martes, 24 de noviembre de 2020

Rosquillas de anís

Estas roquillas de anís son una delicia, son muy típicas de la cocina casera gaditana, las hemos hecho con bastante rapidez y luego el trabajito ha merecido la pena de sobra. Estas rosquillas tienen una diferencia con las demás que es utilizar aceite caliente y echar el anís en grano, ahora os lo explico en la preparación. Normalmente las rosquillas no llevan aceite en su masa; pero en estas sí. En el blog he hecho varios tipos de rosquillas (tienen peligro, pues empiezas y no se sabe cuándo se acaba). Se pueden hacer con azúcar rebozándolas en caliente una vez fritas o bien con azúcar glas o sin nada. Las rosquillas ya llevan su proporción de azúcar y si no se es muy goloso están también muy ricas. Os dejo las anteriores roquillas que he hecho por si queréis echar un vistazo, rosquillas italianas o ciambelle y las estupendas rosquillas caseras  y las muy riquísimas rosquillas de naranja, la verdad es que parecen iguales; pero el sabor es completamente diferente, aunque la textura es muy parecida.

La receta es muy sencilla y se puede hacer sin amasadora o con ella. En este caso la hice a mano. Mezclando todo poco a poco. Muy fácil.

Rosquillas con anís en grano

Bandeja con rosquillas

Rosquillas caseras de anís

Rosquillas con anís
Ingredientes

1 Kilo de harina (la normal)
2 Sobres de levadura tipo Royal
1 Vaso de aceite de oliva suave (vaso de los de agua de 250 ml)
1 Vaso de azúcar
5 Huevos
Ralladura de un limón (solo la parte amarilla de la piel)
1 Cucharada de licor de anís
3 Cucharadas de anís en grano
Aceite de girasol para freír

Preparación
  • Lo primero es poner el aceite en una sartén pequeña y calentarlo.
  • Añadir el anís en grano ya apagado y retirado del fuego.
  • Dejar que este aceite con el anís se enfríe. Es muy importante que el aceite esté frío.
  • En un recipiente amplio se baten los cinco huevos con el azúcar hasta que esté blanquecina la mezcla.
  • Añadimos la ralladura del limón, solo la parte amarilla.
  • Se añade el aceite colado sobre la mezcla.
  • Echamos la cucharada de licor de anís.
  • Añadimos la harina mezclada con los dos sobres de levadura tipo Royal.
  • No hace falta tamizar la harina, yo no lo hice. 
  • Vamos amasando con las manos hasta tener todo ligado.
  • Dejamos reposar la masa una hora aproximadamente.
  • Dividid la masa completa en cuatro partes. Será más fácil manejarla.
  • Luego pasada esa hora hacemos pequeñas bolitas como de 20 o 30 gramos y con el dedo les hacemos los agujeros en el centro (esto se hace para que no se abran por la fuerza de la masa).
  • Ponemos en una sartén grande el aceite de girasol y añadimos unas cortezas de limón, solo la parte amarilla. 
  • Hacemos las rosquillas como os acabo de explicar y las vamos friendo en aceite de girasol a temperatura media. Hay que tener cuidado pues se doran muy fácilmente. 
  • Se van sacando a un plato con papel de cocina (no absorben nada de aceite) y las vamos poniendo ya en una bandeja o directamente a una lata o tupper para guardarlas.
Si las hacéis me tenéis que contar, veréis qué cosa tan buena.
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 17 de noviembre de 2020

Huevos nube con bollo de pan relleno

Este plato desde que se lo vi a mi amiga Silvia no he dejado de pensar en él y en lo que nos  encantaría, como así ha sido, una delicia, creo que al final he cambiado algo el relleno, pero el espíritu es el mismo, es raro que yo mantenga las recetas exactas a la receta original, pero no lo puedo evitar y sobre todo porque intento adecuarme a los ingredientes de los que dispongo; llevo una temporadita diciendo que no quiero seguir comprando nada de alimentación pues parece que tengo aquí material como si tuviese un restaurante clandestino para dar de comer a muchas muchas personas...y no, evidentemente no lo tengo y ni es época precisamente para estas cosas, pero soy de natural, como os he confesado algunas veces, algo desmesurada, me gusta algo y compro de dos en dos o de cuatro en cuatro...Con lo cual no puede ser, esto no puede seguir así, en fin. Espero que os guste esta sencilla receta que nos serviría estupendamente como primer plato a la hora del almuerzo o para una cena con algo más como una crema de verduras o una sopa antes y solo este rico bollo relleno y muy completo. Lo bueno de esta receta es que admite cualquier relleno, en este caso es muy sencillo, puerro y champiñones. 

Ha sido casual el poder hacerlo ya que le pedí a mi "santo" que me comprara algo de limpieza que me faltaba y de repente se presentó con estos bollitos de pan redondos y pequeños de Lidl (a 10 céntimos cada pieza) y con varias bandejas de setas, entre ellos unos champiñones muy buenos. Como a nosotros nos gusta el picante moderado (a mí más picante...muy picante) le añadí una guindilla a las setas que casi la infusioné en el relleno mientras se terminaba de hacer, ya que la retiré rápido, solo unas vueltas para que dejara un toque de picante y listo, quedó muy bueno, buenísimo, además de rápido, solo el tiempo de montar las claras a punto de nieve mientras se hace el relleno y al horno. Listo. De todas maneras al tener aquí horno de gas no pude regular mucho la temperatura y las claras se doraron un poco y que no tendría que haberme pasado, en uno eléctrico.

No puedo dejar de poneros el enlace al blog de Silvia,  "Chup Chup Chup", entrad a verlo, tiene recetas muy ricas.
Bollo de pan relleno de champiñones y puerros

Huevos nube con bollos de pan rellenos

Bollo de pan individual relleno

Huevo nube

Mirad el interior del bollo... delicioso de verdad

Interior del bollo relleno de champiñones y puerro
Ingredientes (para 2 unidades)

2 Bollos redondos y pequeños de pan (estos de Lidl)
5 Champiñones medianos
1 Puerro pequeño sin la parte verde
1 Guindilla seca picante (opcional)
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra (menos de la base de la sartén)
2 Huevos a temperatura ambiente

Preparación
  • Abrimos por la parte de arriba el bollito de pan (no mucho, es decir, no muy abajo)
  • Quitamos la miga.
  • En una sartén añadimos un poco de aceite de oliva virgen extra, poca cantidad.
  • Cortamos el puerro en brunoise o sea, muy pequeño. Dejamos pochar a fuego lento.
  • Añadimos los champiñones o cualquier otra seta cortado todo pequeño.
  • Ponemos sal y pimienta al gusto.
  • Echamos la guindilla (es opcional) y en un momento la quitamos para que no invada mucho con el picante.
  • Dejamos que evapore el líquido de las setas.
  • Rellenamos los bollos de pan apretando un poco con una cuchara. 
  • Con los huevos a temperatura ambiente montamos las claras a punto de nieve. 
  • Con una cuchara nos ayudamos y ponemos la clara a punto de nieve encima del relleno que ya hemos metido en los bollos de pan.
  • La yema la hemos puesto en otro recipiente pequeño para solo volcarlo encima de las claras a punto de nieve.
  • Se colocan en una placa de horno y se introducen en horno caliente a 170 grados unos 4 minutos o menos (para que no se queden las claras doradas...).
  • Este tiempo será suficiente para que se hagan las claras, las yemas queden sin cuajar y el pan caliente. 
  • Se sirven y listo. Nada más y nada menos. 
Relleno del pan

Relleno de puerro y champiñones

Montar las claras a punto de nieve
Ya preparados para entrar al horno
Huevos en placa para hornear

Probad y preparad cosas sanas, ricas y encima económicas. Os gustarán seguro seguro.

martes, 10 de noviembre de 2020

Asado de tira con patatas y chimichurri

Como buena argentina adoro la carne por tradición y porque la he comido desde que soy pequeña aunque nunca abuso de la carne roja por aquello de la salud y la calidad de nuestra alimentación, pero creo que nada me gusta más que un buen asado y una buena carne de ternera, en esta ocasión la he hecho al horno, en horno de gas, eso me ha complicado un poco la cosa ya que para asarla a baja temperatura he tenido que hacerla con la puerta del horno semiabierta, se ha hecho en dos horas, trataba que los huesos casi estuvieran despegados de la carne. Salió muy rica, la verdad estaba muy buena. Es un corte diferente al español, no dejan de ser costillas de ternera; pero en vez de cortarlas en paralelo al hueso se corta en perpendicular con lo que queda hueso-carne-hueso-carne y así todo lo larga que la queramos. Es una pieza clásica dentro de los asados argentinos junto con los chinchulines, el vacío, los churrascos...etc. Es una carne bastante económica y muy tierna. Hay personas que la prefieren más cruda, aunque en Argentina por lo general la carne se come bastante hecha o por lo menos en su punto, muy poco los filetones sangrantes como gustan mucho aquí en España, sobre todo en el norte, como el País Vasco o Cantabria. De todas maneras cada uno la come como más le gusta y eso ni se discute. En esta ocasión la he preparado con patatas que también os dejaré la receta y todo "regado" con un chimichurri riquísimo y muy sencillo de hacer. Tenemos una amiga que un día que llevé un frasco grande de este chimichurri a su casa casi se lo comió ella sola...era chimichurri con algo de carne, nada de un poquito encima de la pieza de carne, le faltó mojar dentro del frasco...ja, ja, ja.
Las patatas las vimos de casualidad en un programa de Canal Sur de cocina y me encantó la forma de hacerlas, me dieron bastante trabajo porque las patatas no eran las apropiadas para hacer estos gajos dorados para acompañar la carne, la culpa fue no acertar con el tipo de patata, eran de origen colombiano, otro día quizá las haga con las de Sanlúcar que son ideales para freír, aunque estas van primero hervidas y luego doradas en aceite de oliva virgen extra. Como veréis yo cuento lo bueno y lo malo, porque esos blogs que dan recetas y que nada les sucede me extraña tanto.... no puede ser, yo prefiero contarlo para que no os pase lo mismo, esas patatas de origen colombiano no me sabían ni a patata, no tenían sabor y encima a los diez minutos de hervirlas ya se estaba despegando la piel, mala pinta tenía eso, así que me esperaba lo peor, aunque luego medio se salvaron, se podían comer aunque la carne hubiera merecido otra guarnición, en fin, estas cosas pasan, nunca más me pasará con estas insípidas patatas que desde luego no os las recomiendo.

Se me olvidó hacer una foto de la carne ya colocada en la bandeja antes de hornear, completo despiste, ni me acordé. Pero menos mal que del plato terminado sí las pude hacer aunque me ayudaron y mucho. Gracias.
Asado de tira con patatas en gajos y chimichurri


asado de tira de ternera
Os dejo algunos consejos para asar la carne: 
  • Sacar con dos horas de antelación la carne del frigorífico para que esté a temperatura ambiente.
  • Nunca pincharla ni aplastarla.
  • Las piezas de carne con hueso van con el hueso hacia abajo. 
  • Se hace mejor sobre papel de cocina (vegetal) sobre la asadera.
  • Poner la carne bien seca en la bandeja del horno, nunca mojarla.
  • Dejar reposar la carne unos 10 minutos antes de servirla. 
Trozo de asado de tira con patatas
Ingredientes

Asado de tira
2 Kilos de Asado de tira de ternera (Costillas de ternera)
1 Cucharadita de tomillo por encima de la carne 
Sal gruesa (añadirla a media cocción para no desangrarla)

Chimichurri
3 Cucharadas grandes  y colmas de orégano
2 cucharadas colmas de tomillo
5 dientes de ajo cortados pequeños
250 gramos de hojas de perejil
1 hoja grande de laurel cortada muy pequeña
1 cucharada colma de ají picante en escamas 
(o guindillas secas sin semillas y cortadas muy pequeñas)
Sal
200 ml de Aceite de oliva virgen extra 
2 o 3 cucharadas de vinagre de vino (al gusto)

Patatas de guarnición
Patatas buenas para hervir
2 cucharadas rasas de Harina
2 cucharadas de Pimentón dulce o un poco de picante (mezclado al gusto de cada uno)
Orégano al gusto
Pimienta negra recién molida


Preparación

Asado de tira
  • Se sacan unas dos horas antes de hornearlas del frigorífico.
  • Lo primero colocar la carne en la bandeja asadera sobre papel de cocina.
  • No lleva ni aceite ni sal. 
  • Solo se espolvorea con tomillo y un poco de pimienta negra.
  • Poner en el horno para que se vaya haciendo despacio y a baja temperatura (150 grados).
  • Añadir la sal a mitad de la cocción.
  • En unas dos horas estarán listas. 
Patatas
  • Mientras está la carne en el horno cocer las patatas con piel, solo cortadas en grandes gajos.
  • Lavarlas.
  • Las dejé unos 12 minutos cociendo. Pero ya os he contado lo que me pasó así que elegid bien el tipo de patata pues va hervida y luego frita.
  • Se escurren y se dejan enfriar. 
  • En un recipiente se mezclan las especias: Pimentón dulce y si os gusta, un poco del picante, orégano y pimienta negra junto a la harina.
  • Se van pasando las patatas por esta mezcla y se fríen de pocas en pocas en aceite caliente para que queden doradas.
Chimichurri
  • En un frasco desinfectado y bien seco se mezclan todos los ingredientes. Se va cortando todo el perejil (solo las hojas) y los ajos. 
  • Vamos añadiendo todos los ingredientes secos y la sal. 
  • Cerramos el frasco para mezclar bien.
  • Añadimos el vinagre y el aceite de oliva virgen extra.
  • Batimos el frasco como si estuviésemos preparando un cocktail. 
  • Lo guardamos en el frigorífico unos dos o tres días y estará mejor que recién hecho. Después ya lo podemos dejar en cualquier parte de nuestra cocina ya que el aceite y el vinagre preservan este preparado sin problema.
  • El ají argentino lo compro en un puesto de especias que hay en el mercado de Chiclana de la Frontera, pero imagino que no será demasiado complicado encontrarlo, en caso contrario se le puede poner guindilla seca picante (sin las semillas). 
Espero que os haya gustado estas sencillas recetas tan ricas e ideales para el mediodía de cualquier fin de semana con buena gente compartiendo la mesa.

Cuidaos mucho, mucha paciencia y también prudencia. Os deseo mucha salud a todos. 

martes, 3 de noviembre de 2020

Fideos chinos con berenjenas

Ha terminado este puente que ha sido un poco raro, vamos que se ha notado poco por todo lo que nos ha caído encima con la pandemia, unos días diferentes para cada uno de nosotros, nada parecido al de años anteriores, que siempre se hacía alguna escapada por aquí o por Europa,  en fin. Aquí estoy hoy con esta receta superrápida para salir de un apuro con estos noodles o fideos chinos que me encantan. Lo bueno de estas recetas es que las puedes hacer con lo que tengamos en el cajón de las verduras es decididamente un plato de aprovechamiento; en mi caso le eché jamón serrano cortado a taquitos. La hice en menos de veinte minutos y eso sin haber tenido idea ni nada programado para ese almuerzo (operaban a mi Bimba de la vejiga de cálculos y yo tenía un poco de desorganización ese día) y ni me acordé de organizar algo para el almuerzo, cosa rara la verdad ya que no me suele pasar casi nunca; pero de repente me iluminó mi propio frigorífico, sí, fue abrirlo y verlo todo claro. Una berenjena gigantesca, por aquello de mi desmesura, una cebolla morada, la soja Heinz que me encanta y el jamón serrano; pero bien podría haber sido bacon cortado pequeño o incluso algo de carne de cerdo o pollo asado o ternera hecha al mismo tiempo con las verduras, también se puede hacer con pescado, mejillones, langostinos o gambas, es una pasta que admite casi cualquier combinación. Esta receta viene muy bien para  1 +/-100, desperdicio 0 de mi amiga Marisa del blog Thermofan.  

Esto sí que fue una sorpresa, ver lo rico que estaba y encima económico económico y versátiles como ellos solos. Otras veces le he puestos setas (las que tuviera en ese momento), otras veces pimiento verde cortado pequeño y zanahoria a rodajas muy finas (porque tardan más en hacerse) y al final siempre le añadimos ya servido un poco de salsa picante (Tabasco), pero esto también es optativo. Estos fideos los compré en El Corte Inglés, pero creo que en cualquier tienda de alimentación de productos chinos los podemos encontrar sin problema, son baratos y rápidos en cuanto a cocción, creo que en Carrefour los venden también y sale el paquete de fideos por 1,70 € aproximadamente. La cantidad de 250 gramos es ideal para dos raciones generosas.
Fideos con verduras y jamón
Nos sirve también este plato para una comida completa e improvisada
ración de fideos chinos con verduras
Fideos chinos de la marca Soubry
Ingredientes

Fideos chinos 
1 Berenjena grande
Calabacín/ zanahoria/puerro (opcional, lo que os venga bien)
1/2 Pimiento rojo fresco
2 Dientes de ajo (pequeños)
1 Cebolla morada o blanca
Jamón serrano a taquitos
Almendras tostadas (a cubitos). Opcional también.
1 Cucharada de salsa de Soja Heinz (o la que tengáis en la despensa)
Bacon o filete de cerdo o ternera cortado a tiras
2 cucharadas colmas de Aceite de oliva virgen extra
Sal (poca si se le va a añadir salsa de soja)



Preparación
  • En un wok o sartén amplio poner el aceite de oliva virgen extra.
  • Cortar la cebolla y los dos dientes de ajo en brunoise (muy pequeño).
  • Añadir esto a la sartén a fuego bajo mientras cortamos pequeño el pimiento rojo.
  • Pelamos la berenjena (yo le quité solo la piel en tiras, algunas las dejaba.
  • Se corta cada mitad en tres partes y hacemos cubos de berenjena.
  • Cuando la demás verdura ya está pochada añadimos la berenjena que al ser tan tierna. no hace falta que esté muy cocinada.
  • Ahora, ponemos la proteína (jamón, carne asada, filete a la plancha y cortado a tiras, pollo asado que nos haya sobrado...etc.
  • Añadimos la cucharada de salsa soja (a gusto de cada uno) yo creo que le puse solo una, solo para darle un poco de sabor, pero sin abusar.
  • Tapamos unos cinco minutos y reservamos.
  • Ya habremos puesto el agua a hervir y añadimos los fideos chinos o noodles y los dejamos el tiempo que indique el fabricante, en este caso creo que eran 4 minutos.
  • Se escurren y se sirven inmediatamente con unas buenas cucharadas de las verduras por encima. 
  • Se enfría muy rápido. Así que se ponen los fideos recién escurridos e inmediatamente la verdura muy caliente.
Nota: 
Nosotros le echamos un buen chorrito de salsa picante Tabasco. Esto por supuesto también a gusto del consumidor. Nos encanta el picante y otras veces le cortamos guindillas verdes vascas (de la marca Río Verde) las que se venden en tarro de cristal y las mezclamos cortadas pequeñitas entre los fideos y la verdura para que pique todavía más.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 27 de octubre de 2020

Solomillo al horno con mostaza y salsa de soja

Otro martes de nuevo por aquí y esta vez por muy poco porque no me funciona el programa de edición de imágenes, así que sé que es una chapuza, pero no tengo otra cosa con lo pesada que suelo ser para estas cosas de las fotos, pero es lo que me toca hoy. Mañana veremos a ver si lo soluciono.

Esta receta ya la he preparado más de una vez este verano pues es sencilla y la encontré de casualidad en un programa de cocina, que ya os he contado que es bastante raro que yo vea estos tipos de programas, sobre todo cosas de cocina, pues estoy un poco saturada y prefiero informativos, tertulias políticas, debates y por supuesto películas y alguna que otra serie de Netflix o de Prime; pero tuve la suerte de pillar esta receta de una chef que es un encanto de chica y una profesional, se llama, Cristina Oria e hizo este solomillo y luego preparó unas tartaletas fáciles de manzana que eran solo de hojaldre (industrial), cortadas en círculos, se pinchan y se pone la manzana cortada en cuartos y a rodajas finas, se pincela solo con mantequilla derretida y se espolvorean con un poquito de azúcar, listo, ya al horno hasta que estén doradas y se acompañan con unas bolas de helado de vainilla (en mi caso) ya que acompaña muy bien casi todos los postres como un buen brownie de chocolate que le llamé a este que os dejo el enlace: "el definitivo", yo siempre tan desmesurada.

Solomillo con mostaza
Es importante vigilar el horno pues los solomillos lo ideal es que queden algo "rosas" por dentro, estarán más jugosos. 
Solomillo de cerdo con mostaza y salsa de soja
Ingredientes

2 Solomillos  de cerdo (si son ibéricos...mejor)
Dos cucharadas de mostaza à l'Ancienne (con grano)
1 Cucharada rasa de salsa de soja (una por solomillo)
Zumo de medio limón 
1/4 vaso de agua 
3 Cucharadas de nata líquida

Nota: No se le echa sal pues la salsa de soja sala bastante

Preparación
  • Calentamos el horno a 180 grados.
  • Se ponen los solomillos sobre una tabla y se les unta con generosidad la mostaza en grano.
  • Se colocan en la bandeja o fuente de hornear y se les añade el zumo de medio limón por encima de los dos solomillos.
  • Añadimos una cucharada rasa de salsa de soja, a cada solomillo.
  • En la base de la fuente añadimos el agua.
  • Cuando falten 15 minutos para sacarlo añadimos la nata líquida, siempre sobre la fuente no sobre la carne.
  • En total se hacen en unos 30 o 35 minutos.
  • Se sacan y la salsa se bate o a mano o con batidora.
  • Se sirve la salsa en salsera.
Solo tenía una imagen de esta tartaleta, pero os podéis hacer a la idea.
solomillo con mostaza y salsa de soja

Haced cosas ricas y cuidaos mucho que falta nos hace. Salud.

martes, 20 de octubre de 2020

Coca de llanda

Hace mucho tiempo que quería hacer esta coca de llanda, típica de la comunidad Valenciana y que llegó a mis manos de una manera muy peculiar, la autora de este blog que se llama "Dulces embrujados" es enfermera de la UCI en Madrid y como un familiar nuestro acabó ahí por culpa del Covid, ella le dio la receta que a su vez se la había facilitado un pastelero valenciano (como cuenta ella en su blog) y que al ir a pasar unos días de ocio a Madrid también acabó ese hombre allí en su unidad; así que dos personas enfermaron para que cayese esta coca en mis manos, una riquísima receta aunque siento mucho todo lo que sucedió para que esta esté ahora por aquí. Os dejo el enlace a su blog y veréis las recetas dulces tan deliciosas que tiene en sus "Dulces embrujados". En fin, aquí tenéis esta deliciosa coca valenciana con toda la historia que os he contado, ideal para tomar con un buen chocolate caliente. Muy sencilla de hacer con pocos ingredientes aunque son fundamentales los sobres de gaseosas que se venden de dos en dos y que en esta receta hay que utilizar tres sobres de los dobles (seis sobrecitos en total).

Queda un bizcocho muy tierno y dura sin problema tierno tres días, no me duró más tiempo, así que no lo podría asegurar, pero imagino que en una lata o recipiente hermético no habría problema para mantener esa ternura durante unos días más.

La llanda es la placa del horno que se utiliza y de aquí viene su nombre y es un dulce muy común y casero encontrarlo por esa zona de España y sobre todo en las casas ya que es una merienda o desayuno muy habitual y muy sencillo de hacer. Yo lo conocí hace muchos años ya que toda la familia de una cuñada nuestra, que ya os he hablado de sus recetas y de las de su madre, Maruja, unas cocineras las dos maravillosas, (las hermanas de Maruja hacían de vez en cuando esta coca para merendar y siempre con los sobres de gaseosas que se traían de su tierra, Alcoy); muchas recetas  de las de ellas y que todavía después de tantos años sigo haciendo en mi día día y muchas también favoritas de mis hijos como sus pimientos rojos frescos rellenos de arroz y hechos al horno o la carne estofada en filetes con manzanas enteras y cebollas con un poco de brandy o coñac, acompañado de arroz blanco... además por supuesto del famoso arroz en paella que hacen ellas y que siempre les sale bordado, mis hijos también lo hacen con su misma receta y cada día les sale mejor que el anterior.
cortes de la coca de llanda
Esta coca se suele presentar cortada en trozos rectangulares (3 x 6 cm.)
coca
Ingredientes

3 Huevos a temperatura ambiente
200 gramos de Azúcar (reservar unas cucharaditas para espolvorear por encima)
150 gramos de Aceite de oliva virgen extra 
175 ml de Leche entera a temperatura ambiente
Ralladura de un limón
275 gramos de Harina de repostería
3 Sobres dobles de gaseosas (en Mercadona)

interior de la coca de llanada
Preparación
  • Se mezclan los huevos a temperatura ambiente con el azúcar hasta que quede una masa esponjosa y blanquecina.
  • Rallamos el limón y lo dejamos que se mezcle bien con el azúcar y los huevos.
  • Cuanto más mezclado esté la piel del limón con el azúcar mejor quedará el sabor.
  • Agregamos la leche entera. Mezclamos bien. 
  • Se añade el aceite de oliva poco a poco.
  • Y por último la harina de repostería y los 6 sobrecitos de gaseosas, que ya os he comentado que vienen unidos de dos en dos. 
  • Mezclamos lo justo para que se una la harina al líquido anterior y lo retiramos.
  • En una bandeja rectangular le añadimos unas gotas de aceite y la cubrimos con un papel de horno previamente humedecido y escurrido, lo acoplamos al molde y con la ayuda de una lengua repostera echamos todo en el molde.
  • Espolvoreamos azúcar por encima antes de introducirla en el horno.
  • Se pone en horno caliente a media altura a 175 grados.
  • Unos 30 minutos aproximadamente.
  • Mi molde es de aluminio (de usar y tirar) de unos 25 x 30 cm.
Nota: 
Se puede hornear en un molde y colocarle un papel de horno algo humedecido y sacudido para quitar algo de agua, ya que de esta manera se adaptará mejor al molde. 

La segunda vez lo hice directamente sobre una bandeja de aluminio (untada ligeramente con aceite , sin harina) y el molde de mismo tamaño que me venía perfecto,  no se pegó ni tuve problema alguno para desmoldar, así que lo hacéis como mejor os convenga, es decir con papel vegetal o directamente con molde aceitado.

Coca de llanda salida del horno

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas. Mereció la pena hacerla, os lo aseguro.





martes, 13 de octubre de 2020

Arroz negro con sepia

Ya estoy aquí otra vez después de este verano tan diferente a cualquier otro que haya pasado jamás con esto de la pandemia y que no ha sido igual para nadie, hemos salido poco y hemos visto a los amigos y familia, pero siempre con reuniones de muy poca gente, no hay más remedio que acatar las normas para que pase esto lo antes posible y sin mucho daño. No estoy todavía a plena potencia porque sigo muy liada con cantidad de cosas, pero tenía que comenzar otra vez con el blog y mis recetas nuevas de los martes porque la pereza te da todavía más pereza, no hay como ponerse en marcha para salir del bucle, así que aquí estoy.

Os cuento que lo mejor sin duda de nuestro verano ha sido conocer por fin al chiquitito de la casa que nació a finales de mayo y hasta agosto no lo pudimos conocer. No os cuento nada en especial porque os imaginaréis la alegría de verlos tan bien y tan sanos (y guapos...no sería su abuela si no lo dijese). En fin, esto es lo que nos ha tocado este verano y si no van las vacunas todo lo bien que deseamos todos, quizá también nos toque el siguiente verano estar igual, pero al tener ya la experiencia de este año no creo que sea tan improvisado como este o eso espero.

Bueno, os presento esta receta tan rica y tan sencilla, un señor arroz negro con sepia, que en esta ocasión lo preparé al aire libre. Las imágenes no son nada para echar cohetes, pero en esas circunstancias no pude hacer nada mejor y quería escribir esta receta. Es un arroz sencillo y bastante económico ya que lleva pocos ingredientes así que no hay excusa para no prepararlo de vez en cuando.

Arroz negro con alioli

Ingredientes

750 gramos de Sepia (o calamar)
5 Tomates pera maduros
2 Dientes de ajo
1 Pimiento rojo fresco (mediano o la mitad de uno grande)
4 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
Sal
3 Bositas de tinta de calamar (se pueden comprar congeladas)
Arroz SOS (tipo Bomba)
Alioli para servirlo junto al arroz
(yo lo compré ya hecho de la marca de Mercadona)

Preparación
  • En una paella o recipiente amplio poner el aceite de oliva y calentar a fuego bajo.
  • Echar los ajos muy picados y en cuanto cambie el color poner la sepia cortada pequeña a cubos. En caso de no encontrar sepia se puede hacer también con calamar grande. 
  • Se dora esta sepia y se añade el tomate rallado (para evitar la piel).
  • Se añade sal.
  • Se deja cocer hasta que el tomate ya ha perdido el líquido y cambia de color. 
  • Añadimos el pimiento rojo cortado pequeño. Rehogamos todo y añadimos el fumé o caldo de pescado que hemos hecho o lo podéis comprar ya hecho ya que hay marcas buenas.
  • Por último ponemos la tinta de calamar y removemos bien.
  • En cuanto hierva el caldo añadimos el arroz y lo dejamos 10 minutos a fuego medio y apagamos y tapamos para que se siga haciendo con el vapor.
Preparación del sofrito del arroz negro

preparación del arroz negro 
Me alegro de estar otra vez aquí de nuevo después de este parón bloguero que me hacía falta porque apenas había parado en estos casi ocho años de experiencia con mi blog.
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...