miércoles, 1 de marzo de 2017

Rosquillas Italianas (Ciambelle)

Estas rosquillas italianas son deliciosas, un poco adictivas si están templadas y con una buena taza de chocolate caliente o un buen café con leche, es un no parar, ¡cuidado!. El nombre de estas rosquillas es ciambelle morbidissime (se pronuncia, chiambele), las vi en este blog italiano que os dejo el enlace en el título, para que podáis ver las cosas tan deliciosas que tiene, fue verlas y amor a primera vista, las hice ayer por la mañana, que era un día de esos tontos, sin muchas cosas que hacer, pues era fiesta en toda Andalucía y no tenía plan de salir a ningún lado, día de hacer punto y repostería. Os cuento que leo muy a menudo muchos blogs italianos y muchos de sus dulces son los míos también, mi confort food. Estas rosquillas se pueden hacer al horno o fritas, a mí gusto están más ricas fritas; pero eso lo dejo a elección del consumidor. En muy pocos días afortunadamente, estamos en primavera y en estas fechas ya con la Semana Santa en puertas, estas rosquillas nos vendrían genial para llevarlas en la bolsa para los niños y que cuando tengan ganas de algo dulce, ¡zas!, rosquillas al canto y se las damos con total confianza, porque son de nuestras cocinas y así no tendremos que comprarles nada en la calle, que además está todo lleno y hay muchas cosas callejeras que no están ni controladas por Sanidad, vamos, que a los niños lo mejor es llevarles su merienda o algún tentempié como estas ricas rosquillas caseras hechas por nosotros. 
rosquillas-con-azúcar

Es una receta muy sencilla; pero lleva mucho tiempo de levado, entonces la cosa es hacer la masa y olvidarte dos horas. Volver a amasar un momento y estirar para cortar las rosquillas y volverte a olvidar tres horas más. Tienen que quedar como las que veis en las imágenes, triplican su volumen, para solo ya acabar friéndolas, se doran rápido, así que hay que tener cuidado. Yo las empecé a las once de la mañana y a la una ya había doblado su volumen. Las corté y a las cinco ya estaban listas para merendar.

Os cuento que haciendo esta fotografía inferior, me reí un montón, pues ya no sabía que hacer con las rosquillas y se me ocurrió ponerlas en plan torre y aguantaron lo justo hasta que vi llegar a nuestra Bimba relamiéndose y de mis nervios se cayeron todas de golpe. No las cató, menos mal.
torre-de-rosquillas-italianas

rosquillas-italianas

rosquillas-o-ciambelle-en-cuenco
 Por dentro quedan muy blanditas
rosquillas-abiertas

interior-de-rosquillas-italianas

Bueno, empezamos que me enrollo mucho. Lo único que modifiqué en la receta original ha sido la cantidad de levadura, no mucho, solo le quité 3 gramos y les añadí 10 gramos más de mantequilla.

En esta imagen inferior se ve cuando ya han pasado dos horas levando y siempre en recipiente de plástico, misterio a resolver. Levan mejor en plástico.

masa-de-rosquillas-italianas-después-del-primer-levado

Ahora os explico este paso. Cuando ya tenemos la masa lista después del primer levado, la estiramos y cortamos las rosquillas italianas. Para hacerles el agujero del centro utilicé una boquilla Wilson; pero puede servir cualquier cosa que tengáis a mano. Mirad lo finas que son (medio centímetro aproximadamente) y después en el segundo levado, suben y suben hasta convertirse en estas imágenes inferiores.
preparación-paso-a-paso
 Ingredientes

320 gramos de harina
200 gramos de Harina de fuerza 
100 cc. de Leche (temperatura ambiente)
2 Huevos medianos
12 gramos de Levadra fresca
6 cucharadas soperas de azúcar
80 gramos de mantequilla (previamente ablandada)
La piel rallada de una naranja
Una pizca de sal fina

Aceite de girasol para freírlas
Azúcar para rebozarlas nada más sacarlas del aceite

Preparación

Esto es lo más sencillo. En un recipiente grande o en una procesadora se echan los siguientes ingredientes, todos juntos: 

La leche, huevos, azúcar y la levadura fresca y la ralladura de la naranja. Se revuelve bien y que quede todo bien mezclado.

Ahora, echamos la mantequilla blanda y los dos tipos de harina con la pizca de sal.

Amasamos bien y dejamos reposar dos horas para el primer levado, en un sitio sin frío, normalmente utilizo el horno para que esté a buen recaudo y leve sin problema y tapando el recipiente con un paño de cocina limpio o un paño de algodón.

Pasado este tiempo se estira la masa y se cortan las rosquillas, haciendo un agujero central con algo pequeño o con una boquilla de manga pastelera, por ejemplo.

Se colocan encima de un papel de horno y van al segundo levado de tres horas. Tiene que quedar como las mías, de una masa que parece una galleta a convertirse en algo alto y blandito.

Se fríen en aceite de girasol, con fuego medio, pues se nos pueden quemar.

Al lado justo de la sartén, poner un recipiente con azúcar para irlas sacando del aceite y rebozando. Se tiene que hacer en caliente porque sino no cogen el azúcar.

Para hacerlas al horno se pintan con leche y van a horno caliente a 190 grados hasta que estén doradas. Se les podría poner azúcar glas por encima. O nada.

Nada más. Listas estas belle chiambelle morbidissime (blandísimas). 

Si os animáis a prepararlas me tenéis que contar cómo os han quedado. 

Sed felices y probad hacer cosas caseras y ricas.

19 comentarios:

  1. ¡¡Qué masa tan hinchada y tierna Patty!! ¡¡Qué maravilla!! Se ven increíbles, y claro, parte de ese mérito son esos levados tan necesarios para que queden tan esponjosas. Me pregunto cómo siguen al día siguiente, si es que quedaron, ja, ja, te aseguro que en mi casa no quedarían para comprobarlo.
    No conocía la receta, así que me ha encantado descubrirla. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, hola, guapa. No duran mucho tiempo, se parecen un poco a la masa de los donuts, están tiernos; pero al día siguiente estaban un pelín duritos. Son para el día.
      Besos

      Eliminar
  2. Patty que altas que bien.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, el tema como bien dice Isabel son los levados. Quedan deliciosas. Besos

      Eliminar
  3. ¡Son una pasada de rosquillas Patty! Creo que las probaré fritas y al horno. Me gusta mucho hacer las cosas en el horno, me parecen más sanas, pero reconozco que algunos dulces fritos son sumamente deliciosos ¡y muy típicos de las fechas que se aproximan!

    Me guardo por supuesto tu receta y tomo en gran consideración tu consejo de llevar la merienda a cuestas. Espero que Lara se acostumbre a las cosas caseras y no pida guarrerías varias en la calle. Vale, todos lo hemos hecho, pero creo que la bollería industrial de hoy es mil veces peor que la de hace años ¿no te parece?

    Me he reído mucho con la anécdota de la torre de rosquillas y he alucinado muchísimo con lo que aumenta la masa de tamaño ¡qué ganas de probarlas!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cuca, qué me rió cuando leo tus comentarios, escribes que parece que te escucho. Lo de las "guarrerías" en la calle lo hemos hecho todos, tanto de pequeños cuando se despistaban un poco nuestros padres y de mayores en alguna feria a las tantas, que te comes unas guarrerías de aupa!, como esas manzanas de azúcar que te quitaba el hambre y te asentaba el estómago. Lo de llevar la merienda, verás lo que lo agradecerás y Lara también, las cosas de su madre le encantarán. Cuando las hagas me tienes que contar. Besos grandes

      Eliminar
  4. Yo no soy de hacer mucha repostería, entre otras cosas por no tener a nadie que se la coma, pero gustarme me gusta. Esas rosquillas, que bien pueden ser de cuaresma que son mis dulces preferidos, tienen pintaza y después de probarlas habrá que relamerse de lo ricas que están y el saborcito que dejan. Una maravilla dulce.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola, me encanta que nadie en tu casa apenas coma dulces, será mucho más sano y estaréis todos en "línea", yo no soy de mucho dulce; pero reconozco que me gusta hacerlo y regalo mucho. Me divierte andar con masas y siempre con el misterio de: ¿subirá?. Jajaja Besos, Lola.

      Eliminar
  5. Patty estas rosquillas hechas en casa con aceite nuevo no tienen precio... De acuerdo contigo completamente y definitivamente deben quedar más ricas fritas. Esa torre de rosquillas al verla por el lindo color y bañadas en azúcar me recuerdan unas rosquillas a las que era adicta en mi infancia, los churros rellenos de dulce de leche 🙀🙀. Pues las rosquillas son un apartado pendiente para hacer, confieso que lo intentaré al horno, en los pendientes quedan apuntadoras. El tiempo no me asusta, es cuestión de dejarlas ser y que crezcan, a propósito increíble lo que crecieron estas bonitas rosquillas. En panadería a veces el tiempo asusta a la gente, pero ese tiempo es clave para tener unos panes esponjosos y deliciosos, lo mejor el aroma a pan, en este caso esas rosquillas son una tentación deliciosa.
    Un besito Patty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia, toda la razón del mundo, se debe ser paciente, no lo soy en mi día a día, para las cosas tontas de rutina; pero para estas cosas no nos queda otra que la paciencia y no estar cada diez minutos mirando las masa, porque entonces te pones de los nervios. Creo que estas rosquillas no estarían tan ricas al horno como fritas, lo del aceite limpio e impecable, que comentas, es como el honor que se supone... jajaja 😂 si las haces al horno me tienes que contar, tuve la tentación de hacer mitad fritas, mitad al horno y al final decidí hacerlas de esta manera para ¡bañarlas de azúcar...! Muchos besos y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  6. Hola Patty, qué ricas se ven. Con tu cuento de la foto, me puedo imaginar, hace unos días hice unas fotos de galletas de chocolate que me aburrieron totalmente, no sabía cómo ponerlas, de ninguna manera quedaban bonitas...!!
    Quería preguntarte, eso de leudar la masa en plástico es sólo con esta receta o cualquier masa con levadura?
    Creo que después de comerte estas rosquitas tienes que salir a pedalear el doble, jaja!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angélica, hola, buenos días. Lo de levar en plástico es para todas las masas con levadura. No sé el motivo, que seguro lo tendrá. Siempre mis panes, focaccia etc. levan en plástico. Te lo recomiendo. Sobre lo de las fotos, qué te voy a contar. He hecho buenas recetas y no las he podido poner en el blog por las "churretosas" fotos que había hecho... muchos besos y pasa un buen día.

      Eliminar
    2. Voy a recordar eso de churretosas, jiji!!

      Eliminar
  7. Pues si que llevan tiempo de levado pero yo creo que merece la pena por el resultado. Tienen una pinta deliciosa y quedan super altas!! Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, hola, es lo que cuento en la receta, hay que tener paciencia para tener este resultado y que queden tan altas. Estaban deliciosas. Tienes que probarlas. Muchos besos

      Eliminar
  8. Que bonitas son estas rosquillas, nunca había visto ninguna que había que esperar a que cogieran volumen o a lo mejor se me ha pasado por alto que también puede ser jaja! Tienen una pinta estupenda y sé ven ligeritas, ideales para una buena merendola! Yo me comería algunas ahora mismo si pudiera jeje!
    Me gusta mucho muchísimo la cocina italiana pero los postres los conozco menos y eso que soy más de dulce así que te doy las gracias por enseñarme al menos este tan estupendo 👌 Besitos Patty!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... hay un refrán italiano, que traducido es algo así como: afortunadamente, la cocina italiana, no solo es pasta ni pizza, Es una comida diversa con influencias de muchas partes. Es como la francesa, la española, con unos dulces y unos segundos platos impresionantes, con una huerta de maravilla, de hecho usan unos vegetales que aquí no se han conocido hasta hace poco, por ejemplo, el brécol. De los dulces ni te cuento, Nesos, Marina

      Eliminar
  9. Patty me encantan las rosquillas, en particular los roscos que es como los llamamos aquí, que tengo subido al blog, y por cierto en una torre también desafiando a la gravedad, jajaja...
    Y por cierto me recuerda esta masa a la de los donuts, que también es de doble leudado, hace tiempo que no los hago, más que nada por mí colesterol, y por qué son un vicio irresistible. También luz tengo en DBM.
    Había visto estas rosquillas en algún blog italiano, pero con las que más disfruto es con las de Sonia Peronacci, una cocinera de Giallo Zafferanno, un programa de cocina italiano, que puedes ver en YouTube si te interesa.
    Tus ciambelline han quedado espectaculares, no me importaría comerme un par de ellas para desayunar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Concha, tengo muchas ganas de hacer los donuts, iré a tu blog a verlos. Me encanta la Peronaci, la veo mucho desde la propia web de Giallo Zafferano, explica muy bien las recetas, es una de mis páginas preferidas. Si me decido a hacerlos algún día te cuento. Besos y feliz día.

      Eliminar

Muchas gracias, tus comentarios son muy importantes para mí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...