martes, 12 de diciembre de 2017

Kaiser Rolls - Pan de Viena

Reconozco que soy una caprichosa con esto de los panes, una panarra en toda regla y que hacía mucho tiempo que quería hacer este maravilloso pan y además no se puede comprar en ningún sitio, pensé que como no lo hiciese yo misma, lo tenía claro, que probarlo no lo iba a poder probar ya que solo lo he podido desayunar en algunos hoteles. Bueno, ni corta ni perezosa me lancé al vacío y me dije lo de ¿quién dijo miedo?. No os podéis imaginar lo rico que está, es una cosa impresionante. En esta primera imagen que os dejo hice este bocadillo relleno con queso de untar, lechuga, salmón fresco y tomatito cherry. Estos kaiser rolls también llamados pan de Viena, se pueden comer tanto con dulce como con salado y doy fe que están igual de ricos. Una cosa importante, es un pan ideal para niños, pues es pan; pero blandito y que con dulce o salado está perfecto. En nada de tiempo lo estaré haciendo para dejarle panes preparados al chiquitito de la casa, siempre he pensado que es mucho mejor un bocata en toda regla que cualquier cosa industrial. Otra cosa importante, se pueden congelar y luego solo sacarlos un poquito antes de servirlos para comerlos tal cual o calentitos en una tostadora.
panes-individuales
Tenía guardada la receta hace mil años (tampoco suelo ser exagerada), entonces el otro día lo hice tal cual, me quedó muy bueno; pero había algo que no me terminaba de convencer, así que lo volví a repetir a los dos o tres días. En esta segunda ocasión le cambié las proporciones un poco y cambié las harinas, la receta que os voy a dejar está probada y os aseguro que salen perfectos. En esa primera receta de los "mil años guardada", ponía que había que hacerlo solo con harina de fuerza, unos cuatrocientos gramos, en esta receta veréis que he cambiado la proporción por doscientos gramos de fuerza, doscientos gramos de harina normal. La diferencia era la miga, estas cantidades han variado la miga, es más suave, más elástica y menos densa.
panes-de-viena-con-semillas-de-sésamo-y-amapola

bocadillo-con-salmón-y-lechuga
bocadillo-de-salmón-con-pan-vienés
pan-de-viena-interior
También con dulce están deliciosos, en este caso con la mermelada de naranjas amargas hecha por mi amiga Sol, en este frasquito tan coqueto, estaba buenísima. 
pan-de-viena-con-mantequilla-y-mermelada
Me alegro haber sido valiente y haberme atrevido con esta receta, sino no lo hubiera sabido nunca. Este tipo de panes normalmente te dicen que se deben hacer con harina de fuerza (de panadería), pero creo que no siempre es necesario. Este pan de hoy se parece bastante al famoso challah, pan del sabbath judío con las semillas de amapola por encima y con pocas diferencias, como la levadura que se usa la seca, que lleva mantequilla en vez de aceite como este y que tiene menos cantidad de agua, el resto casi igual. Este challah está también en la lista de panes que tengo que hacer, sí o sí.
pan-recién-horneado
Cuando los coloquéis encima del papel para el levado y luego así mismo se hornearan, los tenéis que poner separados pues a mí algunos se me unieron (como se puede ver en la imagen superior) y luego no quedan tan bonitos. No pasa nada; pero hay que intentar que no se unan en el horno.
panes-de-viena-en-el segundo-levado
Ingredientes
16 gramos de Levadura fresca
250 ml. de Agua 
200 gramos de harina de fuerza (de panadería)
200 gramos de harina normal de trigo
40 gramos de harina normal (más de la cantidad inicial para el amasado por si hiciera falta)
2 huevos grandes
1 1/2 cucharada de miel
50 ml. de Aceite de oliva virgen
1 1/2 cucharadita pequeña de sal fina
Semillas de amapola o sésamo (o las dos)

Glaseado
1 huevo y una cucharada de leche
masa-y-antes-y-después-del-levado
Preparación
Masa
  • Lo primero es pesar la levadura y echarla en un poco del agua que tenemos medida.
  • El agua debe estar a 37 grados, es decir a nuestra temperatura, ya que si está caliente inhibe la fermentación de la levadura y si está fría tardará mucho tiempo en el proceso.
  • Se diluye bien la levadura en ese poco de agua.
  • Se deja en un sitio templado unos 5 minutos hasta que se le vean unas burbujas en la superficie.
  • Se pone en una amasadora o en un recipiente amplio, la harina y se mezcla con la sal.
  • Se añaden los huevos y se mezcla un poco con una cuchara de madera o en la máquina.
  • Añadimos la miel, mezclamos un poco, ponemos el aceite de oliva y seguimos mezclando.
  • Echamos el agua poco a poco, si veis que queda seca se puede añadir un poco más, no hacerlo hasta que no esté un poco mezclada. Es una masa un poco pegajosa, luego añadimos al amasar un poco más de harina si hiciese falta.
  • Amasamos unos tres minutos y volcamos en un recipiente o en el que lo hayamos hecho y lo dejamos levar, tapado con un papel film. El recipiente tiene que ser grande, (pues a mí se me salió por arriba cual fuente, menos mal que estaba sobre una bandeja pequeña de horno).
  • Dejamos que repose la masa hasta que doble el volumen en unos 40/50 minutos en un lugar cálido de nuestra cocina. (yo lo meto en el horno, apagado y frío, claro para que no esté expuesto a corrientes de aire y leve antes).
Amasado

  • Con las manos y dentro del propio recipiente, aplastamos suavemente la masa ya levada para degasificarla.
  • Volcamos la masa en una mesa enharinada y amasamos ligeramente, boleando la masa.
  • Echamos más harina si hiciese falta, harina de la normal, no la de fuerza.
  • Cuando veamos que ya no se nos pega en las manos estará lista para cortarla en trozos iguales de unos 30 gramos aproximadamente, la masa es muy suave. 
  • Cubrimos la bandeja del horno con papel vegetal.
  • Vamos haciendo tiras largas tipo chorizos de unos 20 centímetros.
  • Y hacemos un nudo (el mismo que cuando hacemos un lazo).
  • Los extremos, va uno hacia arriba y se mete en el centro y el otro hacia abajo y se esconde en la base de este pan. Muy sencillo.
Horneado 
  • Se van colocando encima del papel vegetal y bastante separados, pues crecen mucho en este segundo levado.
  • Cuando los tengamos todos ya en la bandeja los pincelamos con una mezcla de un huevo y una cucharada de leche.
  • Por encima les ponemos las semillas, la cantidad a gusto de cada uno, se pueden poner los dos tipos o mitad de sésamo y la otra mitad de panes de amapola.
  • Se dejan levar sin cubrir esta segunda vez.
  • Cuando hayan doblado el tamaño ya en la bandeja del horno, tardan una hora aproximadamente, los horneamos, unos 10 minutos a 200 grados.
  • Se sacan del horno y los colocamos en una rejilla para que se enfríen.
Nada más y nada menos, son unos panes riquísimos que se pueden comer como os he enseñado en las imágenes con salado o con mantequilla y mermelada. Otra cosa importante, se pueden congelar en una bolsa de cierre hermético e irlos sacando a medida que nos hagan falta.Te hace un buen apaño para una cena con una buena cerveza muy fría. Os los recomiendo, ideales para niños. 

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Tarta de coco navideña

Una tarta diferente a todas las que haya probado de coco, no es ni un bizcocho ni un pudin, tiene una textura muy especial, es suave, dulce, con mucho sabor a coco, ya que lo lleva como principal ingrediente y yo personalmente es ver coco y hacérseme los ojos chiribitas, me encanta, recuerdo que alguna vez que he ido a una feria siempre acababa con un trozo de coco en la mano y que se vendían en los carros ambulantes o puestos callejeros de la propia feria. En esta ocasión no tenía idea qué receta hacer para participar en este parrandón de mi amiga Angélica y se lo comenté, pero de repente encontré esta tarta y dije, esta para el parrandón de recetas navideñas, ¡vamos! de cabeza con ella. Me inspiró el coco, al echarle el azúcar glas y el coco rallado por encima para terminarla, creí ver una nevada, una señora nevada y ya se sabe los estereotipos, nieve; Navidad, Navidad, parranda, parranda, la participación en el blog de mi amiga y que os dejo aquí el enlace para que podáis ver las participaciones de este año, que creo que serán extensas y de paso a quien no la conozca la pueda visitar y conocer su precioso blog de cocina con consejos, manualidades, recursos y fotografía, un precioso blog y una buena iniciativa. Con esta tarta de coco vamos al Parrandón de recetas navideñas en su segunda edición y espero que os gusten, esta y todas las recetas que participan, os dejo también las recetas navideñas que participaron el año pasado, aquí.
tarta-navideña-de-coco
Si hacéis click encima de la imagen entraréis en el parrandón de este año

tarta-ideal-para-mesas-navideñas

porción-de-tarta-de-coco

tarta-de-coco-y-porción-en-plato
Ingredientes
125 gramos de Azúcar 
4 Huevos grandes
75 gramos de harina de trigo
125 gramos de  coco rallado (una bolsita de Mercadona)
125 ml de Mantequilla 
200 ml nata para montar 
170 ml leche semidesnatada o la que os guste 
1 cucharada pequeña de brandy
Azúcar glas (para espolvorear por encima)
Coco rallado por encima (el nevado artificial)
tarta-y-corte
Preparación 
  • En un recipiente amplio, ponemos los huevos y el azúcar y batimos hasta que quede una crema.
  • Añadimos la cucharadita de brandy o de esencia de vainilla si hay niños.
  • Agregamos la mantequilla derretida ligeramente y batimos.
  • Se añade la harina tamizada a ser posible para que entre con aire. Solo pasarla por un colador e irla añadiendo.
  • Se añaden los líquidos: la leche, la nata (crema de leche) y casi toda la bolsita de coco rallado, menos dos cucharadas soperas rasas, que reservamos para "nevarla" por encima.
  • Se remueve bien hasta integrar todo los ingredientes.
  • Yo utilicé un molde redondo y algo alto, los de los "angel cakes", pero puede servir cualquier molde no demasiado grande, el mío tiene 18 cm de diámetro.
  • Se enmanteca y se echa harina por el molde que quede bien encamisado.
  • Con el horno caliente a 160 grados, lo metemos a media altura, durante 55 minutos.
  • Pincharlo para saber si está hecho, si sale limpio el palito y ya estará listo.
  • A los treinta minutos miradlo por si se dora mucho para taparlo con un papel de aluminio hasta el final de la cocción y que no se nos vaya a quemar.
  • Cuando está terminado se espera un poco en el horno con la puerta abierta.
  • Se saca y se deja enfriar completamente.
  • Echarle por encima el azúcar glas y por último el coco rallado.
Siempre baja al final un poco, pero no pasa nada, es por la acción de los huevos, ya que al no llevar levadura debe quedar de esta forma, como si se tratase de un cheesecake de los de toda la vida y que no hay forma que queden muy altos con poca cantidad de ingredientes. Los misterios de la cocina.

Os dejo el enlace del blog "Mayte Sweet Factory" del que saqué parte de esta receta, aunque la varié bastante, ya que la mía no lleva chocolate blanco y algunas modificaciones más que son inevitables que no las haga, pues no hay manera de hacer nunca la misma receta que me dicen, siempre cambio cosas y a veces muy importantes y me cargo el invento, una que es atrevida, siempre lo he sido y ya no podré cambiar, aunque en este caso, no metí la pata (afortunadamente) y me quedo buenísma, deliciosa, es más la voy a volver a preparar muy prontito.

Espero que os haya gustado y que si se os ocurre prepararla nos lo contéis. 

Empezad a ver recetas de cocina navideña que la Navidad llega inexorablemente.


Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 5 de diciembre de 2017

Arroz abanda con receta de Quique Dacosta

Los arroces en general me encantan, hasta el blanco sencillo y bien hecho me vuelve loca; pero nunca pasado que entonces prefiero no comerlo. ¿Cuántas veces en algunos bares te ofrecen arroz como tapa? y en muchos casos aquello es como una masa con cosas de colores. En fin, los arroces casi siempre los preparo en mi casa y los como en algún que otro restaurante de buena cocina y buenas maneras. Siempre un arroz parece que es para un día de fiesta y muchas veces sí que lo es, nos reúne alrededor de una mesa sencilla y con muchas ganas de comer bien y echar unas risas, aunque dependiendo de con qué lo hagamos será más o menos caro. No hace falta a veces demasiados ingredientes para comerte un buen arroz. En ese caso sí que tiene muchos ingredientes aunque no se vean. Lo importante de este arroz abanda es el caldo de pescado que se debe hacer para que el arroz recoja todo el sabor en esos pequeños granos de cereal. Con este plato participo en el blog Cooking the Chef  (os dejo el enlace para ver todos las recetas que participan este mes con las recetas ) y que este mes nos ha tocado como chef, Quique Dacosta, un cocinero extremeño, joven y experto, criado desde su adolescencia en tierras levantinas, en Alicante y uno de los grandes haciendo estos arroces tradicionales. 
arroz-abanda
Yo tengo que confesar que no he puesto tantísimas cosas en el caldo de pescado como recomiendan en la receta, pues me ha parecido muy exagerado para hacerlo solo para cuatro personas. A su receta le da mucha importancia sobre todo a este caldo y creo que es fundamental aunque para mí, ya os digo me pareció que era demasiado. Así que lo aligeré un poco aunque le puse mucha morralla de pescado, que luego os cuento. También es verdad es que a esta receta le faltaba algo para que se hiciera el famoso  "socarrat" que no es más ni menos que el arroz algo duro y caramelizado que se hace en el fondo del recipiente y, que a veces sale y muchas otras no. Dicen que puede ser el recipiente o el tipo del material con el que esté hecha la paella (recipiente). En este caso no me salió, otro día lo probaré en las paellas que tengo en el campo y que no me las he podido traer pues no caben encima del fuego de la cocina de mi casa de la ciudad; pero bueno, ha salido muy rico este arroz del chef Dacosta. Nos encantó.
arroz-abanda-con-sepias
arroz-abanda-con-sepias
arroz-abanda-con-sepias
arroz-abanda-con-sepias-vino-Tamaron
chef-Quique-Dacosta-Denia-Alicante
Quique Dacosta nace en 1972 en Jarandilla de la Vera. De origen extremeño y valenciano de adopción, desarrolla desde 1986 su carrera profesional como cocinero. A los 14 años comienza a trabajar en la cocina y a indagar en libros, casi todos de cocineros franceses con líneas culinarias muy distintas a las que él trabajaba en ese momento. Siembra así una inquietud alrededor de la comida más allá de la mera alimentación. Con 18 años empieza a visitar los mejores restaurantes gastronómicos del momento en España.

En 1988 entra a trabajar en el que hoy es su restaurante, El Poblet, (hoy Quique Dacosta Restaurante) que en sus inicios ofrecía cocina castellana y pasa después a una oferta gastronómica marinera local. Se empieza a construir y contextualizar una cocina alicantina, valenciana y española innovadora. Se mezclaron estilos, para crear una nueva cocina valenciana a finales de los 80 y primeros de los 90, ya bajo la dirección de Quique Dacosta 

Una cocina actualizada con nuevas técnicas: quería aligerar la cocina como concepto central y rectificar los puntos de cocción de los productos y elaboraciones. Crear desde los productos locales, como leitmotiv de su obra y siempre con una ventana abierta al mundo, a las culturas de otros países, su cocina y sus productos para enriquecer su propuesta, y conocimiento.
Os dejo el vídeo de la receta donde podéis ver al chef haciendo este plato.

Ingredientes
(4/5 personas)

Caldo para hacer el arroz
1 trozo de corvina
1 trozo de rape o mero
Raspas de rape
2 colas de merluza
6 galeras (o langostinos o gambas)
1 muslo de pollo pequeño
1 trozo de costilla de cerdo
Dientes de ajo
Tomate natural 
Sal

Arroz
3 cucharadas de Aceite de Oliva vigen extra 
320 gramos de Arroz bomba
Verduras; zanahoria, cebolla, puerro
2 cucharadas de tomate frito 
2 cucharadas de tomate natural (rallado)
Sepia 
Azafrán
Ñoras
Pimentón dulce de la Vera

Preparación
Caldo de pescado y carnes
  • La preparación del caldo se recomienda hacerlo el día anterior.
  • La costilla y el pollo se meten en el horno para que se doren un poco.
  • Poner en una olla amplia el pescado para hacer el caldo.
  • Las galeras son muy típicas en Andalucía y la zona de Levante (optativo)
  • Se pone aceite de oliva virgen extra en el fondo de la olla.
  • Se echan los dientes de ajo hasta que se doren y se añade la cebolla, puerro y zanahoria.
  • Se deja pochar un poco y se añade el pimentón dulce solo una punta de la cuchara.
  • Añadimos las ñoras ya hidratadas.y el tomate natural.
  • Se pone el pollo y la costilla ya dorados.
  • Las galeras se ponen ya en la olla.
  • Se mezcla todo y se añade el agua, unos dos litros aproximadamente.
  •  A los 30 minutos se añade el pescado.
  • Se deja otros 30 minutos más.
  • Se cuela el caldo para el arroz. 
  • Se reservan los trozos de pescado para servirlo posteriormente junto al arroz (opcional).

Arroz
  • En el recipiente que vayamos a hacer el arroz ponemos aceite infusionando con un diente de ajo, que retiraremos al empezar a preparar  el arroz.
  • Se echa el pescado ya limpio y las sepias o calamares cortados muy pequeños.
  • Añadimos rápidamente el pimentón dulce, solo una punta de la cuchara y el tomate natural rallado y un poco de tomate frito. 
  • Revolvemos bien.
  • Añadimos las hebras de azafrán y ponemos el arroz.
  • 160 gramos de arroz bomba, por cada litro de agua
  • 10 minutos a fuego medio y otros 8 minutos a fuego más bajo.
  • Pasado este tiempo se echa una filo de aceite de oliva por encima del arroz y se deja reposar unos minutos más.
Se sirve el arroz y se puede acompañar de algunos trozos de pescado y de salsa alioli,  que no hice yo en esta ocasión, pero que os dejo la receta de Anna Recetas Fáciles, aquí.
Para que salga bien el socarrats depende mucho del caldo de pescado y mariscos que hayamos hecho. El socarrats, no es más que la caramelización del arroz en el fondo del recipiente o el de la paella, que es el recipiente habitual para hacer el arroz, por eso se llama paella, mal llamada por otra parte durante tantos años como paellera, ya que no existía esa palabra, hasta que ya la Real Academia de la Lengua española lo ha aceptado, pues lo que es la paella es el recipiente y el arroz era "arroz en paella", desde ese momento ya se usa correctamente eso tan raro de paellera y que tan famoso es el término en muchos países extranjeros y que los miles de turistas que vienen de visita a España incluso cenan este arroz que piden muchos de ellos con la frase: "por favor, una paela".

Nada más. Ya hemos terminado este arroz abanda maravilloso. Estaba muy bueno y el arroz en su punto, sin socarrats, eso sí,  pero que no me ha preocupado nada en absoluto,  que podría no haber quedado tan bien, pero quedó muy bueno afortunadamente. A veces Murphy descansa y va de visita a otras cocinas, no siempre nos va a tocar a las mismas.

Sed felices y probad hacer estos platos tradicionales de la cocina española, que no son tan difíciles. 

jueves, 30 de noviembre de 2017

Alboronía

Un plato antiguo y tradicional, fue verlo y quedarme prendada, pues además de económico es sano, solo verduras y legumbres, Concha del blog De Buena Mesa, nos explica con detalle esta receta que llega a nosotros en el período  Al-Ándalus por el Califato Omeya, procedente de Damasco teniendo su capital en Córdoba, llevando a cabo esta dominación árabe en la península Ibérica allá por el Siglo VIII, ocupando físca, política y por sí, culturalmente España, llegando a su término este poder islámico con la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492 y,  de los que hemos heredado la base de mucha de la gastronomía, en este caso, que provine de los árabes, sobre todo el uso del aceite de oliva y muchos de los dulces que seguimos haciéndolos prácticamente iguales en nuestros días y que pertenecen a esa época, como los pestiños, los buñuelos, almojábanas (empanadillas de queso rebozadas en azúcar), alfajores, el uso de la caña de azúcar refinada... y muchos, muchos  más. Bueno, os dejo aquí el enlace del blog de Concha para que vayáis a hacerle una visita.
fuente-de-alboronía

garbanzos-verduras-calabaza

alboronía-a-base-de-calabaza-y-garbanzos
Ingredientes

1 Kilo de calabaza limpia
1 Cebolla mediana (para el sofrito)
1/2 Cebolla para hervir los garbanzos
1 hoja de laurel (para cocer los garbanzos)
3 Dientes de Ajo
1 Pimiento rojo 
2 Pimientos verdes pequeños
4 Tomates rojos (de pera en mi caso)
Una pizca de comino
1 cucharadita de Pimentón  dulce de La Vera
300 gramos de Garbanzos (secos o los ya cocidos)
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal 

Preparación
  • Se ponen en remojo los garbanzos y se cocinan como se hace habitualmente, en mi caso con media cebolla y una hoja de laurel y sin sal
  • Se echan en la olla y se cubre con agua caliente, se pone la media cebolla entera y la hoja de laurel, se le puede echar unas gotas de aceite de oliva virgen, esto es opcional.
  • Se escurren los garbanzos.
  • Se corta y se le quita la piel gruesa a la calabaza y se hierve unos 20 minutos.
  • Se escurre la calabaza y se guarda algo de este caldo de la cocción.
  • En una olla se pone aceite de oliva virgen y se va poniendo la verdura cortada pequeña.
  • Los ajos, la cebolla, los pimientos (verde y rojo), se ralla el tomate y se añade, se revuelve bien.
  • Añadimos el pimentón y rápidamente añadimos un poco de caldo para que vaya cociendo unos minutos.
  • Se añade la calabaza ya hervida y los garbanzos cocidos.
  • Ponemos sal y una pizca de comino, mejor triturar esta especia en el mismo momento.
  • Dejamos todo tapado unos 20 minutos a fuego muy bajo.
Nada más, ya hemos terminado un plato muy rico y sobre todo sano. Se puede hacer igualmente con garbanzos de los cocidos, lo que convierte este plato en algo mucho más rápido; solo enjuagarlos muy bien bajo el agua corriente y ponerlos al mismo tiempo que ponemos los cocidos por nosotros, dejarlos igualmente cocer unos veinte minutos con todo el conjunto de ingredientes para que adquieran todo el sabor.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Copa de cremoso de limón y granadas

Otra vez más compartiendo un postre de los más fáciles y sencillos que hay, se pueden hacer con un montón de variedades de fruta, con trozos de naranja, de mandarina,  uvas,  frambuesas, moras, fresas, arándanos...cualquiera que os guste y tengáis a mano. En esta ocasión hemos elegido las granadas y las soletillas para el reto Alfabeto Dulce que organiza el blog de Cook the Cake de mi amiga Ana, entrad a ver las cosas tan ricas que hace. Igualmente os dejo el blog de mi compañera responsable de la otra elección de ingrediente, Recetas de Andar por Casa y que junto a La La Taza de Loza hemos sido las responsables de elegir los dos ingredientes en función de las letras que nos tocaban; la "g" para mí, granadas y otro que contuviera la "i": soletilla y estas fueron los elegidos y aquí después de unos días pensando y pensando (o penando), salió este postre que os dejo aquí hoy, que estaba delicioso y tirado de hacer. En menos de 15 minutos lo tienes ya en el frigorífico esperando a servirlos. Todo un éxito.
postre-en-copa-de-limón-y-granada
Estos postres sencillos y económicos y servidos en copas individuales me encantan, tienen la ventaja que al hacerlo con tiempo eso que te quitas del rato antes en el que te tienes que preocupar de otras cosas y estas copas, os dejo otras copas que hice de mandarina por si queréis echar un vistazo y también preparé para el reto del Alfabeto dulce que organiza el blog de Ana, "Cook the cake".
copas-de-cremosos-de-limón-y-granadas-con-soletillas
Estos postres servidos individualmente son lo mejor para quedar muy bien con tus invitados de ese día en casa, los míos quedaron felices con este postre tan sencillo y tan rico. La ralladura de limón por encima le da un aroma muy bueno y al ser tan dulce pues lleva leche condensada, esas granadas al explotar en la boca lo hacen muy agradable y le dan ligereza al postre. Todo un invento. En la imagen inferior tenéis el enlace al reto por si queréis participar en cualquier otro mes con vuestras recetas.


copa-de-limón-granadas

postres-en-copas-de-limón-y-granadas

postres-en-copas-con-limón-y-granadas

cremoso-de-limón-y-granadas

copas-de-postre-cremoso-de-lmón-y-granadas
En la imagen inferior os dejo el enlace (hacer click en la imagen) de la receta de las soletillas por si preferís hacerlas vosotros mismos.
soletillas-caseras-para-postre-cremoso-de-limón-y-granadas

copa-fría-de-cremoso-de-limón-y-granadas
Ingredientes (para 4)
200 gramos de Leche condensada 
200 gramos de Nata para montar (35% de grasa)
1 Limón (para rallar la piel y añadir el zumo del limón)
1 Granada
4 soletillas (Una por copa)
 1/2 cucharadita por copa de licor o vino dulce 
Si hay niños mojar la soletilla con almíbar o leche
preparación-nata-montada-y-soletillas
Preparación
  • Se monta la nata líquida, sin azúcar.
  • Se mezcla con la leche condensada suavemente.
  • Se añade la ralladura de limón y se reserva un poco para la decoración de la copa.
  • Se exprime el limón y se añade a la nata montada.
  • Se mezcla un poco lentamente.
Montaje de la copa 
  • En una copa honda y mona poner en la base la soletilla blandita cortada en trozos pequeños, partida con las manos.
  • A la soletilla se le echa por encima el licor o el vino dulce como en mi caso o la leche en caso de que lo vayan a comer los niños.
  • Poner un poco de crema de limón.
  • Colocar unos granos de granada en esta capa.
  • Más crema por encima.
  • Y colocar por encima más granada para la decoración y la ralladura de limón que habíamos guardado desde el principio.
  • Cubrir cada copa con papel film y meter las copas en el frigorífico pues se debe servir muy frío.
Cuando estábamos en el segundo plato los metí en el congelador, me gusta muy frío.
Nada más, no me digáis que no ha sido sencillo e importante, económico como él solo.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

martes, 21 de noviembre de 2017

Muffins ingleses

Os cuento de estos muffins auténticamente ingleses, pertenecen al blog Patty´Cake y que fue verlos y pensar, estos los preparo sí o sí, eso es lo que se llama amor a primera vista, vamos, flechazo absoluto. Me han quedado maravillosos, siguiendo la receta al pie de la letra y no inventando nada y no improvisando nada que es algo que suelo hacer habitualmente, pero que cada vez lo hago menos para no llevarme malas sorpresas, merecidas por otra parte, por improvisar, por atrevida. La cocina es técnica, a veces medidas exactas y mucho corazón; pero las medidas tienen que ser las que son y la técnica se consigue haciendo los pasos exigidos y probados mil veces por otros cocineros. En esta receta no hay fallo. Lo único que puede variar es el tiempo de levados, eso ya depende del calor de vuestras cocinas y de la época del año en el que se hagan. Estos muffins tan ingleses y tan ricos, estos son los que nos ponen cada vez que visitamos aquellas tierras aunque estos caseros están deliciosos, nada que ver con los industriales. Estos muffins se pueden comer solos o con mantequilla y mermelada o rellenos con jamón de York, siempre suelen acompañar la merienda con el famoso té de las cinco, no son ni salados ni  dulces, no es pan ni bollería, es algo especial, nosotros lo podemos tomar de desayuno o merienda y con café con leche, que es lo que precisamente hice yo, como nos dé la gana, una delicia.
Entrad al blog desde el enlace que os dejo de Patty´s Cake para ver las recetas que tiene y las maravillosas fotografías que me tienen siempre enamorada. Es una artista. Nos cuenta una bonita historia sobre "el hombre de los muffins" (The muffin man), con la letra de una canción de finales del Siglo XIX, muy interesante.  muffins-ingleses-caseros

muffins-con-mantequilla
 
muffins-miga-interior

muffins-y-taza-de-café

muffins-sobre-rejilla
Ingredientes
240 ml. de Leche entera
1 1/2 cucharadas de miel
3 gr. Levadura seca de panadería (compré los sobres en Mercadona)
1 huevo mediano
30 gramos de mantequilla sin sal, derretida
400 gramos de harina normal
1/2 cucharadita de sal fina
Sémola de trigo (solo para espolvorear)

Aquí, en la imagen inferior izquierda podéis ver la masa al terminar de mezclar y amasar y en la de la derecha, ya pasados los 45 minutos hasta que dobló su volumen, fijaros en el recipiente de plástico, hasta dónde llega la masa ya levada.  
masa-antes-de-levar-y-ya-levada
A la izquierda, ya cortadas con un molde de metal de 6 centímetros de diámetro aproximadamente, no cortarlos demasiado finos. A la derecha, habían doblado ya el tamaño, me hizo falta 60 minutos, hasta que se pusieron como las veis. 
muffins-cortados-y-levados
Muffins hechos en sartén
muffins-hechos-en-sartén
Preparación

  • Se pone la leche con la cucharada y media de miel a calentar hasta que esté tibia.
  • Se añade la levadura en polvo de panadería (no la de pastelería, esto es muy importante), los 3 gramos de la receta, algo menos de un sobre.
  • Se mezcla y se deja tapado 5 o 6 minutos, deben salir burbujitas pequeñas del fermento.
  • Se bate en un recipiente pequeño el huevo con la mantequilla derretida y se va añadiendo a la primera mezcla de la leche ya con la levadura poco a poco.
  • Ponemos la harina mezclada con la cucharadita de sal en un recipiente grande o en la propia mezcladora. 
  • Vamos añadiendo la leche poco a poco.
  • Si veis que falta algo de harina le podéis añadir un poco más. De todas maneras es una masa algo pegajosa.
  • Mezclamos y amasamos. Se puede hacer en la mezcladora o en la Thermomix con velocidad espiga. Unos 4 minutos aproximadamente de amasado en máquina.
  • Con las manos engrasadas con aceite de girasol la sacáis de la amasadora y la ponéis en un recipiente amplio de plástico igualmente algo aceitado.
  • Se tapa con papel film y un paño y se deja unos 45 minutos de levado, este tiempo es aproximado. Debe doblar el tamaño, como en la fotografía que os he dejado.
  • Pasado este tiempo se prepara la bandeja, yo utilicé la de mi horno, se cubre con papel de horno y se espolvorea con sémola. Poca cantidad.
  • Se enharina un poco la mesa y se coloca la masa ayudándonos con las manos.
  • Se estira con un rodillo no demasiado fina.
  • Se cortan con un molde de acero o con un vaso de unos 6 centímetros de diámetro.
  • Se van colocando en la bandeja encima del papel espolvoreado con un poco de sémola, se deben colocar los muffins bien separados unos de otros, pues crecen mucho.
  • Se tapan con un paño y se dejan a que doblen su tamaño. A mí me llevó unos 60 minutos este segundo levado, esto siempre depende del calor de la cocina. Intentad meterlo dentro del horno apagado y así no tendrá corrientes y hará el levado en menos tiempo.
  • Se pone al fuego una sartén grande de hierro fundido y cuando esté caliente se van poniendo los muffins, sin nada de aceite ni nada de nada. Dejar estos muffins unos tres minutos por cada lado y listos.
  • Se colocan en una rejilla para que se vayan enfriando.
Los que sobren se pueden congelar y solo sacarlos para calentar y los tendríamos listos para un buen desayuno o merienda muy "british".

Bueno, pues aquí os los dejo y espero que os salgan igual de ricos que los nuestros. A Patty le voy a poner un monumento por esta receta, esta es de las que haré y haré. Adoro el pan, siempre un regalo de la naturaleza.


Sed felices y probad hacer estas cosas caseras tan buenas, a los niños les encantaran.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...