lunes, 27 de febrero de 2017

Bizcocho de peras y fresas

Hace algún tiempo que lo hice; pero lo tenía guardado y se me había olvidado que quería enseñároslo. Es un bizcocho que acepta cualquier tipo de fruta. Hace poco hice un bizcocho de manzana con frutos rojos os lo dejo por si tenéis curiosidad. Os recomiendo este tipo de bizcocho, siempre queda perfecto, sube más o menos, dependiendo de la cantidad de fruta que contenga. Siempre tengo fruta, almendras, que las compro de las que vienen cortadas en cubitos o laminadas, huevos, harina, azúcar y mantequilla, estos son los fijos, así si se me apetece algo dulce en menos de 1 hora lo tengo listo para que se enfríe y ¡zas!... 

Menos mal que todavía nos da tiempo para ponernos "en línea" para la operación bikini...últimamente estoy montando mucho en bicicleta y vas perdiendo peso sin dejar de comer (discretamente claro) y sin darte mucha cuenta, vamos, sin muchos sacrificios. Me siento mucho mejor con solo una hora al día pedaleando por el paseo marítimo o por donde se tercie, dependiendo del viento que nos toque ese día, pues viento casi siempre tenemos en esta punta de España que es Cádiz, con sus famosos vientos de levante, de poniente, sur, los nortes tan fríos, en fin hay que acostumbrarse o irse, no hay más.
porción-de-bizcocho-de-peras-y-fresas

bizcocho-de-peras-y-fresas

bizcocho-de-peras-y-fresas


Ingredientes

2 Peras conferencia
6 o 7 Fresas (grandes)
90 gramos de Mantequilla
40 gramos de Aceite de girasol
2 huevos (grandes)
130 gramos de Azúcar
170 gramos de Harina
2 cucharaditas de Levadura en Polvo
Una pizca de Sal
3 gotas de Vainilla líquida 
Almendras en cubitos o laminadas (por encima del bizcocho)

Azúcar glas para espolvorear
Molde redondo de 20 centímetros de diámetro


masa-del-bizcocho-de-peras-y-fresas

Preparación

Se mezclan los huevos con el azúcar, hasta que quede una masa cremosa. Se añade la mantequilla (previamente ablandada), el aceite de girasol y se bate. 

Se pone la cucharadita de brandy o coñac y se mezcla.

Se añade la harina ya mezclada con la levadura en polvo y la pizca de sal fina. 

Se pelan las peras y se cortan en cuatro partes, se les quita el corazón y se cortan en cubos, se mezclan con suavidad con la preparación anterior.

La masa queda algo espesa pero es normal, ponerla con la ayuda de una lengua pastelera dentro del molde previamente encamisado (mantequilla y harina). Se ponen las fresas y también se revuelve un poco más.

Por último se echan las almendras o laminadas o en cubitos por encima del bizcocho.


Se hornea a 175/180 grados durante 30 minutos. Comprobad antes de sacarlo, pinchándolo por el centro.

Cuando está frío se espolvorea con el azúcar glas, con la ayuda de un colador de malla fina.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

jueves, 23 de febrero de 2017

Alubias blancas con panceta y chorizo

Una receta sencilla, además de sana y es en lo que siempre pienso para estos días fríos y lluviosos como el de hoy y que nos va genial uno de estos potajes o cualquier otro plato de cuchara que además nos encantan. La verdad es que este plato ha sido todo un éxito, pues dependiendo de la calidad de las alubias no siempre quedan igual, aunque si las haces con algo de mimo suelen quedar estupendas. Se les puede poner patatas cortadas pequeñas o acompañarlas con arroz blanco, eso ya a gusto del consumidor, con una ensalada como acompañamiento.
alubias-blancas-con-chorizo

Las preparé un día de lluvia de esos que ya va avisando AEMET (Agencia Española de Meteorología), que va a diluviar. La verdad llovió con fuerza pero solo cuarenta minutos; pero por lo menos nos quitó el polvo que habíamos tenido con ese viento de levante tan insoportable que no nos había dejado en paz, por lo menos los árboles grandes se veían más verdes, más limpios y el campo olía  a tierra, que es un olor que me encanta, vamos, que el que no se consuela es porque no quiere y eso es lo que me ha pasado a mí. 

Así que ¡hala! a comer potaje de alubias blancas tan ricas, cremosas, algo dulces, me salieron buenísimas ya que las propias legumbres eran de muy buena calidad y eso se nota, una vez tuve que tirar lo que había hecho pues después de dos horas y media con su conveniente remojo no había forma de que aquellas pequeñas piedras blancas se pusieran comestibles. Vaya sustos con esas desagradables sorpresas. Menos mal que siempre hay huevos para alguna ocasión como esta que os cuento, pero ya sabéis lo que dice el refrán español: "que al mejor cazador se le escapa la perdiz" y a mí se me escapó completamente ese día aunque no fuese mi culpa. Todavía peor.


alubias-legumbres


pringá-de-panceta-y-chorizo

Las legumbres son muy delicadas, deben estar convenientemente guardadas en la despensa, no deben recibir luz, deben conservarse en lugares oscuros y ventilados. En fin, todas estas cosas me las contó el señor que me atendió en la tienda de Gijón (Asturias) que me entusiasma se llama "La Puerta del Sol" (os dejo el enlace pues se puede comprar en esta tienda todo lo que os guste on-line) y que es donde compré unas fabes maravillosas para hacer la fabada asturiana y me contaba el señor de la tienda que no tienen el mismo precio las fabes de la temporada que las de la cosecha anterior y que no eran precisamente baratas ya que el kilo de estas fabes (alubias especiales) me costaron cerca de 20 euros el kilo, un dinerito en comparación al compango (las carnes de la fabada asturiana) que eran más económicos a pesar de ser carnes, morcillas asturianas y los chorizos que acompaña a la tan famosa fabada asturiana.


alubias-blancas-en-sopera

Hace tiempo compré estas pequeñas ollas de loza con tapa para servir las legumbres y que no se enfríen. Me encantan y además recuerdo que no me costaron nada caras. Me encanta comprar (o solo ver) cosas para poner la mesa, como mantelerías; cubiertos; platos; vasos; copas; fuentes...y lo que se tercie para la mesa, la verdad.


alubias-en-sopera-individual



alubias-blancas-con-patatas

Normalmente se sirven estas alubias en una sopera o fuente honda y por el otro las carnes y chorizos en otra fuente, para que cada uno elija lo que prefiera y la cantidad que quiera.

Ingredientes

1/2 kilo de Alubias blancas
2 Patatas medianas
1 Cebolla mediana
1 Zanahoria
3 cucharadas de Aceite de Oliva virgen extra
1 cucharadita de pimentón dulce
2 dientes de ajo (sin pelar)
1 hoja de laurel
Sal

Carnes
2 chorizos ibéricos para cocinar
1 hueso de jamón serrano
1/2 kilo de carne de cerdo (Panceta fresca)

o poner estas dos carnes:

1/4 de Panceta fresca
1/4 de Carne magra de cerdo

Preparación

Se ponen las alubias en agua mineral la noche anterior. Al día siguiente se tira el agua y se ponen escurridas en la olla. La cebolla se corta por la mitad y los dientes de ajo se echan con piel que después los sacamos.

Ponemos las patatas cortadas en cuartos y no muy grandes y la zanahoria como más os guste o pequeña en rodajas o grande para luego quitarla si no la queréis comer.

Por encima le ponemos todos los ingredientes, con las carnes y los chorizos y el aceite de oliva virgen.

Dejamos que hierva un poco y ponemos sal al final, pues la sal endurece la piel de las alubias.

Se pone agua fría hasta que las cubra y pase unos dos dedos de agua por encima. Se deja cocer a fuego bajo y de vez en cuando vamos añadiendo siempre agua fría, para que no nos queden secas.

Se dejan cocer a fuego bajo o en olla presión unos 45 o 50 minutos a fuego muy bajo, después se abre y comprobamos si están suaves y blandas y ya destapada la olla se le da el punto justo, hasta que estén tiernas. En caso de tener mucho caldo se saca unas 7 o 8 alubias y se trituran con un tenedor y las volemos a añadir a la olla, así se espesará un poco el caldo de las alubias.

Las dejamos hacer un poco más pero con la olla destapada para que se evapore el líquido si tuviera mucho todavía, ya que cada olla presión o las rápidas son distintas.

Nada más, ya están listas para que las podáis probar, estaban deliciosas y cremosas.

Sed felices y comed muchas legumbres que son sanísimas y deliciosas.


  


lunes, 20 de febrero de 2017

Castagnole di Carnevale - Dulce italiano de sartén

Aquí os presento estos dulces típicos de los carnavales italianos, aprovechando que ya los tenemos encima. Estos castagnole di carnevale (se pronuncia castañole y significa "castañita", aunque no la lleva como ingrediente...¡estos italianos!) Imagino que le han puesto el nombre pues se parece en tamaño a las castañas y quedan doradas una vez fritas. Este dulce es común encontrarlo en las pastelerías desde la Epifanía hasta el Miércoles de Ceniza, es típico sobre todo en la región de la Romagna (Emilia Romaña) situada en la parte nordeste del país, junto al mar Adriático y vecino de la región del Venetto, su capital es Bolonia, una región maravillosa, con un paisaje, una gastronomía y unos pueblos y ciudades, dignos de cualquier escenario de película, entre las ciudades más conocidas se encuentran, Parma, Módena, cuna del tenor Luciano Pavarotti. Os dejo otro dulce que está delcioso, "le bugie del carnaval italiano" también un dulce de sartén. 

La última vez que estuve en esa región, fuimos a Ferrara, una ciudad que me llamó mucho la atención por su elegancia y también por su decadencia, se veían palacios y casas impresionantes pero descuidadas, con unos jardines que seguro debieron haber tenido épocas mejores. Había unas tiendas de esas que quieres entrar y no salir... no digo comprar, solo que no quería salir de allí. Todas las señoras muy bien vestidas con unos taconazos altísimos y con unos bolsos grandes y bonitos colocados en las cestas de sus bicicletas, todas las bicis muy sobrias, no entendía como podían ir pedaleando con esos taconazos y todas perfectas; también muchas personas mayores, muy mayores, exactamente igual, con sus bicicletas negras y con las compras en sus cestos, andaban por las zonas peatonales y eran muy respetuosos con la gente que paseaban por ahí, nadie metía prisa. Esa noche, recuerdo que hubo un terremoto, aunque ya estábamos en Bolonia; aunque también lo notamos, creo que las últimas fotografías del campanario entero del castello Estense en Ferrara, quizá las hice yo. Un horror y una pena esos terremotos que hacen perder tantas vidas, casas y tantos monumentos también irrecuperables.

castagnole-fritas-con azúcar-glas
castagnole-italianas-dulce-de-sartén
castagnole-interior


castagnole-con-chocolate
Con chocolate están deliciosas
castagnole-con-chocolate
Se cortan en pequeños trozos y se amasan con las manos dándoles la forma de bolitas

masa-de-castagnole-y-corte-de-las-bolitas
Aquí os dejo unas imágenes de Ferrara y lo que os comentaba de las bicicletas y las señoras con tacones y muy arregladas y casi todas las personas, mayores, jóvenes, todos en bicicleta. Una maravilla. El castello Estense está en pleno centro de la ciudad y la parte que se derrumbó es la situada en la parte de arriba del todo del campanario, aunque solo una parte, afortunadamente. Las casas de la parte inferior derecha, pertenecen a un barrio residencial y precioso situado a la entrada de la ciudad de Ferrara, datadas desde fin del Siglo XIX a principios del Siglo XX.
Ferrara-Castillo Estense-bicicletas
La parte superior del castello Estense después del terremoto

Ingredientes

200 gramos de Harina
La piel de un limón o naranja rallada
Medio sobre de levadura en polvo (tipo Royal)
2 Huevos
40 gramos de Mantequilla
1 cucharadita de licor de anís
50 gramos de Azúcar
Una pizca de Sal

Aceite de girasol para freírlas
Azúcar glas (para espolvorear)

Preparación


Se mezcla la harina con la levadura en polvo y la piel del limón rallado (o también se puede utilizar una naranja), se añade la pizca de sal.

Se pone ahora la mantequilla blanda, los huevos y se añade el azúcar, se amasa.

Agregamos la cucharadita pequeña de anís y seguimos amasando.

Se deja reposar unos veinte minutos. Se vuelve a amasar y se les da forma de tiras (chorizos) y se van cortando en trozos pequeños de unos 10 gramos cada una y con las manos hacemos las bolitas.

Se fríen en aceite de girasol para que no sepan demasiado al de oliva. Hay que irlas girando pues se doran muy rápido. Cuando estén templadas se les espolvorea un poco con azúcar glas.

Nada más. Ya las tenemos listas para comerlas solas o con chocolate líquido o con dulce de leche o con mermelada...Oh my God!

Sed felices y probad hacer este rico dulce italiano.

viernes, 17 de febrero de 2017

Flamenquines con ternera de Retinto

Os cuento, tenemos un amigo que ya he contado en otros post, que es nuestro querido "conejillo de Indias", el pobre prueba lo que toque ese día. Es verdad, que no sirve exactamente para la labor encomendada, solo me dice lo tanto que le gusta y lo rico que está aquello que le haya tocado ese día; pero nunca me dice ni un "pero" de lo que podríamos mejorar. Por si acaso, como sé que lo clásico de nuestra casa le gusta, intento preparar ese día de almuerzo, unas croquetas de jamón serrano -las muy blanditas- o cualquier aperitivo sencillo que sé que le gusta, no vaya a ser que el plato de ese día sea un fracaso, que de momento no ha pasado; pero que puede pasar el día menos pensado. Después ya en el almuerzo sirvo lo que haya pensado para ese día, a veces sencillo y otras con algo más de complicación, especialmente preparo platos que no los haya hecho antes para que me sirvan como recetas nuevas para "subir" al blog. Intento que las fotos me salgan medio bien antes de sentarnos a comer; pero si no me salen, no me corto un pelo y le digo: "espera un minuto" que toca fotos, menos mal que tiene paciencia.   

Todo esto os lo cuento, pues hace poco, comentó nuestro amigo, mientras estábamos tomando el aperitivo en la cocina (todos mis invitados, siempre están en la cocina, apretados, si son muchos, pero algo tiene mi cocina que les encanta y allí se sirven los primeros vinos o cervezas con los aperitivos), bueno, que me voy por las ramas, dijo lo de los flamenquines cordobeses y yo, que en la vida los había preparado me picó la curiosidad. No tuve antes de este comentario el más mínimo interés en hacerlo. Me parecía algo, a ver como lo digo, algo poco interesante, por ser discreta, una cosa tonta, con una forma fea... Algo sin "chicha", un simple filetito de cerdo con jamón serrano, con o sin queso, empanado y previamente pasado por harina o sin ella; habitual en los bares y restaurantes cordobeses,  ya que dicen que se prepararon por primera vez en Andújar (Jaén); pero luego se hicieron famosos en Córdoba y que no hay bar de tapas que no los tenga en su carta. Pues bueno, cual fue mi sorpresa que para nada resultó ser algo como había pensado. Estaban deliciosos. 
flamenquines-rellenos-con-jamón-serrano-y-queso

flamenquines-con-jamón-ibérico-y-queso
Esta carne proviene de unas vacas de raza autóctona llamadas "Retintas" y desde 1987 tienen D.O. (Denominación de Origen certificado), viven y se crían en Andalucía y en Extremadura, pastando en grandes fincas y alimentándose de bellotas, forraje, ramas, hierbas y pastando en plena libertad, su carne es muy tierna y jugosa.

Compré unos buenos filetes de ternera de retinto (para no hacerlos con filetes de cerdo), un buen queso untuoso, en este caso, utilicé un queso de vaca havarti y jamón ibérico (-yo quiero del pringoso- que decía mi niño cuando era pequeño y que era el que más le gustaba...), luego solo empanarlo arrollado y nada más. Una delicia. 

Tuve el problema que cuando ya lo había frito era como un chorizo largo y feo, muy feo, tremendamente feo; pero claro, era carne de retinto, jamón serrano de muy buena calidad y queso, no podía dejarlo así, sin pensar algo en como colocarlo y servirlo, hasta que decidí cortarlo en diagonal y ponerlo en pie para que se pudiese ver lo bien que estaban en todo su esplendor servidos en un plato vistoso de pizarra, para que nada más verlo te apetezca comerlo, ya que todos sabemos que la comida primero nos debe entrar por los ojos,vamos, como cuando tenías pequeños en casa y que si no te había dado tiempo a hacerle la propaganda suficiente a lo "raro y nuevo" que hubiese en el plato de ese día, por lo menos que diese tiempo a esconderlo convenientemente...jajaja

Coloqué estos flamenquines de retinto, así de pie para que fueran más atractivos a la vista, siempre se suelen servir con mayonesa y les puse cuatro patatas chips por aquello de darle algo más de ambiente al plato.
flamenquines-rellenos-con-jamon-queso
Ingredientes

Filetes finos de ternera o cerdo (en mi caso los compré de retinto)
Jamón serrano (Ibérico)
Queso Havarti (o cualquier queso que os guste)

Emapanado
Pan rallado
Huevo
Sal 
(muy poca pues el jamón serrano suele salar)

Preparación

Los filetes se ponen encima de una tabla, se les quita cualquier grasa que pudieran tener y se golpean un poco para aplanarlos lo máximo posible. 

Se coloca encima de cada filete el jamón serrano y el queso en lonchas.

Encima de la tabla de cocina se enrollan empezando por el lado más largo del filete, así quedarán largos y no demasiados gruesos, se va apretando bien para que quede bien unido. Si los haces al revés quedarán muy gruesos y será difícil freírlos y que queden hechos por dentro.

Se empanan pasándolos primero por huevo y pan rallado. Se aprietan otra vez con el pan rallado. No me hizo falta ponerle un palillo; pero se puede usar sin problema, aunque si los apretáis bien no hará falta.

Se fríen en aceite no demasiado caliente pues se nos quemarían por fuera y estarían crudos por dentro. Tienen que quedar dorados.

Se dejan templar un poco y se cortan en diagonal  por un lado y recto por los extremos para ponerlos en pie. 

Nada más. Unos flamenquines típicos andaluces y muy buenos para hacerlos de vez en cuando, creo que a cualquier niño le encantaría este sencillo plato.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Huevo a la Flamenca

Uno de los platos más típicos y a la vez más tradicionales en Andalucía, los hay en muchos bares o mejor dicho los había en muchos bares, ahora ya no se encuentran con la alegría con la que lo encontrábamos antes. Hay mil versiones, con chorizo, con jamón, con habas, con guisantes...hay tantos flamencos como cocineros haya. Están muy buenos; pero también es verdad que no siempre los que hay por ahí me gustan demasiado. Así que me puse y aquí está este sencillo y andaluz plato. Para que quede bueno de verdad hay que utilizar tomate frito casero, guisantes naturales y una buenas patatas para freír, si son de Sanlúcar de Barrameda, mejor aun y si el huevo es fresco de gallinas conocidas ya ni os cuento. Se suele servir en los bares o restaurantes en cazuelitas de barro, aunque este lo he servido en estos monos cuencos blancos que me encantan.

Os dejo el enlace del tomate casero, es muy sencillo y fácil de hacer y no tiene nada que ver si lo hacemos con tomate industrial. 

Huevo-a-la-flamenca

huevo-poché-con-patatas-fritas-tomate-casero

huevo-poché-con-tomate-frito-casero-y-patatas
 Cuando he atado los huevos los he puesto sobre un plato para no tener que correr a último momento.
Ingredientes

1 Huevo (por persona)
Guisantes frescos
1 kilo deTomates (para el tomate frito casero)
Patatas para freír
Jamón serrano ibérico (en tacos)
Sal
Aceite de Oliva virgen (para freír las patatas)
2 gotas de Aceite de Oliva virgen extra (para los huevos poché)
1 Espárrago blanco en conserva  o triguero por persona

Preparación

Lo primero es hacer el tomate frito, es muy fácil, os he dejado el enlace en la parte de arriba.

Pelar y sacar de las vainas los guisantes y cocerlos en agua caliente unos 4 minutos, no más pues quedarían muy blandos y una de las gracias que además tiene este plato es que los guisantes contrastan con el resto. Os he dejado la imagen para que veáis como los he cocido, sobre un colador, es más fácil. Se quita el agua y se reservan.

Pelar las patatas y cortarlas en trozos cuadrados medianos. Se fríen en aceite de oliva no demasiado caliente, al estar cortadas medianas es mejor dejarlas que se confiten dentro del aceite para que se vayan ablandando. Después subir el fuego para que terminen de dorarse y queden crujientes.

Emplatado

En un recipiente algo hondo, ponemos las patatas fritas, dos o tres cucharadas soperas de tomate frito, añadimos los guisantes naturales y los trozos de jamón ibérico a taquitos y si queremos podemos ponerle un espárrago blanco o uno o dos espárragos trigueros cortado en tres trozos.

Finalmente el huevo, si os quedase mal, repetid. No lo deis por bueno.

Momento huevo poché... o huevo escalfado

Es fundamental que nos quede bien, pues es la gracia de este plato. Al servirlo, la yema debe estar cruda para que al cortar se mezcle con todo y que desde la parte superior caiga e impregne todo el resto del plato.

Se puede hacer a la manera tradicional; pero creo que tiene una desventaja, que es el vinagre en el agua, vinagre que no hay más remedio que ponerlo para ayudar a la coagulación del huevo. A veces queda un ligero sabor ácido. Es más arriesgado hacerlo así. Desde hace ya bastantes años se hace con papel film que es menos arriesgado y sale siempre perfecto.

En un recipiente o vaso pequeño y bajo, se coloca un papel film haciendo un poco de presión con los dedos para hacer el hueco donde irá el huevo. Ponemos 3 gotas de aceite de oliva virgen extra. Echamos el huevo y ponemos sal por encima de la yema.

Cerramos este film levantándolo con los dedos hasta tenerlo arriba, (pero sin sacarlo todavía del recipiente) y poderlo cerrar con un hilo o un cierre, de esos que se usan para cerrar el pan de molde (ese es el que yo he utilizado).

En un  recipiente pequeño ponemos agua y cuando rompa a hervir ponemos con cuidado los huevos dentro y dejamos que floten. Ahora viene lo fundamental, el tiempo.

Se deben dejar exactamente cuatro minutos y medio. Con cuatro la clara no queda hecha del todo, aunque luego no se nota al mezclarse con el tomate, las patatas y demás ingredientes. 

Lo ideal son 4,30 minutos exactos. Yo me pongo la alarma en el teléfono, por si acaso.

Se sacan con una espumadera uno a uno y se van poniendo en un plato grande. El aceite se usa para que el papel film no se pegue al huevo, por eso es importante no olvidarlo.

Se corta la parte superior con una tijera y se deja que resbale el huevo al cuenco donde ya tenemos todo emplatado.

Listo, tenéis que animaros, están muy buenos, merece la pena de verdad el esfuerzo.


Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

domingo, 12 de febrero de 2017

Milhojas con merengue suizo y fresas

Ya que estamos tan cerca de San Valentín, día de los enamorados, me pareció que este postre venía perfecto para todos los que lo celebren, que no es mi caso; pero que aprovecho para dejarlo a los más golosos y románticos. Esta fiesta se celebra en España de pocos años a esta parte, pero la moda y la globalización llega a cada rincón, así, que a celebrar y gastar que es lo que se ve en cada rincón de cualquier ciudad y sobre todo en los centros comerciales, todo lleno de corazones rojos colocados en guirnaldas y con brillos a modo de llamadas al consumo.... vamos, como si estuviésemos en pleno Manhattan. Cada uno que celebre lo que le apetezca, que coma todo lo que le guste, si puede, que se lo pase bien si le dejan, que disfrute bien de la vida.  Así que aquí os dejo este dulce fácil y muy resultón.
merengue-suizo-con-hojaldre-y fresas

milhojas-relleno-de-merengue-suizo

milhojas-con-merengue-suizo-y-fresas

milhojas-de-merengue-suizo-y-fresas

merengue-suizo-con-fresas-entre-hojaldres
Ingredientes

1 Plancha de Hojaldre Fresco
Azúcar glas 
Fresas (una por cada milhojas)
Canela en polvo

Preparación

Lo primero es cortar como más nos guste esta plancha de hojaldre y colocarlas sobre un papel de horno espolvoreado con azúcar glas.

Una vez dispuestas en la bandeja del horno se vuelven a espolvorear con azúcar glas y se cubren con papel de horno y encima se les pone una peso para que no suban demasiado. 

Se hornean a 200 grados unos 25 minutos. Se dejan enfriar.

Merengue suizo

220 gramos de Azúcar 
4 Claras de huevo (150 gramos)

Se mezcla el azúcar con las claras y se calienta hasta llegar a los 60 grados, un termómetro digital sería lo ideal para hacer este merengue.

Se pone en un recipiente amplio y se usa la batidora o mezcladora y se bate hasta que monten. El merengue suizo debe quedar brillante y liso. Este tipo de merengue al no estar las claras completamente crudas se conservan muy bien, ya que están casi pasteurizadas. Montar hasta que haga dibujo, es decir, tiene que mantener la forma.

Se rellenan las hojas de hojaldre (deben estar ya frías) y se decora como más os guste. Colocar unas fresas laminadas por encima y añadirle un poco más de merengue y espolvorear con canela en polvo para terminar la decoración, os recomiendo hacerlo encima de un pequeño colador de malla fina, por lo que pudiese pasar.

Este merengue se puede poner con la ayuda de una manga pastelera y boquillas diversas para realizar el relleno de estos dulces. Se puede quemar igualmente la superficie del merengue con un soplete de pastelería y queda muy bonito pues las puntas del merengue quedan tostadas y muy resultonas.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 10 de febrero de 2017

Bizcocho con flan (Al baño María)

Esta receta es la primera vez que la preparo, pues hace muchos años una amiga la hizo de postre y no le gustó mucho como le salió, aunque a nosotros nos encantó; pero siendo ella tan buena repostera pensé que seguro a mí no me saldría bien. Hasta que la semana pasada me decidí, "quién dijo miedo", así que aquí está el resultado de este dulce que parece mágico. Antes lo tendría que haber hecho, sale que es una delicia, aproveché también los huevos que me habían regalado de gallinas "de las que corren" como decía siempre el abuelo de mi marido, que eran los buenos para todo, él no cocinaba pero sí sabía comer muy bien. Se cocina todo a la vez al baño maría. Pero los preparados se hacen cada uno por su lado, se hace el caramelo líquido, se echa el flan y después en el mismo molde el preparado que hemos hecho del bizcocho, luego al baño María y listo. Muy sencillo.
bizcocho-y-flan-al-baño-maría
 bizcocho-y-flan-bizcoflan

dulce-al-baño-maría

porción-de-bizcocho-y-flan

porción-de-bizcocho-yflan

Ingredientes
Flan
4 Huevos
500 gramos de Leche
120 gramos de Azúcar
2 gotas de Vainilla líquida

Bizcocho
3 Huevos
90 gramos de Azúcar
90 gramos de Harina

Caramelo
6 cucharadas de Azúcar
unas gotas de limón

Preparación

Se empieza haciendo el caramelo, en el mismo molde que utilicemos, yo lo hice en redondo, pues se me olvidó el molde tipo plumcake en el campo. Se pone a fuego bajo y se pone el azúcar y las gotas de limón, cuando esté ya hecho, es decir, dorado se recubren bien las paredes del molde.

En una olla pequeña se ponen los ingredientes del flan y se revuelve hasta que espese.
Se echa con cuidado en el molde caramelizado.

Ahora en un recipiente para mezclar añadimos para hacer el bizcocho, el azúcar y los huevos. Batimos bien.

Se añade la harina y se bate con cuidado con una lengua de repostería.

En un recipiente hondo y más grande para que quepa nuestro molde, ponemos agua y encima el molde de nuestro bizco-flan que se hará al baño María.

Va a horno precalentado con antelación, a 180 grados unos 25 o 30 minutos.

Se pincha para saber que está ya hecho. Se puede adornar con lo que más nos guste. Como yo no soy muy amante de la nata, preferí no ponerle nada de nada. Pero ya se sabe que para gusto, colores.



Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...