sábado, 25 de julio de 2015

Ajo Blanco de Andalucía (Sopa fría de Almendras)

No me podía creer que no hubiese ya escrito aquí la receta del "ajo blanco" o "ajoblanco" (se encuentra escrito de las dos maneras), ya que es una sopa fría de almendras muy veraniega y fresquita. Lo suelo hacer varias veces durante el tiempo de calor, que aquí es bastante largo.
Sopa fría de almendras (Ajo blanco de Málaga)
De una forma casual me enteré que no la tenía en el blog ya que una persona que me sigue habitualmente me lo dijo, pues la estuvo buscando y nada... se lo agradezco ya que me dio la idea para un nuevo post, fácil de hacer y sencillo como nada.

Se dice que puede venir esta receta de la época Romana o Griega, ya que disponían entre sus cultivos con aceite de oliva y almendras, así como posteriormente ya en nuestros tiempos y como casi todos estos platos fríos y "sencillos" vienen de lo que disponían habitualmente en el campo los agricultores y que poco a poco se ha ido refinando con la nueva cocina e incluso sirve actualmente de soporte para servir encima del ajo blanco, un buen trozo de tataki de atún a la plancha o como hace el chef Dani García unos buenos arenques encima de un ajo blanco no demasiado líquido y muy frío.

Otra "sopa fría" maravillosa es el gazpacho andaluz, que también lo hago mucho al igual que el salmorejo. Os dejo la receta que publiqué hace unos meses y que viene genial para estas fechas, por cierto comentaros que con esta receta familiar de nuestro gazpacho ganamos un concurso en la ciudad de Tarragona.

Ajo blanco, sopa fría de almendras de Málaga

Hay que tener cuidado pues entre un buen ajo blanco y un "aguachirri" soso y sin gracia dista un milímetro, "el que avisa no es traidor", como dice el refrán. 

Aunque el nombre de este plato sea el de ajo blanco, en realidad solo lleva un diente o dos a lo sumo de ajo, no es nada fuerte y entra casi casi como el agua, quita la sed y encima alimenta ya que la almendra y la miga de pan nos aportan calorías.

En esta imagen inferior se puede ver el melón cortado en bolitas y las almendras buenas que compré para hacer esta deliciosa receta andaluza.

Ajo blanco (sopa fría de almendras)


 120 gramos de Almendras crudas
2 dientes de Ajo pequeños
1 cucharadita de Sal gruesa
100 gramos de miga de Pan (mejor del día anterior)
70 gramos de Aceite de Oliva Virgen Extra
20 o 30 gramos de Vinagre de Vino de Jerez (o de vino si no lo encontráis)
1 litro de Agua fría del frigorífico

Guarnición del Ajo Blanco
5 o 6 bolitas de Melón dulce por persona
También se puede poner uvas moscatel (o uvas o melón)
Almendras laminadas y pasadas por la sartén (opcional)

Dependiendo de la zona de Andalucía se acompaña con uvas, melón o manzanas.


Lo primero que hacemos es poner agua a hervir para pelar las almendras (en caso de que las compremos con la piel). En una olla pequeña una vez que el agua está hirviendo ponemos las almendras y a partir que vuelva nuevamente a hervir el agua, las dejamos uno o dos minutos. Las colamos y las ponemos en un plato para que se enfríen un poco y las pelamos apretando un poco la piel y salen las almendras "impecables" y disparadas, así que cuidadito.

En el vaso de la batidora o de la Thermomix ponemos las almendras y las trituramos (se debe notar un poco, el grano debe quedar muy fino pero no harina de almendra que se usa pero para otras recetas dulces pero no para este ajo blanco.

Ya con las almendras trituradas ponemos los dos dientes de ajos pequeños o uno grande (sin el filamento interior del ajo); la sal; la miga de pan remojada previamente en agua y mezclamos todo esto bien para a continuación echarle los líquidos.

Empezamos por el aceite de oliva virgen, lo añadimos como si estuviésemos haciendo mayonesa, es decir poco a poco para que quede bien amalgamado. 

Luego ponemos las dos o tres cucharadas de vinagre y probamos para saber si está correcto a nuestro gusto o añadimos un poco más de sal o de vinagre, aceite nunca más de esos 70 gramos para estas proporciones, ya que la cantidad de almendras y pan no absorbería más y no nos quedaría bien.

Por último añadimos el agua muy fría, esta puede ser mineral o del grifo, dependiendo de la ciudad en la que vivamos, ya que hay aguas imposibles de usar en la cocina pues o huelen a cloro o tienen mucha cal. Vamos, que yo os recomiendo usar cualquier agua mineral ligera, que nos asegura que nos quedará un ajo blanco estupendo y sano.

Se pone el ajo blanco en un recipiente o en una bonita jarra y se mete en la nevera, hasta el momento de servirlo. Mientras tanto hacemos las bolitas de melón (con cuchara "parisien") en este enlace podéis ver la cucharita en caso de que alguno se haya despistado y no sepa de que hablo. Estas bolitas de melón y si se quiere también las uvas se sirven en la mesa en un cuenco para que cada uno se eche lo que prefiera, o bien uvas o melón (pero no las dos juntas).

Pues nada más por hoy, hasta la siguiente y como siempre os digo: "Sed felices y cocinad mucho" os dejo el Facebook de La Taza de Loza por si queréis ir a dar una vuelta por ahí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias, tus comentarios son muy importantes para mí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...