martes, 2 de marzo de 2021

Rosquillas de candil

Compré este candil buñuelero hace ya unos tres años y hasta ahora no lo había estrenado, no tuve la oportunidad de hacerlo antes, lo iba dejando, se me olvidaba usarlo. Está claro que si pruebas este candil te salen rosquillas y lo normal es que te comas muchas...siempre más de lo conveniente. Estas rosquillas extremeñas de Cáceres y concretamente de un pueblo en el que dicen que hacen las mejores, Romangordo, están superbuenas, no salen nada aceitosas, no pesan, son ligeras y mojadas en chocolate ni os cuento lo ricas que están. Lo compré en Madrid en una buena y antigua ferretería en la calle Conde de Peñalver, por el barrio de Salamanca, es una tienda que tienen muchas cosas de cocina, muchos gadgets para casi todo, de todas maneras para lo pequeño y sencillo que es este artilugio no me salió demasiado económico, creo recordar que unos nueve euros, luego los he visto en internet mucho más baratos; pero bueno fue verlo en el escaparate y esperar hasta que abriesen para poder entrar y comprarlo, ya que me volvía a Cádiz al día siguiente, vamos, que esperaba o me quedaba sin este candil para buñuelos.
Salen las rosquillas bastante sequitas, aunque yo las iba poniendo en un plato cubierto con papel absorbente, pero no hacía mucha falta. Después se les pone azúcar molido o azúcar glas (azúcar impalpable para los hispanoamericanos) se hacen de una en una, ya que solo tenemos un candil para echarle masa, no se tarda demasiado, pero hay que tener paciencia.
Tiene algunos truquitos que os los diré por supuesto para que os salgan igual de ricas que las mías.
Rosquillas hechas en candil
Rosquillas ligeras

Rosquillas tradicionales
Ingredientes 
(22 unidades aproximadamente)

180 gramos de harina normal
1/2 Sobre de levadura en polvo (tipo Royal)
Una pizca de sal fina
3 Huevos pequeños o 2 grandes
100 gramos de azúcar 
50 ml  de Licor de Anís seco
50 ml de aceite de oliva virgen
50 ml de leche entera
Ralladura de la piel de un limón

Aceite de girasol para freír 
y azúcar o molida o glas para espolvorearlas una vez fritas.

Preparación
  • Se mezclan los líquidos y se mezclan bien.
  • Añadimos el azúcar y batimos.
  • Añadimos los huevos batidos ligeramente.
  • Mezclamos hasta que quede la masa cremosa.
  • Seguimos con la piel rallada de un limón.
  • Por último añadimos los secos: Harina previamente mezclada con la levadura y la pizca de sal fina.
  • Esto último es mejor añadirlo sobre un colador de malla fina, en caso de no tener un tamizador. De esta manera la harina entra con más aire.
  • Dejar reposar la masa unos 10 minutos. 
  • Antes de empezar a cargar el candil con masa introducirlo en el aceite para que esté muy caliente y no se pegue la masa.
  • El primero nunca sale perfecto, pero a partir de ese todos salen muy bien. Solo hay que tener paciencia pues se hacen de uno en uno.
  • Importante: El azúcar molido hay que espolvorearlo justo en el momento de sacarlos del candil cuando están muy calientes para que se adhiera bien.
En la imagen inferior
Número 1: 
Se ve la masa que debe salir casi con la cremosidad de una masa de crepes.

Número 2:
En un recipiente pequeño ponemos aceite de girasol e introducimos el candil para que al echar la masa esté muy caliente y así no se quedará pegada.

Número 3:
Con el candil muy caliente y sin nada de aceite ponemos con la ayuda de una cuchara la masa solo hasta la mitad e Introducimos dentro del aceite caliente. 

Número 4: 
Se doran muy rápido por eso no podemos poner mucha cantidad en el candil porque por dentro estas rosquillas quedarían crudas.
Pasos de las rosquillas de candil
Pues nada más, ya he terminado con esta receta tan rica para acompañar los últimos días de este invierno tan difícil. Entrar en primavera será un soplo de aire fresco. Esperemos.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.


martes, 23 de febrero de 2021

Pastel de puré de patatas con verduras

Una receta sencilla y de aprovechamiento de verduras, se puede llamar pudin o pudín del ingles pudding, no deja de ser un pastel, en este caso servidos individualmente y salados de puré de patatas y verduras. Se hace con las verduras que tengamos en el cajón de verduras. Es una buena guarnición para un pescado o una carne a la plancha o al horno. Se hacen en un ratito y si tienes el pisto ya hecho aunque sea poca cantidad de alguna sobra nos viene al pelo. Lo ideal es aprovechar los restos, yo no sé a vosotros, pero a mí me sobran restitos casi siempre y, eso no está demasiado mal dada mi desmesura habitual.

Esta guarnición como os digo se hace en un momento, yo este lo hice con puré de patatas instantáneo, que siempre me sale horrible, no hay manera de calcular y es o como una piedra tipo el resultado del cemento rápido o tan líquido que es imposible darle textura de puré, por lo general los purés de patatas los hago con patatas ad hoc, mantequilla y leche,  nos reímos mucho con esto que me sucede con el puré de bolsa y cuando lo hago lo suele vigilar mi "santo", debe ser lo único que le sale perfecto en la cocina, además de la tortilla francesa y opinar, opina en todo lo de la cocina, pero no pregunta, opina tal como: "Esto es tal cosa", pues no, esto es tal o cual...le falta sal diría yo... pues no está terminado, le falta la salsa que lleva tal o cual...y quedaría saladísimo si ya le hubiera puesto la sal (por ejemplo, es solo un pequeño ejemplo). La verdad es que me río bastante con esas cosas de chef con experiencia de años de fogones; pero qué sería de nosotros sin estas risas ahora que tenemos tan pocas cosas que de verdad nos hagan gracia, entre la pandemia, la economía, los políticos ineptos, la mala gestión de casi todo, la enfermedad, la falta de contacto con las personas a las que quieres, los que se cuelan en las vacunas, lo poco que nos quejamos, lo tranquilos que vamos por la calle como si nada sucediese salvo, claro está nuestras mascarillas o como las llaman en Hispanoamérica, los "tapabocas", nunca mejor dicho. Más callados que en misa y esperando que esto se arregle solo o medio solo. En fin. 

Bueno la receta es de novatos (sabiendo hacer puré de patatas de bolsa del instantáneo de toda la vida, claro, esto es fundamental).Pastel de verduras individuales

Pastel de verduras de aprovechamiento

Pasteles salados individuales
Ingredientes
1 Bolsa de puré de patatas instantáneo
(seguir las instrucciones del fabricante)

Pisto 
Verduras: 2 Calabacines, 5 tomates, 1 berenjena mediana, 1 cebolla y 2 dientes de ajo.
2 Huevos

Opcional: 
Queso parmesano rallado
Tacos de jamón dulce o serrano
Puntas de espárragos
Bimi
Brócoli... admite casi todo lo que se os ocurra.

Preparación
  • Lo primero es hacer el pisto de verduras o si es de un resto mejor.
  • Poner aceite de oliva virgen extra en una olla o sartén y poner la cebolla cortada muy fina con el ajo. 
  • Cuando esté pochado añadir el tomate pelado y cortado pequeño.
  • Cuando se haya evaporado un poco el líquido añadir el resto de las verduras cortadas también pequeñas. 
  • Un poco de sal y tapamos. Lo dejamos cocinar unos minutos hasta que se haya hecho. Si la verdura está cortada pequeña se hace en unos 25 o 30 minutos.
  • Debe quedar poco líquido.
  • Hacemos el puré de bolsa según indique el fabricante y mezclamos poco a poco con cucharadas de pisto, vamos añadiendo la verdura según nos parezca bien.
  • Probamos de sal y añadimos los dos huevos batidos.
  • Rellenamos unos moldes individuales untados ligeramente con aceite (muy poco).
  • Lo metemos a hornear a 180 grados unos 15 minutos. 
  • No se hornea al baño maría. 
  • Se sacan y se dejan templar un poco.
  • Se pasa un cuchillo con la punta roma por la parte superior y se desmoldan. 
Verduras y puré de patatas cocina de aprovechamiento

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 16 de febrero de 2021

Pollo con salsa de coñac

Esta receta es una de nuestras preferidas a la hora de comer un pollo guisado y sin mucha complicación. Lo hice en esta ocasión con coñac francés Napoleón (Hennessy) pues tenía un poco todavía en una botella que me regalaron hace un tiempo; pero se puede hacer perfectamente con un brandy español de Jerez que es también una delicia, tanto para usarlo en dulce como para salado. Esta receta con solo unas buenas cebollas y poco más nos sale un platazo de pollo de esos que te quedas sorprendido, acompañado con unas patatas fritas, bien crujientes y listo, nada más. Yo las patatas las suelo hacer en redondo para este tipo de plato ya que una de las mejores cosas que tiene es mojar... Un pollo exquisito verdaderamente para novatos en la cocina. Os dejo una receta on pollo que hice el verano pasado pollo al estilo chino que está también para morirse de rico, la carne de pollo es de las que más me gustan siempre, la puedes hacer de mil maneras y siempre están muy buenas y encima de las carnes más económicas que hay en el mercado.
pollo-guisado-con-cebollas-y-coñac-o-brandy

bandeja-de-pollo-en-salsa-de-cebollas-y-coñac

trozo-de-muslo-de-pollo-con-salsa-de-cebollas-y-coñac

bandeja-de-pollo-en-salsa-de-cebollas-y-coñac
 Ingredientes

6 o 7 Muslos de pollo grandes cortados en tres partes
(1 muslo y un trozo por persona aproximadamente)
2 cucharadas de Harina
3 Cebollas medianas o 2 grandes
 5 cucharadas de Aceite de Oliva virgen extra (para la olla)
Sal
Pimienta negra
1/2 Vaso pequeño de Coñac o brandy 
2 Vasos de agua
Aceite de Oliva para freír las patatas

Preparación
  • Se lava el pollo y se seca con papel de cocina. Yo para esta receta prefiero hacerlo con piel, pero se puede quitar eso ya a gusto del cocinero.
  • Se pasan los trozos por harina (muy ligeramente) y se sacuden bien para dorar los trozos de pollo en la olla con aceite de oliva virgen.
  • Se van retirando los trozos de pollo en una bandeja hasta que están todos los trozos dorados.
  • En la misma olla quitamos un poco de aceite si fuese necesario y añadimos las tres cebollas medianas cortadas muy finas.
  • Dejamos que se ablanden y vayan tomando color.
  • Añadimos los trozos de pollo (ya dorados).
  • Ponemos el medio vaso de coñac o brandy y dejamos que evapore el alcohol con la olla destapada, sin prisas.
  • Revolvemos y añadimos la pimienta negra y la sal.
  • Ponemos un poco de agua del total y vemos si le va haciendo falta más cantidad.
  • La olla siempre tapada y a fuego muy bajo, no tarda mucho pues el pollo ya está dorado y no crudo.
  • En unos 35 minutos estará listo desde que entra en la olla con el coñac. Teniendo en cuenta que antes ya lo hemos dorado.
  • Freír las patatas como más os gusten, a rodajas quedan muy bien pues se puede mojar más y mejor.
  • Mientras se está terminando de hacer el pollo ya casi tenemos las patatas listas y solo nos queda servir y ya está. 
Un plato sencillo, pero que gusta a muchos, se puede acompañar también de arroz blanco,  pero con patatas fritas de Sanlúcar está para matarse de rico. ¿Se nota que tengo hambre?

Sed felices y probad hacer cosas sanas. Salud.

martes, 9 de febrero de 2021

Ensalada americana de patatas

Esta ensalada me encanta y tenía muchas ganas de hacerla, no, mentira, tenía ganas de comerla, así que no me quedó otro remedio que prepararla y la verdad es que estaba riquísima, hacía mucho mucho tiempo que no la comía y me encanta, puede ser también una ensalada de aprovechamiento ya que puede llevar más ingredientes que solo los tradicionales, que son: patata, apio, cebolleta, huevos duros, mostaza, mayonesa y pimentón dulce o algo picante (opcional, como siempre); y otros que combinan muy bien con esta ensalada son con el pollo asado (de restos), bacón cortado pequeño y hecho a la plancha hasta perder la grasa. Esta ensalada de patatas es un clásico de los días de camping o picnic de los americanos del norte, no falta en sus fiestas de la Independencia, los 4 de julio, es algo así como nuestra tortilla de patatas que se cuela en salones de palacios o en cualquier casa y todos le hacemos la ola por igual y si está bien hecha y a nuestro gusto ya ni os cuento, no hay dos tortillas iguales ni dos personas a la que les guste la tortilla de la misma forma o con la misma cocción, amén de la eterna discusión simpática de con o sin cebolla. Yo con cebolla pochada, por favor.

La cocina norteamericana me gusta en general y no es solo, por fortuna, lo que se ve en las películas, por cierto os recomiendo un documental muy bueno en Netflix sobre un chef americano, "Jeremiah Tower, the last magnificent" un creador, innovador y un revolucionario donde su cocina ya estaba abierta a la sala allá por los años 70 en su famoso restaurante Stars en California; este documental está producido por otro gran chef por desgracia fallecido en 2018, Anthony Bourdain. 

Bueno, paso a daros esta sencilla receta fría que ya estaba bien de tantos postres y de tanta cocina guisada y caliente, después de los fechas pasadas lo mejor era aligerar un poco la cosa; pero sin morirse de hambre y no es por haber comido mucho, sino por comer un poco de todo, abren una lata y lo quieres probar, alguien abre una caja de polvorones y prefieres no mirar, ¡ah!...pero siempre hay quien te dice: "¿Este no te encantaba?" Y sí, me encantaba y me encanta, total, me lo como a pesar de no ser golosa. En fin, de vez en cuando hay que darse un capricho y en esta ocasión era esta ensalada que acompaña muy bien la carne a la plancha, el pollo, filetes empanados...o directamente sola. Otro plato para novatos.
Ensalada de patatas con apio y cebolleta
Ensalada tradicional americana
Patatas para ensalada americana
Ensalada de patatas tradicional americana

Ingredientes para la ensalada, apio. cebolleta, mostaza, mayonesa
Ingredientes
6 Patatas grandes (todas del mismo tamaño)
1 Cebolleta o cebolla fresca mediana
3 Ramas finas de apio
Pimienta negra
Pepinillos pequeños dulces (opcional)
Sal
3 Huevos duros

Salsa
Mostaza amarilla (la mía de Heinz)
Mayonesa 
(Si usamos mayonesa industrial nos durará dos días perfectamente 
en el frigorífico bien cubierta)
2 cucharadas soperas de vinagre de manzana o de vino blanco
Pimentón dulce o picante (una pizca por encima) 

Preparación
  • Lavamos las patatas y las ponemos a hervir unos 20 minutos. Comprobad pinchándolas.
  • Se pelan cuando estén templadas.
  • Mientras, preparamos el aliño de la ensalada con la mostaza, la mayonesa y el vinagre. Batimos bien.
  • Cortamos muy pequeño, en brunoise la cebolleta y el apio.
  • En un recipiente hondo preparamos la ensalada para luego trasladarla a la ensaladera.
  • Cortamos las patatas en cubos medianos de bocado y ponemos sal y pimienta negra.
  • Añadimos el apio y la cebolleta.
  • Vamos añadiendo poco a poco la salsa de mostaza y mayonesa. Si vemos que falta hay que preparar un poco más, no puede quedar seca. 
  • Agregamos los huevos duros en cuartos.
  • Mezclamos suavemente con una lengua pastelera así no las rompemos, pero puede ser con cualquier otro cubierto, lo hago así pues me resulta muy cómodo.
  • Esta ensalada está mejor con reposo de unas horas para que absorba bien los sabores.
  • Tanto templada como fría está muy buena.
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 2 de febrero de 2021

Banoffee de plátano

Esta semana un postre rico y de esos que se hacen sobre la marcha, eso sí, con todos los ingredientes preparados para salir corriendo después del segundo plato, ya que el plátano se oxida y puede parecer cualquier cosa negra o verdosa tirando a negro. En fin, se hace en un momento y esto sí que es para novatos absolutos. Al servirlos en vasos pequeños o copas la cantidad es moderada, no es nada empalagoso y al final de una comida se agradece algo de dulce para poner punto y final a ese momento con un vasito sin muchas pretensiones.
El nombre banoffee viene del inglés de unir (a su manera dos palabras que son; banana y toffee), hacen un apócope y un aféresis en la palabra toffee), es verdad que siempre se hace principalmente con estos dos ingredientes, aunque hay variaciones, como cambiar la nata o la crema por el queso mascarpone o el dulce de leche por leche condensada o el toffee por dulce de leche como he hecho yo.
Veréis que os dejo bien explicado los pasos (o pisos) para rellenar el vasito y es muy rápido. Las mejores galletas a mi gusto son las digestive que por cierto las trituro unas horas antes y las pongo en un recipiente cerrado y en el frigorífico, para no correr excesivamente a última hora.
Últimamente prefiero servir los postres así en individual y se agradece y no verte el pedazo de tarta en el plato...(se nota que no soy golosa). El muy goloso o glotón siempre puede repetir vasito.
vasito de banana con plátano y dulce de leche
 Ponerle o no cacao en polvo es también opcional. Lo mejor es meter la cuchara hundir y levantar y te llevarás todos los sabores de una sola vez.
Vaso de postre de plátano y dulce de leche con galletas

vasito individual de plátano y galletas con dulce de leche

Banoffee de plátano y dulce de leche

Vasito decorado con cacao puro en polvo Valor
Ingredientes 
(Por vaso)
3 o 4 Galletas tipo digestive 
2 Cucharadas de Dulce de leche (del tiempo)
Medio plátano (reservar dos rodajas finas para decorar)
2 Galletas mini (en mi caso de María de Cuétara)
Nata montada

Variaciones: 
Decorar espolvoreando con cacao puro en polvo Valor
Reemplazar la nata por el queso mascarpone batido.
Cambiar la leche condensada por caramelo espeso tipo toffee.

Preparación
  • En un vaso o copa se pone la galleta triturada fina casi polvo.
  • Encima echamos una buena cucharada de dulce de leche a temperatura ambiente.
  • A continuación pelamos el plátano y le quitamos las hebras. Lo cortamos por la mitad si es grande.
  • Cortamos dos rodajitas para decorar y cortamos longitudinalmente ese plátano en cuatro partes y otra vez en horizontal y así nos salen trozos pequeños e iguales.
  • Rellenamos el vasito con el plátano y ponemos un poco más de dulce de leche y una cucharadita pequeña rasa de galleta (opcional).
  • Terminamos con nata montada muy fría y decoramos con chocolate en polvo o solo con las dos galletas mini y con las dos rodajitas de plátano.
Nada más. Muy sencillo y el conjunto de sabores nos recuerda a todos aquellos purés de fruta que les dábamos a nuestros hijos y que siempre el final final se lo zampaba quien estuviera con el bebé en ese momento y siempre con ese sentimiento del que está haciendo algo horrible...ja, ja, ja.
pasos del vasito de plátano y galletas con dulce de leche
Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas. Salud y a ver si van bajando las cifras... de esta horrible pesadilla.

martes, 26 de enero de 2021

Pasteles de coco y arándanos

A ver, os cuento, ya he contado que mi desmesura no tiene límite. La receta anterior tenía coco y como no soy capaz de moderarme compré casi medio kilo de coco (como la que vive en el Caribe y le caen del árbol) y como tenía una receta en la retaguardia aquí está. Tenía que aprovechar el coco (os dejo unos pasteles australianos de coco que son también una delicia, los Lamington) y os reconozco que voy apretada muchas veces de tiempo, de post escritos o en borrador y listos para publicar, para qué mentir. Voy ajustadita,  entre las cosas que me “desnivelan” en mi día a día, las que me emocionan; mis amigas que me dispersan (ellas son las culpables...ja, ja, ja.), mi niña que me tiene loca loca y que no estoy en mis cabales, aunque lo intento y lo que me supone hacer mi post todas las semanas; sabéis de sobra que no siempre tenemos ganas de comprar, cocinar, imágenes, editar y escribir...aunque esto no tanto, no me cuesta casi nada enrollarme por algo que quiera decir. En fin, sabéis que soy sincera, que nunca miento, (marca de la casa). Comparezco todas las semanas por mi constancia y mis ganas de seguir aquí, ha habido veces que no podía, físicamente no podía, no tenía ganas o que no podía o que me venía mal, pero mi disciplina (la que me inculcó mi madre....) me obligaba a estar atenta.  A ver, si no puedes lo dices y si no quieres también; si quieres te vas y no pasa nada, esto lo pienso a veces. La cosa es que me gusta mucho después de ocho años de blog seguir aquí, ayudar a los que no saben mucho de cocina y que puedan comer algo mejor en sus casas de estudiantes o pisos compartidos o simplemente que sean novatos, me escriben muchas veces a mi mail para que explique algo que al ser tan novatos no saben cómo hacerlo.  Me encanta ayudar, me encanta donar, sangre también,  regalar, aunque sean tonterías. Me gusta en estos momentos terribles que la gente sonría, que se sienta segura o un poco más segura, poco quizá, pero da igual, se intenta. El tema es la confianza, la amistad, el amor, tantas y tantas cosas que nos conforman como personas, que nos ayudan, a ser mejores y nos hacen más felices, empáticos o más agradables con la que nos cayendo y que encima agradecemos esos pocos contactos y con la distancia debida.  Hay que tener presencia de ánimo para aguantar este tsunami....  yo solo pido,  seguir teniendo a mis amigos de siempre. Eso ya es un triunfo. Mantener lo establecido para nuestra estabilidad emocional. Con eso es suficiente. Y que no nos vengan con políticas o los que se vacunan a destiempo y los dichosos intereses electorales. Hay que echarle mucha paciencia a la desvergüenza general.

Ha sido pura casualidad el que haya podido hacer este buenísimo pastel, ya que por lo general no suelo ver programas de cocina, con lo cual en este caso fue todo lo contrario a la ley de Murphy por fortuna, estaba cambiando de canales y de repente me quedé prendada de este pastel o pastelitos de coco de Elena Aymerich, una cocinera experta y que lo mismo prepara recetas saladas que dulces y maravillosas todas. Os cuento también que cambio muchas recetas para adecuarlas a nuestros propios gustos, en esta ocasión solo he cambiado del original el relleno, que era de orejones hechos en almíbar ligero; pero preferí hacerla con mermelada de arándanos ya que creí que ese punto ácido nos iba a gustar mucho, como así ha sido. Esta es una receta sencilla en la que solamente hay que seguir bien los pasos y no variar los ingredientes, cosa que también suelo hacer sobre todo, para disminuir las cantidades de azúcar por salud y porque encima no soy nada golosa. Espero que estos pastelitos os endulcen algo este pésimo momento que estamos viviendo, en fin, terrible.
Pastelitos individuales de coco


Rellenos con mermelada de arándanos

Detalle de pasteles de coco

Pastel de coco y arándanos en el molde
Ingredientes

Base de galleta casera
100 gramos de mantequilla
90 gramos de azúcar
1 huevo
185 gramos de harina 
1/2 cucharadita de levadura en polvo (tipo Royal)
1 cucharadita rasa de sal fina

Relleno
370 gramos de mermelada de arándanos (o la que más os guste)

Cobertura de coco
100 gramos de mantequilla
90 gramos de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 huevos
40 gramos de harina 
1/2 cucharadita de levadura en polvo
270 gramos de coco rallado

Preparación de la galleta de base
  • Encender el horno a 180 grados.
  • Se mezcla la mantequilla y el azúcar, debe quedar cremosa.
  • Añadimos el huevo y mezclamos hasta que quede bien integrado.
  • Tamizamos la harina y la vamos echando poco a poco mezclada con la levadura en polvo.
  • Agregamos la cucharadita de sal fina.
  • Encamisamos un molde rectangular. Se puede poner también papel vegetal en la base. 
  • Colocar esta masa sobre el molde ya preparado y estirarla o aplastarla con la mano.
  • Hornear durante 20 minutos.
  • Sacar del horno esta base (galleta) y dejarla enfriar.
  • Poner encima la mermelada batida. Es mejor echar la mermelada en un recipiente y batirla a mano un poco. 
  • Extender bien la mermelada sobre nuestra galleta, yo lo suelo hacer con una pala de pescado porque me resulta más fácil.
Preparación de la cobertura de coco
  • La mantequilla la mezclamos con el azúcar y la esencia de vainilla.
  • Añadimos los 2 huevos (uno a uno) y seguimos mezclando.
  • Seguimos con los 40 gramos de harina y la media cucharadita de levadura. Todo esto lo podríamos hacer en una procesadora o a mano.
  • Por último, sacar del vaso o recipiente de la máquina (en caso de que la hayamos utilizado) y añadimos el coco rallado sobre esta mezcla.
  • Revolver suavemente a mano (para que no se pulverice el coco).
  • Colocar esto encima de la mermelada de arándanos. Lo tenemos que poner con la mano, se reparte bien y va otra vez al horno durante 20 minutos a 180 grados.
  • Debe quedar algo dorado.
En la imagen inferior se puede ver la base de la galleta (ya fría) y encima la mermelada de arándanos o cualquier otra que os guste.
Base de galleta casera y mermelada de arándanos
Colocad a mano la cobertura de cocoPasos generales de la preparación
Una vez horneado se deja enfriar y se corta en cuadraditos o rectángulos pequeños. Muy rico de verdad además no tiene mucha complicación. Solo tener preparados los ingredientes y seguir estos sencillos pasos, sin prisa salen estupendamente.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas. Salud.

martes, 19 de enero de 2021

Tarta de coco y dulce de leche

Comprendo que para una argentina esto del dulce de leche y un poco de coco nos viene de lejos, es una comfort food total ya que son los ingredientes principales de nuestros famosos alfajores, sobre todo los de harina de maíz que me encantan y que en Cádiz hay una cafetería que los hacen muy buenos, los he preparado varias veces y son una cosa deliciosa, os dejo aquí el enlace a mis alfajores, no se parecen nada a los españoles que también están muy ricos, pero estos son diferentes ya que no llevan almendra como los habituales que se encuentran en España. Esta receta me la dio una amiga americana, que creo que la copiamos del famoso recetario de "Better homes" todo un clásico de los libros de cocina americana y de hecho mi amiga se los ha regalado a sus dos hijas para que puedan cocinar buenos platos estadounidenses que como pasa con la cocina italiana, no todo son macarrones con tomate, ni ellos solo preparan hamburguesas o barbacoas; todo un mito, se come bien y mal como en todas partes, dependiendo de tus gustos, tu experiencia y sobre todo las ganas y el imprescindible tiempo que a veces no nos llega.
Es una tarta muy sencilla de hacer y diferente, ellos por norma general (los americanos), utilizan grandes cantidades de azúcar y yo resto mucho a la cantidad que escriben en la receta, en esta y en otras muchas, yo no concibo en una tarta trescientos cincuenta gramos de azúcar o incluso cuatrocientos gramos ...me parece una exageración. 

Espero que os guste esta sencilla tarta ideal para terminar una buena comida o para acompañar un té. Muy fácil esta receta y  la voy a incluir en el índice de "cocina para novatos", solo hay que mezclar bien y hornear.
Tarta con coco muy sencilla

Interior de la tarta de coco y dulce de leche

Tarta de coco interior
Tarta de coco collage
Tarta de coco en un bonito rincón del patio

Ingredientes

150 gramos de azúcar
4 Huevos
90 gramos de mantequilla sin sal
1 Pizca de sal fina
1 Cucharadita de esencia de vainilla
60 gramos de harina de trigo (la normal)
460 ml de Leche entera 
150 gramos de coco rallado (reservar un poco para decorar la tarta)
Dulce de leche a temperatura ambiente (Chimbote)

Preparación
  • Mezclamos los huevos con el azúcar y la mantequilla (blanda).
  • Debe quedar una crema con un color amarillo y bien mezclado.
  • Añadimos la cucharadita de esencia de vainilla.
  • En otro recipiente mezclamos la harina con la pizca de sal y la leche fría, no debe quedar ningún grumo. Bien mezclado.
  • Juntamos esta última mezcla a la primera (la de los huevos con el azúcar y la mantequilla).
  • Mezclamos bien.
  • Agregamos el coco rallado y guardamos un poco de coco para espolvorear la tarta cuando esté fría.
  • Si hemos utilizado una máquina procesadora, cuando añadimos el coco a la masa lo hacemos a mano para que no se triture y que se note en la tarta.
  • Se encamisa un molde con mantequilla y harina y a la parte inferior le ponemos un círculo de papel de horno para que no se nos pegue.
  • No se puede hacer en moldes abiertos ya que es una masa bastante líquida y se nos escaparía. 
  • Precalentamos el horno a 175 grados y la horneamos durante 50 o 55 minutos. Requiere este tiempo por ser tan líquida. 
  • Pasado este tiempo se pincha en el centro para saber si ya está a nuestro gusto. 
  • Yo la dejé por dentro con una textura entre flan y bizcocho. La mía estuvo en un molde redondo tipo tartaleta de 23 centímetros de diámetro y la tuve 45 minutos en el horno. Si veis que os gusta más hecha solo taparla con un papel de aluminio dentro del horno para que no se queme.
  • Cuando esté desmoldada y fría se cortan las porciones y se les pone por encima dulce de leche con generosidad y se espolvorea el coco rallado. 
  • Os aconsejo que cortéis las porciones de tarta ya que cuando se decoran y terminan individualmente quedan mejor, más limpias.
Os dejo la imagen de mis alfajores argentinos
Alfajores argentinos con dulce de leche y coco

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas. Salud. 





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...