jueves, 22 de febrero de 2018

Bizcocho de chocolate en tres minutos

Parece una exageración; pero no lo es, exactamente son tres minutos en preparar este rico bizcocho caliente de chocolate hecho en una cocotte o en una taza. Un bizcocho para comer recién hecho, caliente y acompañado por helado o solo y acompañado por un té o un buen cappuccino. Lo pedimos el otro día en un restaurante y de repente me acordé que lo tenía pendiente de escribir en el blog y con las fotos guardadas y entonces, ¡zas! Dicho y hecho. Aquí está tan sencillo de hacer y tan rico, precisamente porque es sencillo y rápido.

No hace falta saber cocinar, ni menos aún saber repostería, este bizcocho de chocolate en tres minutos se hace solo y es para novatos. Veréis que no era una exageración. El tiempo de cocción en el microondas es de dos minutos, pero claro, antes hay que mezclar los ingredientes, por eso digo que se tarda tres minutos en tenerlo sobre el plato. Mientras está en el micro se hace si os apaetece una ganache de chocolate o simplemente chocolate a la taza caliente o sirope de chocolate, aunque el chcocolate recién hecho y caliente le quedará mucho mejor. 

Luego decorarlo con una frambuesa o una fresa cortada o arándanos o lo que os guste más, incluso un trozo de naranja confitada o natural, lo que tengáis por vuestro frigorífico o despensa, yo solo le puse unas bolitas de unas flores secas que tenía en casa para ponerlo más mono, nada más. Os dejo aquí el enlace de una tarta con frambuesas y también de chocolate que hice hace un tiempo; pero más grande que estas individuales.
bizcochos-individuales-de-chocolate-en-microondas

 bizcocho-de-chocolate-en-tres-minutos


ganache-de-chocolate


bizcocho-de-chocolate-con-ganache-caliente
Os enseño la cocotte en la imagen de la izquierda, tiene nueve centímetros de diámetro, he puesto a su lado una cuchara sopera para que os hagáis idea del tamaño al tener un punto de referencia para calcular el tamaño. La cantidad es perfecta para un postre individual.

La imagen central es ya con la masa del bizcocho y la tercera después de dos minutos en el micoondas para que podáis ver como queda de grande y lo que sube, por eso no llenar el recipiente nada más que hasta la mitad.
tres-pasos-bizcocho-de-chocolate-caliente

Ingredientes para dos unidades
(Siempre cucharas soperas)

2 Cucharadas de azúcar
1 Huevo
1 Cucharada de aceite de girasol
1 Cucharada de leche 
2 Cucharadas de Harina (yo utilicé la que lleva levadura incorporada)
1 Cuchara sopera de Cacao Puro en polvo de Valor

Ganache (Opcional)
30 gramos de Mantequilla
30 gramos de Chocolate negro (55% cacao)

Preparación 
  • Los ingredientes están por orden de incorporación a la masa.
  • En un recipiente mediano tipo cuenco, añadimos el azúcar y mezclamos con el huevo.
  • Añadimos el aceite y la leche y mezclamos.
  • Ponemos la harina (yo utilicé la tipo bizcochona que lleva levadura incorporada, pero se puede hacer con harina de repostería y sin añadir levadura).
  • Mezclamos un momento recogiendo bien toda la harina que pueda quedar por los lados.
  • Añadimos por último la cucharada sopera de cacao puro y mezclamos.
  • Enmantequillas el molde (sin harina).
  • Viertes la masa solo hasta la mitad del recipiente. No se tapa con nada.
  •  Lo pone en el microondas a 900 W. Dos minutos de cocción
Ganache
  • Se derrite el chocolate en un cazo puesto sobre una olla pequeña y se pone agua caliente, a medida que se caliente se va derritiendo el chocolate.
  • Cuando no esté del todo derretido se aparta y se añade la mantequilla cortada en trozos pequeños y se revuelve fuera del fuego.
  • Se vuelve a poner sobre el agua caliente y se revuelve unos segundos, hasta que haya ligado bien. 
  • Se pone a templar unos segundos encima de cualquier superficie fresca y ya se puede usar.
  • Mientras, hemos sacado el bizcocho del microondas y lo desmoldamos.
  • Echamos el chocolate caliente por encima y servimos caliente.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.


sábado, 17 de febrero de 2018

Menudo con garbanzos (callos a la andaluza)

Este es un plato que gusta mucho o no gusta nada, a esto le pasa como al chocolate o los huevos fritos o te enloquecen o los detestas y eso pasa con este plato de callos o también llamados en Andalucía, menudo, la única diferencia entre los callos a la madrileña tan famosos y el menudo es que este último siempre lleva como ingrediente principal, garbanzos, tengo que confesar que adoro los garbanzos y las legumbres en general, os dejo otro plato andaluz que está delicioso, la berza gaditana, os dejo el enlace aquí, lo que os contaba es que estos dos platos aunque sea uno de Madrid y el otro de Andalucía, se parecen bastante, salvo las especias de caracoles que lleva siempre el menudo y que es un compendio de varias especias y al que nunca le falta la hierbabuena fresca. No es un plato nada difícil de hacer ya que todo va en crudo, no hay que rehogar, ni freír nada de nada. Lo principal como siempre es comprar buen producto fresco y limpiar muy bien los callos; sobre todo muy bien la tripa que debe quedar inmaculada y sin ningún olor.

Lo normal es cortar tanto la verdura como las demás carnes muy pequeñas, pero eso es ya a gusto de cada casa. En Cádiz capital hay tres lugares en los que nos encanta comer el menudo, son el Bar restaurante "Bohemia" en la misma avenida principal, cerca del hospital universitario, el otro es un pequeño bar taberna o una casa de comidas como se llama en algunas ciudades españolas "Casa Labra" situado en la esquina de la plaza España con la calle Antonio López y el último en el bar Zona Francaestán todos estos muy ricos, os los recomiendo. Nosotros somos unos especialistas en catar menudos y por experiencia sabemos que no siempre están buenos. Hay algunos que mejor solo verlos de lejos.
menudo-con-garbanzos

menudo-de-ternera-plato-típico-andaluz

ingredientes-básicos-para-el-menudo-con-garbanzos


carnes-y-chorizo-ibérico
Ingredientes para 6 / 8 personas
1 kilo de Callos de ternera
1 trozo pequeño de morro
1 Pata pequeña de ternera cortada a la mitad a lo largo
1/4 kilo de carne de jarrete o de ternera tierna
1/2 kilo de Garbanzos remojados
1 Cebolla
1 Tomate rojo 
1 pimiento verde pequeño
1 pimiento rojo (un trozo)
1 Cabeza de ajos
1 Hueso de jamón
1 trozo de Costilla de cerdo
1 trozo de Jamón serrano
2 Chorizos ibéricos (curados)
1 cucharada de Aceite de oliva virgen extra
1 Guindilla picante (opcional)
1 cucharada rasa de Pimentón dulce de la Vera
1/2 cucharadita pequeña de Pimentón picante (opcional)
Sal (solo al final)
Hierbabuena (unas cuantas ramitas, luego se quitan)
1 hoja de Laurel
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Agua mineral o corriente si es buena la de vuestra ciudad.
Vinagre blanco para limpiar los callos

Especias de caracoles
(en Andalucía las venden juntas en tarritos pequeños para hacer caracoles o menudo)
se componen de: 
Cilantro, clavo de olor, comino y pimientas pequeñas de Cayena

Preparación
  • Ponemos la noche anterior los garbanzos en remojo con agua templada.
  • Limpiar los callos debajo del grifo dándoles algunas vueltas.
  • Dejarlos en remojo con agua unos 5 minutos cada vez con un chorrito de vinagre blanco.
  • Haced esta operación de limpieza tres veces.
  • No tienen que oler ni a vinagre ni a nada de nada.
  • Limpiamos el resto de la carne.
  • Cortamos la verdura pequeña y los chorizos en rodajas sin piel o en trozos pequeños.
  • Ponemos los callos cortados pequeños en la olla, en seco y añadimos todos los ingredientes, mezclamos bien con todos los ingredientes juntos.
  • No olvidar las especias y las ramas de hierbabuena.
  • Tengo un truco para las especias. Poner en un filtro de café de papel, las especias y atarlas con una cuerda de cocina bien apretado el nudo y cortar un poco para que quede un paquete pequeño.
  • El filtro ya con las especias dentro se humedece con agua un poco y se mete en la olla. Realmente es hacer una infusión de estas especias.
  • Añadimos el agua templada, nunca fría, sin que llegue a cubrir.
  • Importante: no echar sal, pues los garbanzos quedarían duros y el agua que añadamos a la olla debe estar templada.
  • Se pone la olla presión a fuego medio y cuando empiece a pitar se baja el fuego al mínimo y se deja una hora.
  • Nunca añadir agua fría pues los garbanzos ya no se ablandarían.
Nada más, ya hemos terminado, muy sencillo y sin prisas queda un platazo de los de siempre. Está mejor siempre al día siguiente.

Sed felices y probad hacer estos platos tradicionales y de cuchara.

domingo, 11 de febrero de 2018

Buñuelos de viento

Os dejo estos buñuelos en un domingo de Carnaval en Cádiz, un dulce que se hace en un momento. Estos buñuelos los tenía guardados en mi lista de "pendientes urgentes a probar sin falta" los vi un día en un blog amigo y sabía que los tenía que probar, pues no era plan de tener que ir a Galicia solo para comerme una de sus bandejas, me daba apuro...no por otra cosa. Así que ni corta ni perezosa me empapé de su receta y los preparé, son una cosa espectacular, se inflan como si fuesen pequeños globos... una gozada de dulce tradicional y muy típicos de estos días, tanto en Carnaval como en Semana Santa, hace tiempo hice otro dulce de carnaval típico italiano, una masa fina y frita con azúcar, le bugie (las mentiras, sería la traducción, pues no se puede negar que te has comido uno de estos dulces por el rastro que deja de migas y azúcar que deja (os dejo aquí el enlace para que le echéis un vistazo) una masa fina y frita. 

Hace tiempo hice unos rellenos con chocolate; pero esta masa no tiene comparación sobre todo por cómo me quedaron de redonditos e inflados, perfectos y de sabor estupendos, está feo que lo diga, pero sabéis que si algo me queda mal también os lo cuento y, cuando me quedan bien, lo digo igualmente. Perfectos. Tienen estos buñuelos uno o dos secretos, que si os los cuento como hizo "El Cocinero Casero" ya no es secreto, así que los aprovecharemos para que nos salgan igual de ricos que a él, en el título os dejo el enlace a su blog para que veáis las recetazas que tiene. Voy a ello, que me enrollo como las persianas.
buñuelos-para-comer-solos-o-rellenar
Mirad la pinta que tienen estos buñuelos de viento con azúcar glas, pues mejor saben, los hice en un ratito. Imaginad la merienda de este día, un escándalo.
Buñuelos-de-viento-con-azúcar-glas

Buñuelos-de-viento-sencillos-sin-relleno

Buñuelos-de-viento-con-azúcar-glas

Interior-de-los-buñuelos-de-viento-con-azúcar-glas
  Ingredientes

125 ml de Leche
75 gramos de Harina
2 Huevos XL
50 gramos de Mantequilla (sin sal)
1 cucharadita de Azúcar
Sal fina (una pizca)
1 vara de Canela en rama
Piel de medio limón
Azúcar glas (para decorar)

Preparación
  • Ponemos en una olla pequeña: la leche, la mantequilla, la rama de canela y la piel de limón.
  • Removemos para que se mezclen bien los aromas.
  • Añadimos la cucharadita de azúcar y la pizca de sal fina y removemos.
  • Cuando hierva la leche apartamos del fuego.
  • Tamizamos previamente en un recipiente la harina.
  • La añadimos de golpe a la olla donde está la mezcla de la leche.
  • Removemos con una cuchara de madera o unas varillas. 
  • Se harán grumos, pero no pasa nada. Removed. (Imagen 1)
  • Primer secreto: Se añaden uno a uno los huevos, previamente batidos. No se añade el siguiente hasta que no esté ese anterior bien integrado en la masa.
  • Segundo secreto: Remover bien y echar los huevos poco a poco para que se forme el "pico de pato". Esto se basa en que la masa al terminarla  la levantas ligeramente y debe formar ese pico de pato. (Imagen 2)
  • En una olla pequeña se pone aceite de girasol a fuego medio y se van echando pequeñas porciones con la ayuda de dos cucharas pequeñas de postre. Poca cantidad ya que crecen mucho.
  • Se van al principio al fondo pero enseguida flotan y debemos ir dándoles la vuelta para que se doren por igual.
  • Se van poniendo en un plato con papel de cocina y cuando se enfrían un poco se le espolvorea con azúcar glas.
Masa-de-buñuelos-de-viento-y-pico-de-pato
Nada más, no han podido ser más sencillos, aunque claro con la lección de buñuelos que nos da nuestro compañero bloguero...cualquiera se atreve a no hacerlos igualitos. Yo está vez no me he inventado nada, a lo que por otra parte soy tan propensa. En fin, yo los quería exactos a los del Cocinero Casero. Nos encantaron. Cuando acabe la dieta me voy a dar una gran fiesta de buñuelos, pues no me pienso privar, luego saldré con la bici a recorrer la provincia y quizá llegue a Galicia a probar lo del Cocinero Casero, quién sabe.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Sopa de cebolla tradicional - Receta francesa

Hace unos días hice esta sopa de cebolla, una sopa gourmet y reconfortante, no tuve más remedio, no había manera de quitarme el frío y eso que vivo en el Sur, lo más al Sur de España y la fama y es casi siempre verdad, es que hace buen tiempo y que hay unas temperaturas casi tropicales; pero siempre no, de eso nada, aquí cuando hace frío, hace más que en otros lugares, la humedad y sobre todo la sensación térmica es más baja que lo que marcan los termómetros, otra cosa importante es que las casas están solamente acondicionadas para el buen tiempo, el verano y por tanto para el calor, a no ser que tú instales buenas ventanas y suelos de madera, aquí no se podía estar cuando llegué. Yo no me podía imaginar que viniendo de Madrid, que nieva y que hacen unas temperaturas muy bajas en invierno, pasara yo aquí tanto frío, menos mal que solo fue al principio. 

Bueno, por eso os cuento que hice esta sopa pues la tenía pendiente desde hace tiempo, me encantaba cuando la hacían en casa de mi padre. Una sopa de cebolla con receta francesa muy sencilla, económica y deliciosa. Hay algunas recetas antiguas francesas que le añadían a esta sopa harina o azúcar; pero yo prefiero si lo puedo evitar no añadir más calorías a la receta. Elegid unas cebollas buenas o directamente las dulces o frescas.

Aproveché para esta receta el pan de chapata (os dejo el enlace) que hice la semana pasada y que tenía congelado, lo tosté y solo al mío (por aquello que el queso les espanta) le puse queso parmesano reggiano rallado por encima del pan y deciros que también con queso gruyère gratinado sobre el pan está deliciosa. En esta ocasión solo pude poner el queso parmesano en mi ración y no gratiné, pues ya se sabe lo del queso en mi casa... ellos se lo pierden.
sopa-de-cebolla-receta-tradicional

Sopa-tradicional-de-cebolla-y-gratinada
Estos cuencos blancos son anchos, muy anchos aunque en las fotos no se note demasiado, pero bueno viendo el largo del pan os lo podéis imaginar. Estos cuencos fueron amor a primera vista. Los compré el año pasado, estaban en un palé de madera de Makro y se vendían al peso, todo lo que había era loza blanca, de mil formas y bonito todo lo que allí había. Todo se vendía al peso, a poco me vuelvo loca. Os digo el precio para daros envidia... 6 recipientes, 3 € a 0,50 la unidad. a los dos días volví a comprar otros seis por si acaso se me rompía alguno. Los uso muchísimo, para servir los potajes, sopas o un ceviche de lenguado... (os dejo el enlace para que podáis ver el cuenco blanco) vamos, como loca con mis cacharros blancos tan bonitos. No hace falta comprar cosas caras, lo que hay que hacer es ir a las tiendas con ojo avizor.
sopa-con-pan-crujiente

sopa-de-cebolla-con-pan-crujiente-y-queso

sopa-de-cebolla-servida-con-pan-y-queso-gratinado-al-horno

 Ingredientes para 6 raciones

6 Cebollas grandes (pueden ser las frescas)
2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
50 Gramos de mantequilla
2 Cucharadas de vino blanco seco 
(el vino es opcional, está muy bueno con un poquito)
2 Litros de caldo de puchero o de verduras  (o el que más os guste)
2 Rebanadas por ración de pan de chapata
Una pizca de tomillo
Una pizca de pimienta negra
Sal (probarlo antes)
Queso parmesano reggiano para rallar o gruyère en una loncha

Sopa-de-cebolla-gratinada-con-queso

Preparación
  • Lo primero en una olla de fondo grueso a ser posible se pone el aceite y la mantequilla a fuego bajo
  • Se corta la cebolla muy fina, casi como hilos
  • Se echan en la cazuela y se dejan confitar hasta que tenga un buen color dorado, tarda aproximadamente unos 40 minutos
  • Añadimos el tomillo fresco o seco. Muy poca cantidad.
  • Se añade el vino (siempre vino blanco y opcional) y dejamos que evapore el alcohol.
  • Añadimos el caldo que tengamos ya preparado
  • Dejamos unos 20 minutos a fuego bajo y tapado
  • Rectificamos la sal y añadimos la pizca de pimienta negra
  • Y al horno con el pan y el queso para gratinar. 

El pan lo podemos hacer de varias maneras:
  • En un tostador o una simple sartén (aquí no se gratinará el queso sobre el pan) se pone el pan y el queso rallado por encima. El pan debe quedar crujiente.
  • La otra opción, la tradicional sería gratinar al horno: servir la sopa en recipientes aptos para horno, ponemos el pan con el queso por encima incluso una loncha de gruyère en horno caliente y gratinamos hasta que quede doradito.
  • Se sirve muy caliente.
Nada más, ya tenemos nuestra sopa perfecta en un rato. Ideal para estos días de frío, de esos que tiritas todo el día.  ¡Uy! Vaya cantidad de pueblos nevados y carreteras cortadas por la nieve que veo ahora mismo en las noticias, sopa calentita, por favor y que todos puedan volver a sus casas sin problema.


Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

viernes, 2 de febrero de 2018

Chapata pan casero italiano

Chapata o en italiano ciabatta, (se pronuncia chiabata), este pan surgió a raíz de la curiosidad de unos panaderos italianos de Adria, en la provincia de Rovigo, en plena región del Véneto. Este pan es relativamente muy reciente ya que salió la primera chapata del horno en el año 1982. El nombre para los italianos está claro, ciabatta que significa en dialecto véneto: zapatilla, lo que en lengua italiana sería pantofole, si estos panaderos no hubiesen hablado dialecto este pan tan bueno lo conoceríamos como pantofole, ya que tiene forma de zapatilla de las que nos ponemos en casa para estar cómodos. 

Creo que como nombre ha sido mejor chapata, por haberlo españolizado y adaptarlo y mucho más fácil de recordar. No es un pan que lo haya en todas las panaderías; pero sí en muchas. Hace unos días quise comprarlo para cortarlo en rodajas y tostarlo para hacer unos pinchos de aperitivo y no hubo manera, no lo encontré. Por eso el segundo pan lo corté y congelé para tener mi pan para pinchos de chapata tostadita en minuto y medio. Los panes en general me encantan, más hacerlos que comerlos, que todo hay que decirlo, os dejo otro pan toscano que hice hace un tiempo y que lo he repetido varias veces. 

Os dejo igualmente el enlace de mi amiga Natalia que en su blog ha hecho también la ciabatta; pero la ha enriquecido con ajo y queso. Entrad a ver su receta, una maravilla, estas recetas son del Libro del Pan de Eric Treuillé y Ursula Ferrigno, un gran regalo que me hizo mi madre hace ya unos cuantos años y editado por Vergara, os lo recomiendo.
chapatas-pan-casero-italiano

pan-italiano

interior-de-la-chapata
En esta imagen inferior, ya cortado para congelarlo y así tener siempre este pan para pinchos, no hay como esta chapata para ponerle lo que más os guste encima, todo le va perfecto.
chapata-cortada-para-pinchos
Mi pincho, bueno mío no, lo probamos en Casa Tapas Rafael en Chiclana de la Frontera (Cádiz) y nos dejó locos. Un trozo de chapata tostada, mayonesa sobre el pan (generosamente), anchoa y boquerones en vinagre, para terminar tomate natural rallado y un hilo de aceite de oliva virgen extra... ¿qué? Lo que yo os diga, una maravilla casera y eso sí, con productos de primera calidad.
pincho-de-anchoas-y-boquerones
No es una receta rápida, todo hay que decirlo. Yo lo que hice fue hacer la masa madre sobre las 8 o las 9 de la noche y a las doce horas lo continué como si no hubiese pasado nada, sin enterarme... "doña prisillas"; pero no es difícil. Ánimo.


Ingredientes
 (2 chapatas)

Masa madre
1/2 Cucharadita de levadura seca o deshidratada (no sirve la tipo Royal)
150 m.l de Agua mineral
3 Cucharadas de leche tibia
1/4 de Cucharada de miel
150 Harina de fuerza (tipo O especial para panadería)

Masa
1/2 Cucharadita de levadura seca o deshidratada
250 ml. de Agua mineral (en mi caso)
1/2 Cucharada de Aceite de oliva virgen extra
350 Gramos de Harina de fuerza
1 1/2 cucharaditas de sal fina
1/2 Cucharada de harina (para espolvorear antes de hornear)

Opcional: 
1 Cucharadita de harina de sémola para espolvorear las chapatas antes de meter en el horno.

Preparación

Masa madre
  • Mezclar el agua y la leche tibia en un recipiente y disolver la levadura seca.
  • Reposo de 5 minutos.
  • Echar la miel y la primera cantidad de harina.
  • Tapar el recipiente y dejarlo unas 12 horas (toda la noche en un lugar cálido de la cocina).
  • Al día siguiente estará la masa madre como aparece en la imagen 1.
Masa final para chapatas
  • Poner en un recipiente el agua, la levadura.
  • Reposo de 5 minutos y añadirlo al recipiente donde teníamos la masa madre.
  • Poner la media cucharada de aceite de oliva virgen.
  • Añadir la harina de fuerza tamizada  y mezclar con una cuchara de madera unos 5 minutos. No es un pan con mucho amasado.
  • Tapar la masa con un paño de cocina y dejar unas 3 horas, debe triplicar el volumen.
  • No quitarle el gas a la masa. Deben quedar todas las pompas de aire para que salgan muy bien estas chapatas.
  • Se enharina la bandeja cubierta con papel de cocina y se echa la mitad de la masa (imagen 2)
  • Se deja levar (imagen 3), a mí se me juntaron bastante, no creí que se harían tan grandes.
  • Se les echa un poco de harina con un colador de malla fina y un poco (opcional de harina de sémola.
  • Van a horno caliente a 220 grados unos 25 minutos aproximadamente hasta que se doren.
  • Se dejan enfriar en una rejilla y listos para probarlos.

proceso-de-la-masa-de-chapatas-con-masa-madre

Sed felices y probad hacer pan hecho por vosotros, siempre es una maravilla.

domingo, 28 de enero de 2018

Tarta Sacher

Una señora tarta, una cosa increíble, siempre la tuve en mente; pero no me atrevía porque pensaba que era muy difícil, craso error el mío, muy sencilla de hacer aunque como todo lleva sus pasos. Nada de prisillas con ella, todo debe ser a su tiempo y os saldrá una tan rica como esta, solo utilizar unos chocolates de primera calidad y nada más. Esta tarta es de un pastelero de Viena y la creo en el propio hotel Sacher, Franz Sacher, en 1832, han habido varios litigios con la pastelería Demel en Viena sobre la propiedad intelectual de esta tarta, que se llama Tarta Sacher original y solo si es la del propio hotel; pero ha ganado el hotel y su receta se guarda con mucho cuidado y secreto. Así que todas las recetas de esta tarta son lo más aproximadas posibles a la auténtica y original tarta Sacher.
tarta-de-chocolate-rellena-de-mermelada-de-melocotón
Como os contaba pensé que era muy complicada y nada de eso. Solo hacer un bizcocho, rellenarlo de mermelada de melocotón y cubrirla con una ganaché de chocolate, dejarla enfriar sin meter en el frigorífico y ponerle un sello de chocolate (que yo no tenía) o un adorno simple como le puse yo casi a último momento.
tarta-sTarta -chocolate-con-cobertura-y-relleno-de-mermelada-de-melocotón
Mirad esta porción de tarta, era muy suave.


interior-de-la-tarta-Sacher

Tarta-Sacher-y-porción

Tarta-de-chocolate
 Ingredientes

Bizcocho  
(Molde de 20 centímetros)

6 Huevos grandes
180 gramos de Azúcar
150 gramos de Mantequilla
150 gramos de Chocolate negro, 70% cacao (como máximo porcentaje)
150 gramos de Harina especial para repostería (con levadura)
50 gramos de Almendras molidas

Relleno
225 gramos de Mermelada de melocotón 

Ganaché de chocolate (cobertura)
200 gramos de chocolate negro de cobertura Valor sin azúcar añadidos (troceado)
200 ml de Nata para montar 
(crema de leche para los hispanoamericanos)
50 gramos de Mantequilla

Decoración
Dos onzas de chocolate negro Valor

Preparación
Bizcocho
  • Lo primero es encender el horno a 180 grados.
  • Encamisar un molde de 20 centímetros, (enmantecar y enharinar), debe ser alto pues sube mucho.
  • Se corta un círculo de papel y se coloca en el fondo del molde. 
  • Se pone agua a hervir y por encima un recipiente más pequeño para derretir el chocolate y la mantequilla (imagen 3).También se puede hacer en el microondas, hay que hacerlo en varios tiempos para que no se queme. Es decir, un minuto. sacar y revolver. Volver a meter en el microondas y darle unos 30 segundos más. Revolver hasta que se deshaga completamente.
  • Se baten los huevos con el azúcar, deben de quedar casi montados. Es mejor utilizar una batidora eléctrica o una procesadora de alimentos por lo menos batir 7 minutos.
  • Se añade la almendra molida fina como si fuese una harina.
  • Mezclamos bien.
  • Ahora incorporamos a esta mezcla el chocolate con la mantequilla que hemos derretido al principio.
  • A continuación y por último la harina tamizada, esto es muy importante, si no tenéis un tamizador (imagen 2) lo tenéis que hacer sobre un colador de malla fina con el objeto que la harina entre con mucho aire a la mezcla.
  • Se mete en horno caliente y se deja unos 40/45 minutos. Es un bizcocho bastante denso. 
  • Cuando está hecho se saca del horno y a los diez minutos se desmolda y se deja enfriar sobre una rejilla.
  • Este bizcocho yo lo hice el día anterior y lo corté y lo continué por la mañana ya que la iba a servir al mediodía. Solo hay que dejarlo bien cubierto con papel de aluminio para que no se endurezca. Y solo con esto se hace más tranquilamente y sin prisas.
Relleno y corte del bizcocho 

  • Una vez frío, se le quita con un cuchillo bien afilado la parte de arriba del bizcocho para quitarle esa fina costra que sale siempre en los horneados (imagen 4)
  • Se le da la vuelta al bizcocho, ya que la parte que hemos cocinado hacia abajo será la parte de arriba y estará lisa y perfecta para nuestra tarta Sacher.
  • Se corta con un cuchillo largo y afilado a la mitad transversalmente para sacar las dos partes, en la que irá el relleno de mermelada de melocotón. 
  • La mermelada la calentamos en un recipiente pequeño en el microondas o sobre el fuego. Muy poco tiempo, es solo para poder extenderla correctamente (imagen 5)
  • Extendemos una capa de mermelada caliente solo en una de las partes del bizcocho.
Ganache de chocolate para la cobertura

  • Ponemos al fuego la nata líquida con 35% de grasa y cuando hierva se retira y se echa la mantequilla y el chocolate rallado o troceado pequeño para que se deshaga rápido.
  • Se mezcla muy bien para que no haya ni un solo grumo.
  • Se coloca encima de una rejilla con papel de aluminio o papel de horno por abajo para no manchar con el chocolate líquido.
  • Se echa esta cobertura encima del bizcocho que ya hemos rellenado con la mermelada (imagen 6)
  • Se alisa con una pala de repostería o algo que os ayude. Esto hay que hacerlo rápido.
  • Se deja enfriar sin tocarlo y sin meterlo en el frigorífico, pues quedaría muy duro el ganache por la mantequilla que hemos usado. Lo mejor es cubrirla unas horas antes de servirla.
Decoración de chocolate
  • Lo ideal es ponerle esos sellos de chocolate tan bonitos, así es la original del hotel; pero yo no los tenía, así que con un poco de chocolate negro lo derretí solo sin nada de mantequilla ni nada.
  • Se puede hacer en una taza y cuando ya está derretido se mezcla bien.
  • Con un pincel de silicona se pincela este chocolate derretido sobre un papel de aluminio y yo lo metí en el congelador a los 10 minutos, los despegué del papel y los coloqué encima de la tarta. Nada más.
  • Importante: no se puede corregir, donde caiga la decoración hay que dejarla. Si no os gusta intentad hacer otra pieza más de chocolate y colocarla para darle el toque que os guste, pero que sepáis que si la levantas cualquier trozo de la superficie esta quedaría marcada.
pasos-de-la-tarta-Sacher

Preparación-de-tarta-Sacher-para-el-relleno-de-mermelada
Aquí en esta imagen inferior, la tarta Sacher esperando a que endureciera un poco el chocolate de cobertura sobre la rejilla a la que ya le había quitado los papeles de abajo pues ya no caía nada de chocolate.
cobertura-de-chocolate
Nada más, espero que os haya gustado esta tarta Sacher tanto como nos gustó a nosotros. Yo sé de uno que repitió tarta hasta tres veces...

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

miércoles, 24 de enero de 2018

Harcha - Pan marroquí de sémola

Este pan viene también de mi día aquel que ya os conté en el taller de pan marroquí,  donde aprendimos varios tipos de panes y este lo hice hace pocos días en casa para saber cómo me quedaba. Me encantó, nos encantó. La primera vez que publiqué pan marroquí fue el batbout hecho en sartén y los baghrir  que son unos panes que se comen habitualmente con queso fresco y miel,  llamados también "creps de los mil agujeros", el otro que hice era uno que me encantó y que se llama, rghayef hecho igualmente en sartén y que es una masa que se pliega varias veces y queda buenísimo, también os lo recomiendo, en los nombres de los panes tenéis los enlaces a las recetas.

Este de hoy es muy sencillo de hacer como generalmente lo son todos estos panes planos en los que no se requieren levados, como es este, cero tiempo de levado. Hay un harcha que se hace algo dulce con una cucharadita de azúcar y un huevo y se suele servir de merienda o desayuno. Este es el harcha básico. Tengo que reconocer que soy una forofa del pan casero, siempre pienso que es un milagro, mezclar harina, agua y que salgan estas maravillas, no puedo ni imaginar a la primera persona que lo hizo y vio como con solo estos ingredientes básicos le salía del fuego este alimento tan fundamental en la dieta del hombre. Una maravilla. 

harcha-pan-casero-hecho-en-sartén

pan-harcha-marroquí-pan-casero-hecho-en-sartén
Ingredientes

500 gramos de Sémola (Mercadona)
1/2 Cucharadita de sal fina
6 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
400 ml. de Agua
pan-de-Marruecos

Preparación
  • Echar la cucharadita de sal a la sémola ya medida sobre un recipiente hondo
  • Vamos añadiendo el agua fría, no echarla toda de golpe hacedlo poco a poco, ya que no todas las harinas absorben lo mismo.
  • Mezclar solo con los dedos. No hay que amasar como si fuese una masa de pan, solo mezclar
  • Añadir el aceite de oliva virgen e integrarlo bien
  • Cuando nos quede una pasta (no una masa) le daremos forma de torta, son un poco más grandes que un disco CD, para que os hagáis a la idea del tamaño.
  • Esto se hace tomado un poco formando una bola y aplastarla con las manos. 
  • La pinchamos con un tenedor para que no se hinche.
  • Ponemos una sartén al fuego (a ser posible de fondo grueso o de hierro fundido)
  • No se echa nada en la sartén
  • Cuando esté caliente ponemos la harcha encima y la volvemos a aplastar con la mano para hacerla más redonda.
  • Espolvoreamos sémola por encima y le damos la vuelta hasta que esté doradita como unos dos minutos.
Aquí, en la imagen inferior se ve ya estirada solo con las manos y pinchada para que no se infle. Se echa por encima un poco de sémola, solo por un lado y siempre con la sartén muy caliente.
pan-casero-marroquí-hecho-en-sartén
Espero que os haya gustado y si lo hacéis me contéis qué tal os ha quedado.

Sed felices y probad hacer cosas sana y ricas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...