada o de las que venden a granel. 
  • Se deja macerar el pollo una hora solo con las especias.
  • Cortar las tres cebollas (corte pequeño).
  • Echarlas a la olla y dejar que se ablanden y queden transparentes.
  • Ponemos los trozos de pollo, yo compré solo pechuga y la corté en trozos medianos para que no tardara demasiado. Se puede hacer el pollo entero, aunque deshuesarlo es más lento. Eso ya a gusto del cocinero.
  • Damos una vuelta al pollo sobre el aceite y las cebollas para que quede todo bien impregnado.
  • Añadimos el agua o caldo. Que lo cubra a lo justo.
  • Ponemos los dátiles (opcional) y las pasas de uva sin semilla.
  • Dejamos cocinar hasta que le pollo esté hecho.
  • Retiramos el pollo a una fuente honda y esperamos que se enfríe.
  • Mientras dejamos reducir la salsa hasta que quede un poco espesa. Al quitar el pollo veréis que el caldo resultante es poco y se reduce en unos 20 minutos a fuego medio bajo.
  • Reservar la salsa para echarla por encima del pollo cuando ya lo tengamos desmenuzado sobre la pastela. 
  • Guardar la salsa en un cuenco en el frigorífico si lo dejamos para el día siguiente.
  • No se puede desmenuzar el pollo hasta que esté frío completamente. Yo lo preparé el día anterior a montar la pastela.

Montaje de la pastela moruna

  • El molde lo enmantequillamos y sobre una hoja de papel vegetal vamos colocando las láminas que vayamos a utilizar para la pastela y las pincelamos con mantequilla, antes ponerla un poco en el microondas para que se derrita.
  • Colocamos las dos primeras hojas de masa cruzándolas para asegurarnos que no se romperán y que nos sobran partes de la hoja por los lados para poder cerrarla bien.
  • Estas pastelas suelen ser redondas así que si la masa es rectangular la vamos acoplando. Una primera hoja la puse entera y la siguiente la corté por la mitad y la coloqué en forma de cruz.
  • Una vez rellena con el pollo, poner la salsa por encima cubriendo bien toda la capa de pollo. 
  • Colocar unas almendras enteras y volver a poner otro trozo de masa filo para tapar toodo y doblar las primeras hojas hacia arriba para cerrar completamente la pastela.
  • Darle la vuelta a la pastela una vez esté cerrada y hornear a 200 grados unos 30 minutos aproximadamente. Hasta que esté dorada. Horno con calor arriba y abajo.
  • Se saca una vez esté dorada y cuando esté templada la adornamos con canela molida (espolvorearlo con la ayuda de un colador de malla fina y hacer con alguna plantilla una decoración con el azúcar glas. Yo utilicé unas plantillas que compré hace tiempo en Tiger (la tienda esa con cantidad de cosas baratas y muchas muy monas).
  • Nada más, se puede comer caliente o fría. 
Os enseño mi tajin (se pronuncia tayin) por menos de 10 euros... más feliz que una perdiz.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas. 

martes, 28 de enero de 2020

Profiteroles rellenos de nata con ganache de chocolate

No tengo más remedio que empezar este post contando todo lo que me ha pasado con esta famosa receta, famosa; pero también como diría El Comidista, (blog de cocina de El País), "viejuna", una receta viejuna, tal cual. Se me ocurrió hace poco tiempo volver a probarlos ya que en mi casa los servían allá por los años 70, se pusieron de moda y estaban en casi todas las cartas de los mejores restaurantes de Madrid y de muchas otras ciudades más, por ejemplo, en El Faro de Cádiz los he pedido mil veces y la verdad, no sé cómo se ponían en la casa de mis padres (allí en nuestra cocina no se hacían seguro) lo de "no sé cómo", es que ya he contado mil veces y siempre nos reímos mucho con estas historietas de mi madre que no sabe y no le ha gustado nunca cocinar y yo no recuerdo exactamente la manera en la que en aquellas citas importantes o con invitados, mi madre se las arreglaba para servirlos de postre, yo entonces seguro que no los hacía, quizá mi madre los encargaría en la pastelería Mallorca o vaya usted a saber, ni idea. 

Total, aquí estoy y os voy a contar que algo tan aparentemente fácil no lo es en absoluto, si no das con la receta perfecta, claro. He tenido que hacer esta receta en una sola semana tres veces..., (también es verdad que soy insistente y cabezota); pero no los hice tantas veces porque quisieran repetir en mi casa, no, sino porque no había manera de que quedaran decentes, por decentes me refiero que además de altos deben quedar huecos para después poder rellenarlos de nata o de crema pastelera o crema pastelera de chocolate, como os cuento hice antes de esta, dos tandas más y eran para "echarlos"...ja, ja, ja. La primera no quedó demasiado mal y la segunda ni os cuento, eran directamente pequeñas ensaimadas aplastadas. No hice fotografías como os podéis imaginar. Hasta que se me iluminó la bombilla y de repente me acordé que una amiga francesa, Marina, con un blog precioso los tenía hechos y en una acción portentosa los fue haciendo poco a poco para completarlos el día de la boda de su hermano en Burdeos en una celebración para setenta personas, aquello me impactó, por eso fui directamente a su maravillosa receta y aquí están tan bonitos, gordos e inflados y con un sabor tradicional que solo lo da la leche y la mantequilla, el relleno y el chocolate caliente por encima ya le da el toque final, pero lo más importante es que la pasta choux nos salga perfecta, en repostería no hay nada casual, todo debe hacerse como marcan las normas, no se puede improvisar, en esta receta lo más importante es remover hasta que la masa se vaya secando o mejor dicho perdiendo humedad, este es el punto principal, por esto yo tardé una semana y tres recetas distintas por no haber acertado a la primera. Hay muchos blogs o webs de cocina o incluso páginas de grandes marcas que o no han hecho las recetas o no las han hecho ellos, sino de otra manera no nos pasarían estas cosas, por esto es importante que las recetas de este tipo deben ser de blogs o webs totalmente fiables, en este caso la receta de Marina (mirad el enlace) lo era, yo me fiaba sin duda alguna, encima era una receta del libro del chef Cyril Lignac. Bueno, después de esta presentación voy con la receta que sin duda es una maravilla.

Con estos profiteroles se monta la famosa tarta francesa para la celebración de banquetes de bodas, Croquembouche, palabra que proviene del francés y significa "crocante en la boca"; es un tipo de tarta formado por profiteroles y que al final del montaje tiene forma de cono y van unidos por hebras de caramelo  y hechos solo con esta pasta choux y por supuesto rellenos normalmente de crema pastelera.
profiteroles-con-nata-y-chocolate-caliente

profiteroles-con-ganache-rellenos-de-nata

profiteroles-pasta-choux

profiteroles-pasta-choux-y-hierbabuena

profiteroles-pasta-choux

profiteroles-rellenos-de-nata-montada
Ingredientes para la masa choux

190 gramos de Leche entera 
75 gramos de Mantequilla (sin sal)
3 gramos de Azúcar
2,5 gramos de Sal fina
90 gramos de harina 
140 gramos de huevos 
(unos 3 huevos, hay que pesar las yemas y claras)

Decoración
Azúcar glas para espolvorear al servirlos
Hojas de hierbabuena

Preparación
  • Lo primero es poner la leche en una cazo mediano al fuego y añadir la mantequilla en trozos y el azúcar y la sal fina. La sal es lo que hace que por dentro queden huecos.
  • Se revuelve hasta que la mantequilla esté completamente disuelta.
  • En cuanto hierva se retira del fuego y se añade la harina (previamente tamizada) de golpe (ya sin fuego).
  • Se remueve bien hasta que no quede ningún grumo.
  • Se vuelve a poner a fuego bajo y removemos unos diez minutos aproximadamente, yo lo hice 12 minutos. Debe perder la humedad.
  • Pesamos los 3 huevos o dos si son muy grandes, deben pesar exactamente los 140 gramos de la receta original entre clara y yema.
  • Los batimos ligeramente y los vamos añadiendo de uno en uno. 
  • No se puede incorporar más huevo hasta que el primero se haya unido bien a la masa. 
  • Seguimos añadiendo el resto de los huevos siempre poco a poco. Nos dice Marina que el último huevo es el que nos puede arruinar la masa volviéndose líquida y eso ya no tiene remedio.
  • Debe quedar la masa cuando levantas el mezclador con la forma del "pico de pato", tan usado en repostería para comprobar la densidad de la pasta.
  • Se mete la masa en una manga pastelera de boquilla lisa y se van poniendo separados (pues crecen bastante) sobre una plancha de silicona o un papel vegetal de horno.
  • Se hornean con el horno previamente calentado a 165/170 grados durante unos 25 minutos. Cada cual conoce su horno y más o menos podéis calcular por vuestra experiencia. Deben quedar algo dorados.
  • Pasado este tiempo se saca la bandeja del horno y a los cinco minutos se colocan sobre una rejilla hasta que estén completamente fríos.
  • Se pueden hacer y congelar o bien guardarlos en un Tupperware para que nos duren unos días sin problema. 
  • El relleno es muy sencillo en mi caso, le puse nata montada fría por dentro. Utilicé la nata de la Asturiana que viene en las botellas con presión, solo pinchar los profiteroles por debajo con la propia boquilla de la nata y rellenarlos.
  • Se deben rellenar justo antes de servir.

Ganache de chocolate
200 gramos de Nata líquida con el 35% de grasa
200 de Chocolate negro Valor 70% de Cacao
1 cucharadita de ron o de coñac (opcional)
(Si queréis hacer menos cantidad siempre es la misma proporción 50/50,
es decir: 100 gramos de chocolate y 100 de nata del 35%)

  • Se pone la nata a calentar en una olla pequeña y se añade el chocolate troceado. Se revuelve.
  • Se añade el ron o el licor que se haya elegido y se deja un minuto hasta que se evapore el alcohol (si no hay niños).
  • Siempre a fuego bajo.
  • Cuando comience a hervir se retira del fuego.
  • Se deja en la olla para calentar nuevamente la ganache cuando se vaya a servir.
  • Se suele llevar a la mesa en una jarrita para tomarlo caliente.
recién-salidos-del-horno
Aquí ya enfriándose sobre la rejilla para rellenarlos
Profiteroles-esperando-el-relleno-de-nata
Bueno, espero que os haya gustado esta receta tan rica y que tantos disgustos me ha dado, ahora, al fin esta es la receta perfecta, lo certifico...ja, ja, ja.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 21 de enero de 2020

Basbousa (Dulce marroquí con coco)

Llevo ya unos cuantos años con mucho interés por la cocina árabe y sobre todo por la del norte de África que nos ofrece muchas cosas interesantes con productos básicos, sencillos y de primera calidad, hace años probé este típico dulce de harina de sémola y coco, la receta me la dio mi profesora de la Escuela de Hostelería en un curso que hice allí, la misma persona que me dio a conocer los limones fermentados; se nota a medida que la vas preparando la simplicidad de la receta, no tiene nada difícil de hacer, la decoración de cada tartaleta es a voluntad; pero siempre todas distintas aunque utilizan los mismos ingredientes para decorar, coco y almendras. Las hice en menos de media hora, no se tarda nada y merece la pena probarlas. Después lo que hice fue cortar unas tartaletas en pequeños triángulos y las serví con el café después del almuerzo. Era lo justo de dulce para terminar esa comida. Tienen un aire rústico y popular y de sabor están deliciosas, lleva un ligero baño de almíbar con naranja y luego un poco de mermelada, yo utilicé una que compré en Lidl de manzana y canela, pero se podría poner cualquier otra como por ejemplo, una de melocotón o de naranja (sin frutas) solo mojar el pincel y listo para que la decoración se adhiera bien y no se mueva. Os dejo otro dulce marroquí que hice hace tiempo y que solo con verlos ya sabes que son árabes, los chebakia, una delicia aunque bastante más complicados que esta receta de hoy. 
dulces-marroquíes-de-coco-y-sémola

dulces-marroquíes-de.sémola-y-coco

dulce-de-Marruecos
 
decoración-con-almendras-y-coco-rallado

Dulce-de-sémola-y-coco
Ingredientes 
170 gramos de Harina de sémola de trigo 
(De venta en Mercadona: Migas)
30 gramos de Coco rallado
1 Yogur natural
90 gramos de Azúcar
120 de Aceite de girasol
2 Huevos
Una pizca de sal fina
Ralladura de la piel de una naranja
Zumo de media naranja (de mesa)
8 gramos de Levadura en polvo (Tipo Royal)

Almíbar
3 cucharadas de azúcar
El zumo de una naranja entera
50 ml. de Agua mineral

Decoración
Almendras crudas o piñones
Coco rallado
pasos-del-dulce-basbousa-marroquí
Preparación

  • Se baten los huevos con el azúcar. Se puede hacer en procesadora tipo Thermomix.
  • Se añade la piel de una naranja y los 10 ml. de zumo de la naranja
  • Añadir el yogur y el aceite de girasol.
  • Incorporamos los ingredientes secos: la harina de sémola, la levadura y por último el coco rallado.
  • Mezclamos bien y preparamos los moldes de las tartaletas con mantequilla o aceite de girasol.
  • Se deja reposar la masa unos 10 minutos y se rellenan las tartaletas hasta dejar un cuarto de altura libre. Imagen 1.
  • Se hornean durante 15 minutos a 180 grados.
  • Mientras se prepara el almíbar para pincelar las tartaletas. 
  • En un recipiente pequeño ponemos al fuego el azúcar y mezclamos con los líquidos. Dejamos hervir y retiramos. Imagen 2.
  • Antes de que se enfríen (el almíbar y las tartaletas) pincelamos las tartaletas con el almíbar. Imagen 3.
  • Ahora ponemos en un plato un poco de la mermelada y la calentamos brevemente en el micoondas para facilitar el pincelado sobre las tartaletas. Imagen 4.
  • Las almendras las tostamos en una sartén pequeña hasta que se doren un poco (no demasiado).
  • Decoramos las tartaletas cada una diferente a la otra, pero con los dos ingredientes iguales, coco y almendras tostadas.
  • Dejamos enfriar bien y las desmoldamos. Yo lo hice sobre el molde pues son de silicona. Si no se está muy seguro de que el desmoldado será fácil sería mejor primero sacarlas de su molde y luego decorarlas.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 14 de enero de 2020

Chipirones afogados (Receta asturiana)

Estos chipirones me encantan, son muy típicos en muchos bares y sidrerías asturianas. Muy sencillos de hacer aunque lo más importante es limpiarlos uno a uno, despacio,  quitándoles bien la fina piel que los recubre y por dentro también ya que suelen tener algo de arena,  esto es lo más entretenido, el resto es coser y cantar. Se hacen con muy pocos ingredientes aunque es fundamental el ron y el vino blanco o la sidra. Quedan muy jugosos y se pueden acompañar de patatas fritas o de arroz blanco, yo elegí esto último. Me encanta mezclar el arroz con la salsa y los chipirones que los corto pequeños para mezclarlo todo como se les suele hacer a los niños pequeños, pero me da igual cuando estoy en mi casa, así de esta manera "todo revuelto" me encantan. 
Asturias es de las comunidades más bonitas de España, cuando era pequeña pasé varios veranos en Oviedo y en Gijón, siempre me encanta volver, su gente es adorable y su gastronomía espectacular. Ir con tiempo a Asturias es lo mejor para poder recorrer sus pueblos maravillosos tanto los de montaña como los que están en el litoral del mar Cantábrico. Un viaje muy recomendable y una región maravillosa a la que siempre querrás volver. Bueno, os presento este plato sencillo típico de Asturias delicioso y muy fácil de hacer.
chipirones-en-salsa-de-cebolla

Chipirones-en-salsa-receta-asturiana

receta-asturiana-con-salsa-de-cebolla-y-vino

chipirones-en-salsa
Ingredientes 
750 gramos de Chipirones frescos
1 Pimiento verde fino
3 cebollas medianas
3 dientes de ajos
1 guindilla de cayena
1 cucharada de ron (en mi caso el oscuro)
1 copa de vino blanco o sidra (mejor sidra)
Perejil
Sal 
1 hoja pequeña de laurel
Aceite de oliva virgen extra
Arroz bomba 
1 Diente de ajo (para preparar el arroz blanco)

chipirones-frescos
Preparación
  • Limpiar los chipirones y retirarles la piel exterior.
  • Limpiarlos también por dentro. 
  • En una olla ponemos el aceite de oliva virgen (solo cubrir el fondo).
  • Cortamos las cebollas, el pimiento y los dientes de ajo (muy pequeño todo).
  • Cuando esté todo pochado se añade la cucharada de ron y cuando haya evaporado el alcohol agregamos el vaso de vino blanco o sidra.
  • Ponemos la hoja de laurel y la pimienta de Cayena.
  • Salamos los chipirones y los ponemos dentro de la olla. 
  • Se dejan cocinar a fuego suave entre 15 y 18 minutos. Depende del tamaño.
  • Mientras tanto aprovechamos para preparar el arroz blanco. 
Arroz blanco

Aceite de oliva virgen extra 
1 diente de ajo
Sal
Arroz (arroz bomba, en mi caso arroz SOS)

Preparación del Arroz blanco

- Se preparar el arroz en una olla no muy grande y con tapa.
- Poner primero el aceite de oliva virgen en el fondo.
- Cortamos un diente o dos de ajo y se pone o entero o se corta pequeño. 
- Ponemos un vaso de arroz y se rehoga con el aceite y el ajo.
- Cuanto el arroz esté algo transparente se añaden los dos vasos de agua. 
- Siempre el doble de agua que de arroz.
- Se echa sal al gusto.
- Se deja a fuego suave y destapado hasta que hierva el agua.
- Se semitapa la olla y se deja durante 8 minutos exactos de reloj. 
-Tapamos la olla completamente y se apaga el fuego. 
- No abrir la tapa para que no se escape el vapor. 
- Se deja en este caso solo unos 5 minutos reposando y se sirve.
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 7 de enero de 2020

Pollo con limones fermentados y miel

Una receta de Marruecos de esas fáciles y rápidas teniendo, claro, los limones fermentados  en sal y hechos con anterioridad, os dejo el enlace aunque es el post anterior a este donde os explico paso a paso cómo hacerlos; tienen quince minutos de preparación y luego poca cosa más, limones fermentados o encurtidos receta aquí. En esa receta veréis que me explayé bien, pero esta receta de hoy es tan sencilla que en unos minutos la tenemos lista para ponerlo en el horno y se acabó.

No os quiero ni contar el sabor de este pollo así preparado, una maravilla, en el limón encurtido lo que mejor se aprovecha es la piel y no el interior. Lo que le da sabor a la comida es justo la piel del limón, esto es muy importante saberlo. En el plato servido que os muestro serví: el pollo, puré de patatas, un trozo de limón en el centro y algunos gajos de cebolla morada, algunos dátiles y uvas pasas.
Pollo-limones-fermentados-puré-de-patatas-cebolla-morada-dátiles

Pollo-con-limones-fermentados-marroquíes

pollo-al-estilo-de-Marruecos-con-limones-encurtidos-en-sal

Frasco-de-limones-fermentados-para-el-pollo-al-horno-con-miel
Ingredientes

1 Pollo entero 
(Si es de corral mucho mejor...las gallinas felices de algunas de mis amigas)
1 Limón entero (Fermentado o encurtido)
1 Cebolla morada o blanca
Dátiles (opcional)
Uvas pasas
10 o 12 Almendras crudas (opcional)
2 o 3 Dientes de ajo enteros con piel
1 Vaso de caldo o de agua 

cuenco-con-adobo
Adobo

2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
3 Cucharadas de miel
Sal (poca)
1 Cucharadita colma de Pimentón dulce (o picante y menos cantidad)
1 Pizca de canela en polvo
1 Cucharadita generosa de comino en grano
1/2 Cucharadita de Pimienta negra recién molida 

pollo-pincelado-con-el-adobo
Preparación
  • Limpiar y preparar el pollo entero.
  • Poner en un recipiente pequeño los ingredientes del adobo.
  • Mezclando bien hasta que se una todo.
  • Pincelar este adobo por todas las partes del pollo.
  • Dejar un rato antes de hornear. Yo lo dejé 40 minutos.
  • Ponerlo en una fuente de horno o cazuela apta para horno (tiene bastante líquido)
  • Se corta la cebolla morada en mi caso en gajos y se colocan en la fuente, ponemos los dientes de ajo. 
  • Con un solo limón fermentado se hace esta receta.  Lo cortas en cuatro partes (por donde estaban los cortes en cruz). Introduces un cuarto de limón dentro del pollo y los otros tres los colocas muy pegaditos al pollo.
  • Se pone en el horno y pasados los primeros 20 minutos se le agrega el vaso de caldo o agua en el fondo de la fuente.
  • Va al horno a 170 grados (aproximadamente) y se deja hasta que esté hecho dependiendo del peso. Yo el mío lo dejé casi hora y media, pesaba dos kilos.
  • Este pollo se acompaña muy bien con un puré de patatas, arroz o patatas pequeñas hervidas y luego asadas a último momento en la misma bandeja o patatas fritas como dice mi amiga Concha: "Muchas papas".

Puré de patatas natural

6 Patatas grandes
125 gramos de Mantequilla sin sal
250 cc. de Leche (depende de las patatas) 
Sal

Preparación el puré de patatas natural

Se pone en la olla: las patatas (todas del mismo tamaño), el agua y la sal.
Cuando estén blandas se les quita la piel.
Se pasan por un pasapuré (no en batidora pues no queda bien)
Se agrega una vez trituradas las patatas, la mantequilla y la leche templada o caliente poco a poco dependiendo de lo compacto o más líquido que os guste.

Nota: Ya desde hace un tiempo seguí una recomendación de colocar el pollo en el horno con la pechuga hacia abajo, esto hace que poco a poco vaya cayendo el jugo del propio pollo e hidrate las pechugas, por lo general tan secas. Probad esta forma de hacerlo y veréis la diferencia.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 3 de enero de 2020

Limones fermentados o encurtidos marroquíes

Feliz año nuevo a todos, ya estoy de vuelta pues tuve que dejar un poco el blog estos días de navidades porque no me daba más de sí el tiempo para hacer todo lo que quería, debía o todo lo que me fuese posible hacer. La culpa la tuve yo (casi siempre somos actores de nuestras agendas y a veces nos hacemos los remolones), eso me pasó a mí volviendo a la ciudad en noviembre, el mismo día de las elecciones generales; claro, se me "despeñó" mi agenda de lo imprescindible antes de...tal fecha. Yo en el campo soy la más feliz del mundo mundial y luego lo pago corriendo y apretando las tuercas de mis días; vamos, corriendo para todo con la lengua fuera y queriendo encima tenerlo todo impecable... pues no, imposible.

Espero que os guste esta receta (que aunque siempre publico los martes de cada semana, por aquello de que si me pilla el toro, por lo menos tengo el fin de semana para escribir y editar fotografías...); pero en esta ocasión he hecho esta receta para celebrar el aniversario de mi blog. En unos días cumple ya 7 años y no he dejado de publicar, de cocinar y de aprender mucho. Parece mentira, algo que empezó como un entretenimiento y me ha dado mucho más de lo que yo esperaba, mucha gente estupenda y que somos casi una pandilla (digital), he aprendido mucho entre unos y otros, las empresas de menaje, muebles y electrodomésticos me han hecho regalos maravillosos, han tenido muchos detalles conmigo, regalos todos recibidos con mucho cariño como mis queridos Chocolates Valor y sus constantes detalles. Gracias a todos y sobre todo a mis lectores y seguidores, ya casi 25.000 que me parecen muchos muchos y las miles de visitas diarias. Gracias a todos por saber que no escribo solo para mí.
Limones-marroquíes-fermentados
Bueno, os presento hoy mis limones hechos al estilo marroquí, se conocen también como confitados (aunque confitar es el término que menos me gusta por ser el que menos describe o define el resultado final) también conocidos por fermentados o encurtidos estos limones típicos de la gastronomía de Marruecos y de la árabe en general. Es muy sencillo de preparar y solo hace falta paciencia y tiempo ya que requieren un mes aproximadamente de fermentación, ese primer día se dejan hechos en quince minutos y ya te olvidas de ellos, solo atenderlos cada dos o tres días para darle la vuelta al frasco. Se guardan con un papel de aluminio o bolsa oscura en cualquier armario o despensa de nuestras cocinas; repito, solo tiempo y paciencia. Estos limones los conocí por una profesora de la Escuela de Hostelería de Cádiz en la que hice un curso con ella y era una enamorada de la gastronomía de Marruecos, siempre nos decía que viviendo cerca (más o menos cerca) era la gran desconocida para muchos de nosotros. Todo un tesoro, decía ella.

Una delicia como quedan estos limones encurtidos o fermentados y cuando abres por primera vez ese tarro de vidrio y hueles el aroma que desprenden es una cosa maravillosa. Sirven para muchas recetas, acompaña el pollo, el cordero, el cous-cous...etc. Yo os pondré rápido una receta de pollo al horno con limones fermentados y miel. Una delicia. La he preparado ya y nos hemos quedado medio locos. Algo tan sencillo y con ese aroma...
limones-fermentados-al-estilo-de-Marruecos
Vamos ya con la receta. Lo primero, lavarlos a conciencia. Cortarles el extremo (uno solo).
Limones-encurtidos-con-sal-gruesa
 Hacerles el corte en "cruz" sin llegar abajo. Deben quedar unidos.
Corte-de-los-limones-en-cruz-con-sal
 Rellenar los cortes con sal marina gruesa.
limones-estilo-de-Marruecos-con-sal-fermentados
Introducir los limones en el frasco ya rellenos con la sal gruesa y agregar el jugo de los dos limones restantes. Apretad un poco. Al día siguiente les puse el agua mineral hasta llegar casi hasta arriba, dejando dos dedos libres para que se pueda mover el líquido del frasco y quede bien mezclado.
Limones-en-fermentación
Se me olvidó hacerle la foto...cuando ya lo llené de agua mineral caliente...
Frasco-de-vidrio-con-los-limones-fermentando
Ingredientes

Un frasco hermético de vidrio con capacidad para 2 litros (mínimo)
8 Limones ecológicos 
(o los que queráis hacer y dos más para exprimirlos)
Sal gruesa 
(aquí puedes usar sal marina o la sal que prefieras, la sal siempre es sal)
Agua mineral 
(En mi caso pues el agua es dura)

Preparación
  • Lo primero comprar un buen frasco de vidrio hermético y con capacidad.
  • Hacerte con unos buenos limones naturales, ecológicos.
  • Yo hice 6 unidades y compré 8 para exprimir los dos restantes.
  • Esterilizar el frasco. Os dejo aquí el blog de una amiga bloguera, Chus, con su blog "Nenalinda" que los esteriliza en el microondas. Así lo hice yo. Este paso en fundamental.
  • Mientras esterilizamos el frasco, lavamos muy bien los limones debajo del grifo, frotando si se quiere con un pequeño cepillo, yo tengo uno de dientes y marcado con cinta en el mango para que no se resbale de tipo suave para estos menesteres "cocineriles".
  • Encima de una tabla le cortamos el extremo al limón (la parte del tallo) y les hacemos un corte en cruz sin llegar abajo, deben quedar unidos.
  • Ponemos con la ayuda de una cuchara la sal gruesa dentro y apretamos bien. No sirve la sal fina, por si a alguno se le ocurre, no es lo mismo, no la controlamos igual.
  • Exprimimos los dos limones (para mis seis limones) si es el doble de cantidad, pues exprimimos cuatro limones.
  • Los vamos rellenando de sal introduciendo la sal en los dos cortes en forma de cruz y se colocan dentro del frasco de vidrio. Yo lo hice con guantes para no tocarlos demasiado.
  • Exprimir los dos limones y añadirles el jugo de limón por encima. Cerrar el frasco y agitar un poco. 
  • Al día siguiente, veréis que el nivel del líquido ha subido, añadir ahora en este segundo día el agua mineral o en caso que no lo sea, entonces hay que hervirla previamente y dejarla enfriar un poco antes de echarla en el frasco de vidrio. 
  • Cubrir los limones con el agua. No debe llegar el nivel muy arriba. Se deben dejar dos dedos de la altura total libres.
  • Cada dos o tres días dar la vuelta al tarro. Se debe cubrir con papel opaco, de aluminio o una bolsa negra, no le puede dar la luz.
Nota muy importante: 

Cuando se abra el frasco pasadas las cuatro o cinco semanas, se debe guardar en el frigorífico y cubierto también con el papel de aluminio (para el tema de la luz). Duran hasta un año. 
  • Es también importante esterilizar el cubierto que nos ayude a sacar los limones del frasco, para no contaminar el líquido.
Nada más. Seguro que más de uno aprovechará esta magnífica manera de llevar los limones a nuestros guisos o asados.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...