domingo, 24 de enero de 2016

Tomate Frito Casero

No hay nada más fácil que hacer tomate frito. Es muy socorrido para momentos de prisas, que las hay muchas veces, para qué negarlo. Se puede congelar en frascos de vidrio o hacer conservas y siempre tenerlo listo para hacer un arroz blanco con huevos, o para acompañar algún pescado o por ejemplo para meter dentro del tomate frito un buen trozo de atún fresco y hacerlo unos minutos dentro de este tomate.

Esta es una receta sobre todo para los novatos. Es fácil si se siguen las instrucciones.


tomate-frito-casero-

4 o 5 cucharadas soperas de Aceite de Oliva Virgen
2 kilos de Tomates Pera (o maduros rojos)
1 Cebolla mediana
1 Pimiento verde
1 diente de ajo
Sal
Una cucharadita de azúcar 
(para quitarle la acidez, no siempre hace falta, hay que probarlo antes)
Se pone el aceite de oliva en una sartén honda y a continuación ponemos el ajo cortado pequeño y los tomates cortados en 4 partes, se lavan antes y se les corta la parte donde va el tallo de la planta. 

Se corta en varios trozos el pimiento verde (de los italianos alargados).

Se le da unas vueltas y se agrega la sal. El fuego debe estar medio, hasta que ya se ve como la imagen de la derecha (de la cocción) y se baja para que se vaya evaporando el líquido poco a poco. 

Desde que se pone en la sartén se tarda una hora aproximadamente. Pero no hay que vigilarlo apenas, es muy fácil de hacer.

Después se pasa el tomate frito por la Thermomix (Velocidad: 3, 6, 9) unos 2 minutos o por la batidora o por el chino. No me gusta mucho el chino pues la piel que es lo que más vitaminas tiene no la aprovechamos.


Se pone en la sartén todo cortado y a esperar dando algunas vueltas. No tiene nada de trabajo. Una vez que esté como la imagen de la derecha se deja a fuego más bajo hasta que vaya perdiendo el líquido y tenga el espesor que más nos guste. Es en este punto donde le damos el espesor que prefiramos.

Aquí ya está preparado para guardarlos en el frigorífico si se piensa usar pronto o para el congelador, lo mejor es ponerlo en frascos pequeños ya que si lo descongelamos todo ya luego no podemos volver a meterlos en el congelador.

Podemos hacer conservas para no congelarlos, se rellenan los frascos ya limpios y una vez rellenos se meten en una olla con agua que los cubra y cuando el agua empiece a hervir se dejan 20 minutos. Se sacan y se ponen boca abajo hasta que estén fríos. Luego solo van a la despensa.

Conserva-de-tomate


Sed felices y cocinad esta receta tan fácil y que nos saca de apuros.

Aquí os dejo el  Facebook de La Taza de Loza por si os queréis pasar por ahí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias, tus comentarios son muy importantes para mí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...